22.4 C
Salamanca
lunes, junio 14, 2021

Frankie Muniz: De estrella en “Malcolm in the Middle” a vendedor de aceite en Arizona

Lo más leído

No encarna precisamente Frankie Muniz la típica vida del actor que triunfa de jovencito. Apenas cumple alguna de esas exigencias mínimas que se suponen de uno de esos tipos que son estrellas en ese momento en el que ninguna persona normal está preparada para serlo, y acaban pagando las consecuencias por ello. El caso de Muniz es diferente.

En pantalla, así para empezar, tenía un coeficiente intelectual de 165 y poseía una memoria fotográfica. Muniz era Malcolm, el del medio, no de Los Chichos, sino el de la familia formada por sus padres, Jane y Hal, encarnado por Bryan Cranston, que después fue el mítico protagonista de la archipremiada Breaking Bad, y el resto de sus hermanos.

La serie en cuestión se llamaba, por motivos obvios, Malcolm in the Middle, y fue un auténtico éxito tanto en Estados Unidos, donde fue emitida por la Fox, como en España, formando parte primero del catálogo de Televisión Española y después de Antena 3. Fueron 151 episodios en 7 temporadas retratando las andanzas de una familia más rara que un perro verde, que vivía en un lugar no identificado del medio-oeste norteamericano.

No fue Malcolm el único éxito en la corte carrera interpretativa de Muniz. En 2003 y 2004 protagonizó las dos entregas del Agente Cody Banks, que tuvieron un buenísimo respaldo del público en forma de millonarias recaudaciones en los cines. Pero, después de aquello, se fue retirando poco a poco de la escena y tan solo se le recuerda por haber participado anteriormente poniendo la voz en algún capítulo mítico de Los Simpson y por innumerables cameos en diversas series de distinto pelaje y condición.

El asunto es que la interpretación no era la verdadera vocación de Muniz, nacido en Nueva Jersey en 1985. Al menos otras dos siempre estuvieron a la altura de las bambalinas y las claquetas: la música y el automovilismo. You Hang Up o Kingsfoil fueron dos de las bandas en las que exhibió su más que notable destreza como batería y todavía hace tres años representaba al grupo Astro Lasso negociando para ellos giras bien importantes.

Se puede suponer que ha sido al volante de un coche donde Muniz ha disfrutado más. Desde 2001 hasta 2011 participó en innumerables carreras de las categorías inferiores del mundo del automovilismo en Estados Unidos, el lugar del mundo donde más se aprecia el rugido de los motores y los marcadores a tope de revoluciones. Nunca cosechó grandes resultados, pero sí que acumuló una experiencia de la que siempre se ha sentido muy orgulloso.

Accidentes vasculares y pérdida de memoria

La vida del Malcolm de principios de siglo ha estado muy influida, claro, por los problemas de salud que ha sufrido. Su frágil cerebro le ha causado malas pasadas y ha sufrido varios accidentes vasculares. El último, que data de 2017, le provocó graves pérdidas de memoria, tanto que en ocasiones no recuerda los años que pasó siendo estrella del cine y la televisión.

Con todos los antecedentes descritos, tampoco resulta demasiado extraño que la actual vida de Frankie Muniz nada tenga que ver con lo que se espera de un actor que fue tan popular en su adolescencia. Ahora se le puede ver en la ciudad de Scottsdale, en medio del estado de Arizona, alejado del mundanal ruido. Allí reside junto a Paige Price, su esposa desde el pasado mes de febrero, y su socia en el negocio que ambos comparten. Nada demasiado pretencioso, no se vayan a creer.

El asunto, entonces, es que uno puede llegar a ese lugar de Estados Unidos, entrar en una tienda llamada Outrageous Olive Olis and Vinegars, y encontrarse de frente con el actor que le alegró las mediodías de su adolescencia. “Mi día esta mañana comienza a las 6 de la mañana cuando me levanto para ir a comprar los productos que necesitábamos”, cuenta Muniz en una reciente entrevista en The Republic. “Luego llego temprano a la tienda para comenzar a llenar botellas y asegurarme de que todos los estantes estén bien colocados”.

“No solo pedimos los productos y los ponemos en el estante; embotellamos todo, rotulamos las botellas y las sellamos. Hacemos todo eso nosotros mismos en la tienda. Es mucho trabajo, pero es realmente gratificante cuando la gente viene y disfruta de nuestros productos”, añade. Seguro que más de un autógrafo ha tenido que firmar y en algún selfie habrá salido en todos estos años desde que decidió dejar el mundo de la pantalla.

Más Noticias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimas noticias

Uso de cookies

De conformidad, tras la entrada en vigor de la Ley 9/2014 General de Telecomunicaciones y su afectación en el artículo 22 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web-, propias y de terceros, con la finalidad de recabar información de entrada o identificación de usuarios; reproducción y carga de formularios y/o plug-in de contenido; publicitarias; estadísticas; entre otras.

ACEPTAR
Aviso de cookies