“Mis planos están hechos para los investigadores y los amantes de la historia”

ANTONIO SESEÑA | DELINEANTE Y ESCULTOR

El delineante salmantinos Antonio Seseña.
El delineante salmantinos Antonio Seseña.

Antonio Seseña, delineante del Ayuntamiento de Salamanca, durante casi medio siglo, amante de la historia y apasionado de su ciudad, ha dedicado la última década a reproducir gráficamente la capital en la época de la República

¿Qué te ha llevado a dar forma a este gran proyecto?

Por mi trabajo como delineante en el Ayuntamiento de Salamanca conocí las hojas a escala 1/500 del parcelario (por desgracia muy incompleto) de los años 1930-35 de esta ciudad, que está realizado con un detalle tan exhaustivo que hace de él uno de los mejores documentos histórico-gráficos de esta ciudad. Basándome en la buena acogida que tuvo el trabajo que realicé en el año 2005 sobre la historia de la Plaza Mayor descrita en siete planos, y viendo que a los historiadores, investigadores y al público amante de la historia de esta ciudad le era muy útil el grafismo para conocer un poco mejor su historia, pensé en dar a conocer gráficamente como era la ciudad en la época de la República.

 ¿Cuánto tiempo te ha costado?

Entre recopilar las hojas del esquilmado parcelario municipal, el pasar línea por línea al programa de Auto Cad e investigar la historia de cada uno de los edificios (nobiliarios, emblemáticos, religiosos, escolares, hospitalarios, estatales, industriales, cuarteles, estación del ferrocarril, plaza de toros, jardines y reflejar, además, los bares, cafeterías, restaurantes y hoteles de la Plaza Mayor y sus alrededores) para rotular en  ellos unas breves reseñas históricas, he tardado unos diez años.

¿A quién está dirigido?

Está dirigido al público en general, pero muy especialmente a los historiadores, investigadores y a los amantes de la historia de esta ciudad. A ellos y a mi familia y amigos está dedicado.

¿En tu trabajo se puede apreciar la evolución urbanística de la Ciudad?

Si, se puede apreciar perfectamente, porque para ello he dibujado dos planos: el de la ciudad de Francisco García San Pedro, que data de 1864, cuando  la ciudad, aún comprimida por la muralla, contaba con unos 15.500 habitantes, y este de 1930-35, para que el lector al compararlos vea la evolución urbanística que sufrió la ciudad de Salamanca  después de 71 años.

Verdaderamente el plano más antiguo con tal documento geométrico es del ingeniero Francisco Coello de Portugal y Quesada quien lo levantó en 1858.

¿Cuáles son los planos generales más antiguos de la ciudad de Salamanca?

Si nos referimos a documentos gráficos, cronológicamente, el más antiguo es el de Wygaerden de 1570, que consiste en un dibujo a modo de perspectiva de la ciudad plasmado como si se tratase de una fotografía tomada desde el Teso de la Feria.   Después, Jerónimo García de Quiñones (1784) y Juan Marcelino de Sagarvinaga (1804) elaboraron otros que facilitan una maravillosa información histórica de la situación de los edificios e instituciones existentes en sus correspondientes épocas. En 1954 Cabracan sacó otro documento gráfico copiando el perímetro oblongo de los de Jerónimo y Sagarvinaga y es muy interesante ya que en él da a conocer los edificios destruidos por la Guerra de la Independencia. En 1860 Deogracias Hevia levantó el suyo, que difiere muy poco del anterior. Todos estos maravillosos documentos históricos no se pueden considerar planos propiamente dichos pues al tener dibujada con una forma casi redonda el perímetro de la ciudad no se ajustan a la realidad, y por lo tanto, no son verdaderos planos geométricos. El primer documento gráfico que se acercó a ser geométrico fue el que levantó Michell en 1812 para emplazar los fuertes franceses.  Pero verdaderamente el plano más antiguo con tal documento geométrico es del ingeniero Francisco Coello de Portugal y Quesada quien lo levantó en 1858. Y si nos atenemos al documento geométrico y altimétrico, es decir a un verdadero plano completo de la ciudad, será el del ingeniero Francisco García San Pedro, que como ya he apuntado lo realizó en 1864.

¿Cómo era la Salamanca de 1930?

Era una ciudad que contaba con unos 57.000 habitantes y se había expandido urbanísticamente con el trazado de nuevos barrios que surgieron en las primeras décadas del XX. Estas barriadas, surgidas en la mayoría de los casos por la iniciativa privada, estuvieron destinadas a la clase media y obrera. Casi todas sus edificaciones constaban de una sola planta o, como mucho, de dos.  En el casco antiguo de la ciudad se habían ido construyendo nuevos edificios según los planos de alineaciones que habían sido trazados por los diferentes arquitectos municipales. En estos nuevos edificios los proyectistas, contando a veces con el gusto de sus promotores, dejaron su impronta personal en los diferentes estilos arquitectónicos del momento. Por suerte, todavía podemos hacernos una idea clara de cómo fue en parte aquella Salamanca pues la mayoría de esos edificios, gracias a su catalogación, han llegado hasta nuestros días.

La época de la República y los años de la Guerra Civil urbanísticamente estuvieron marcados por el racionalismo, del que por suerte aún nos quedan buenas muestras

¿Y lo que destacarías de aquel modelo urbano?

Indiscutiblemente, la época de la República y los años de la Guerra Civil urbanísticamente estuvieron marcados por el racionalismo, del que por suerte aún nos quedan buenas muestras. También cabe destacar la falta de un plan general de ensanche que, sin duda, hubiera hecho que el ancho de las calles de los nuevos barrios fuera más proporcionado a la altura de los edificios.

¿Qué fue lo más costoso y difícil en tu proyecto?

Lo más costoso, sin lugar a dudas, fue la búsqueda de los datos para las reseñas históricas. La mayor dificultad con que conté desde un principio de concebir el trabajo fue saber a ciencia cierta que la publicación del libro sería carísima y tendría poca divulgación, pues al dividir el plano en formato A3, saldrían 141 hojas gráficas más 29 entre índices, agradecimientos y bibliografía. Pero esto no me hizo desistir en mi empeño, pues el trabajo, además de poderse publicar en formato papel, podría editarse en formato digital y así sería asequible al público.

  ¿Qué papel ha tenido y tiene el río en el desarrollo y crecimiento de la ciudad?

Desde el punto de vista histórico el río ha sido el elemento esencial de esta ciudad. Sin su existencia, seguro que en el siglo VIII a. de C. no hubiera surgido el primer asentamiento humano (conocido hasta hoy) en el Cerro de San Vicente. Ha sido vital para la salubridad de la población, pues los aguadores tomaban su agua para su distribución; las lavanderas lavaban en él la ropa y la ciudad terminó, definitivamente en 1886, por subir el agua de él para su abastecimiento definitivo. También ha sido esencial para la industria ya que desde la Edad Media en sus orillas se construyeron pesqueras y aceñas y en su ribera se desarrolló la industria de los curtidores, que fue la más floreciente de la ciudad hasta la mitad del siglo XX.

Una cosa muy curiosa con respecto a nuestro río, es que muchos salmantinos aún tengan el criterio de querer que sus viviendas estén en la margen derecha del río y no en los barrios trastormesinos. Esta manera de pensar viene dada porque el urbanismo expansivo de la ciudad, por causa de la topografía de su terreno en la parte sur (río y escarpes), en su mayor parte se ha proyectado hacia el norte.

Pero con todo lo que debe Salamanca a su río, siempre su arreglo, a mí parecer, ha sido una de las dos asignaturas pendiente de todas las corporaciones municipales y en este caso también de la Confederación Hidrográfica del Duero. Hace pocos años el Ayuntamiento tomó conciencia de la importancia del río y comenzó a tratar sus orillas.

¿Cuál ha sido la otra asignatura pendiente de las corporaciones municipales, según tu criterio?

Creo que para mí, como para otras muchas personas amantes de la historia de esta ciudad, es el hecho de que todavía no se haya propuesto abrir un medallón en la Plaza Mayor de su otro gran arquitecto: Andrés García de Quiñones. Me parece lamentable que se hayan abierto medallones de personajes que han sido nefastos para nuestra ciudad y su cultura y ni se haya planteado nunca el abrir el del técnico que logró terminar el cerramiento de uno de los mejores monumentos de la ciudad.  Espero y deseo sinceramente que algún día alguna Corporación junto con la Comisión de Patrimonio nos den el placer de contemplarlo.

¿Cuándo se han producido las transformaciones urbanas más importantes en la ciudad? ¿Y desde la fecha de tu trabajo hasta hoy?

Para contestar a esta pregunta tengo que decir que desde que se comenzaron a realizar los planos generales de las poblaciones para poder trazar sus nuevas alineaciones, en cada época, conocemos por ellos las trasformaciones urbanísticas más importantes que fueron surgiendo en ellas, de ahí la importancia de estos planos para los historiadores. Así, por ejemplo, sabemos que en el siglo XIX las intervenciones urbanísticas más importantes que se realizaron en nuestra ciudad fueron: la autorización para derribo de la Muralla (1867), la prolongación recta de la calle de la Rúa (1880-1890), la nueva construcción de la iglesias de San Juan de Sahagún (1895) y el derribo de las iglesias de Santo Tomé, San Adrián, San Justo y Santa Eulalia (todas ellas a finales del XIX) para cederlas al Ayuntamiento para que hiciera plazas de sus solares.

A principios del siglo XX, más concretamente en 1903, se proyecta el comienzo de la Gran Vía

A principios del siglo XX, más concretamente en 1903, se proyecta el comienzo de la Gran Vía. En 1912 se comenzó a desarrollar el importantísimo proyecto de saneamiento de la ciudad. Al año siguiente Obras Públicas asfalto el paseo de la Estación, siendo la primera calle asfaltada de la ciudad.  Unos años más tarde se concluyó y entró en servicio el nuevo depósito de aguas de San Mames (1918). Un año después se culminó el proyecto de prolongación de la calle Azafranal. En estas dos primeras décadas, como ya he señalado, comienzan a surgir los barrios, que se formaron con muchas deficiencias técnicas por la falta de planificación general. En 1927 surgió un primer intento de planificación pero, por desgracia, la corporación no aprobó el proyecto de César Cort.

Desde 1935 hasta hoy, creo que lo más importante ha sido la realización de planes generales  y parciales para regularizar la construcción, tanto en el casco antiguo como en la ampliación de los antiguos barrios y creación de los nuevos. Pero aparte de estos, no cabe duda de que las aperturas de calles en el Casco Antiguo como las de Calvo Sotelo (Rector Lucena) y Frutos Valiente (Rector Tovar) (1937-39), la de la Vía del Rodeo (Iscar Peyra), trazada para evitar el paso del tráfico de vehículos por la Plaza Mayor (1971) y la terminación de la Gran Vía (1973) han variado notablemente el entramado urbano de la Ciudad.

¿Cómo ha cambiado la estructura del casco histórico? ¿Crees que ha sido apropiada?

Indiscutiblemente, en líneas generales, ha cambiado para bien. Aunque no hay que olvidar que al principio de la realización de los planes, que no contemplaban la catalogación de muchos importantes edificios de gran valía histórica, el Ayuntamiento permitió, por desgracia, el derribo indiscriminado de ellos.

¿Qué barrio o zona crees que ha sido un modelo de urbanización o, al menos, destacarías sobre los demás? 

Sin ninguna duda, si nos referimos al Casco Antiguo, el barrio del Conejal o de San Juan de Sahagún, sin perder de vista la recuperación del barrio antiguo, sobre todo en la zona de los Caídos, con la incorporación del edificio del Palacio de Congresos y la modificación sufrida en el barrio de la Ribera con la pérdida de casi todas sus edificaciones.

Los barrios trastormesinos tuvieron un protagonismo especial, pero ¿por qué  nunca se han integrado en la ciudad?

Pienso que antiguamente no estuvieron integrados, pero desde la anexión del pueblo de Tejares como barrio de la Ciudad (1966), la nueva planificación de todo el sector, el establecimiento del recinto deportivo Universitario en Salas Bajas y las nuevas formaciones de los barrios de Buenos Aires y los Alcaldes, todos ellos o al menos la mayoría han adquirido una total integración en la Ciudad.

Además de delineante eres escultor. ¿En qué trabajo estás inmerso actualmente?

Ya estoy jubilado, pero como delineante he seguido y sigo trabajando sobre la historia de esta maravillosa ciudad. Ahora acabo de terminar de levantar el plano de Francisco García San Pedro por los croquis que existen en el Archivo Municipal, realizados entre 1862 y 1864. Creo que este nuevo levantamiento de ese plano les vendrá muy bien a los historiadores e investigadores, ya que lo he mostrado a diferentes archiveros de esta ciudad y así me lo han ratificado. Se podrá consultar en dos formatos: ploteado en papel a escala 1/2500 (para que pueda estar presente en los diferentes archivos) y en digital (PDF) para que activando y desactivando capas se puedan apreciar el trazado de la Cerca Vieja, la desaparecida (ya en esa época) Puerta de Zamora, la situación exacta de las diferentes instituciones, puentecillas, pozos de agua, los de nieve, las fuentes y los trazados urbanísticos más importantes que ha sufrido la trama urbana en el casco antiguo.    Estoy a la espera de que en breve sea publicado.

Con respecto a mi otro gran hobby, que es el de esculpir mármol y piedra de Novelda, acabo de terminar mi escudo en este último material.

Acerca de Dirección 16 Articles
Estamos en: Paseo de Carmelitas 35 – 39 Bajo C 37006 Salamanca. 923 219 588 direccion@dgratisdigital.com www.dgratisdigital.com

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*