El ajedrez resurge con fuerza en Salamanca

El pasado domingo, 17 de marzo, la Universidad de Salamanca celebró el Trofeo de Ajedrez Pablo de Unamuno, una competición en la que participaron sesenta jugadores, demostrándo que este deporte está más vivo que nunca

Parte de los jugadores que participaron en el Torneo de Ajedrez Pablo de Unamuno.
Parte de los jugadores que participaron en el Torneo de Ajedrez Pablo de Unamuno.

El ejercicio del cuerpo es tan importante como el de la mente. Y, para este último, nada como el ajedrez. Como decía el maestro cubano Raúl Capablanca: “es algo más que un juego; es una diversión intelectual que tiene algo de arte y mucho de ciencia. Es además, un medio de acercamiento social e intelectual”.

Afirmaciones que han sido respaldadas por numerosos estudios. Y es que su práctica continuada puede elevar el coeficiente intelectual de una persona, además de mejorar la capacidad para resolver problemas, las habilidades lectoras, de lenguaje, matemáticas y de memorización.

Con unas reseñas semejantes, no es de extrañar que esta disciplina, considerada como deporte por el Comité Olímpico, se haya convertido en una de las que más adeptos reúne en la capital del Tormes. Tanto es así que, en la ciudad, los clubes de ajedrecitas no han dejado de proliferar en los últimos años y, con ellos, las competiciones, logrando que las blancas y las negras resurjan con más fuerza que nunca.

Ejemplo de ello fue la celebración el pasado domingo, 17 de marzo, del Trofeo de Ajedrez Pablo de Unamuno organizado por la Universidad de Salamanca, con el apoyo de la Casa-Museo Unamuno y del Club Deportivo Universidad de Salamanca. Un evento que se encuadra como parte de las efemérides del Octavo Centenario del Estudio salmantino y en el que participaron sesenta jugadores, tanto miembros de los diferentes equipos como aficionados individuales. A él también acudió un grupo de maestros internacioales, que aportaron nivel y experiencia a la cita.

Enfrentados dos a dos a lo largo de siete rondas, los deportistas compitieron según el sistema suizo, en el que se van asignando los emparejamientos acorde a la puntuación de cada participante. Para ello, en el torneo se hizo uso del programa informático ‘swiss manager’.

El maestro de la Federación Internacional, José Carlos Hernando Pertierra, logró hacerse con el oro

Finalmente, el maestro de la Federación Internacional, José Carlos Hernando Pertierra, logró hacerse con el oro. En el podio le acompañaron el maestro internacional, José Luis González Trigal, y el maestro de de la ciudad, Amador González de la Nava.

Con esta competición, Salamanca ha demostrado una vez más el poder de convocatoria y el gran potencial que alberga en torno a esta disciplina, a pesar de los altibajos puntuales que ha sufrido a lo largo de la historia. Cabe destacar que el propio título que denomina al evento, hace alusión a una de las figuras más importantes del ajedrez en la capital del Tormes: Pablo de Unamuno Lizárraga.

Hijo del ilustre Rector Don Miguel de Unamuno, fue famoso por vencer en el año 1944 al campeón del mundo Alexander Alekhine. Apasionado de este deporte gracias a la vocación ajedrecística que heredó de su padre, es considerado como una leyenda de los tableros en Salamanca. De hecho, uno de los clubes con mayor trayectoria de la ciudad lleva su nombre.

Una decena de equipos

La capital cuenta con una decena de asociaciones dedicadas al ajedrez, lo que convierte a la provincia en la primera de Castilla y León en cuanto al número de licencias federativas. Además del Pablo de Unamuno, detacan el Ajedrez Casino de Salamanca, La Casa del Carabán, el legendario equipo del Café Macondo o el de la Universidad. Sin olvidar al Capablanca, el Helmático, el de Alba de Tormes, el Lucena o el C. D. Ajedrez Salamanca.

Además de los clubes, la provincia también cuenta con jóvenes promesas como los hermanos Sierra Peña, las hermanas Moreno Yuste y Lucía Sánchez. Esta última se alzó el pasado mes de mayo con el título de campeona de Castilla y León en la modalidad de ajedrez relámpago.


Los tableros también están en las aulas

Alumnos del Colegio Santísima Trinidad de Salamanca, mientras juegan al ajedrez.
Alumnos del Colegio Santísima Trinidad de Salamanca, mientras juegan al ajedrez.

Los beneficios del ajedrez en edades tempranas han sido ampliamente reconocidos, por lo que el Colegio Santísima Trinidad de Salamanca no ha dudado en incluirlo en su curriculum de Educación Infantil y Educación Primaria. Desde el año 2013, el centro docente emplea este deporte como una estrategia de enseñanza a través del juego.

Una incorporación que ha logrado obtener resultados significativos en los alumnos con problemas de aprendizaje. Actualmente, también se ofrece esta actividad de manera extraescolar, con el objetivo de que los alumnos puedan participar en competiciones.


Amador González / Director del Centro de Tecnificación de Castilla y León

“He tenido la suerte de poder dedicar mi vida al ajedrez, deporte que me apasiona”

Amador González, durante una competición.
Amador González, durante una competición.

Amador Gonzaléz realizó sus primeros movimientos en un tablero de ajedrez cuando solo tenía cuatro años y empezó a competir en el nivel federado con trece. Actualmente, es director del Centro de Tecnificación de Castilla y León y de su homónimo en La Rioja, actividades que compagina con las clases que imparte en la Universidad de Salamanca. “He tenido la suerte de poder dedicar mi vida al ajedrez, un deporte que me apasiona”, comenta. Y es que el paso del tiempo no ha hecho más que afianzar su compromiso con una disciplina con la que está completamente volcado.

Maestro de la Federación Internacional del Ajedrez y poseedor de un palmarés envidiable, Amador Gonzalez destaca que este deporte le ha regalado algunos de los mejores recuerdos de su vida, como las tablas que obtuvo con el campeón del mundo, Garri Kásparov, en el año 2007. Dedicado en cuerpo y alma a la promoción de esta práctica en Salamanca, se ha propuesto acercar el ajedrez a todas las personas, en especial, a los más jóvenes. Para lograr dicho objetivo, se encuentra involucrado en dos proyectos de diferente calado. Por un lado, desde el Club Deportivo Ajedrez Salamanca están trabajando para que el Festival del Ajedrez, celebrado el pasado año en la capital de provincia, mantenga una continuidad en el tiempo. “Es el plan más ambicioso”, señala. Sin embargo, González tampoco se olvida de los aficionados. De esta forma, colabora en la organización de la III edición de la Liga de Cafeterías, un torneo que se llevará a cabo próximamente, y en el que ocho locales de la ciudad darán acogida a más de ochocientos simpatizantes.

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*