A treinta minutos de morder la Gran Manzana

Hace dos meses que la periodista salmantina Elena González emprendió su aventura americana en North Caldwell, una localidad cercana a Nueva York, que le está brindando la oportunidad de mejorar su inglés

Elena González, a las orillas del río Este en el barrio de Dumbo. Tras ella, el puente de Brooklyn y una panorámica de Nueva York.
Elena González, a las orillas del río Este en el barrio de Dumbo. Tras ella, el puente de Brooklyn y una panorámica de Nueva York.

Poco antes de subir a un avión que la llevaría hasta el estado americano de Nueva Jersey, la salmantina Elena González publicó en sus redes sociales una imagen de Parada de Rubiales, su localidad natal, cubierta con un manto de nubes. “El otro día fotografié a Parada justo como me siento yo hoy, como si se avecinara una gran tormenta de tristeza, pero a la vez se atisbara a lo lejos un arcoíris de felicidad y ganas de vivir una nueva experiencia. Allá voy Estados Unidos; te veo pronto Parada”, escribía en la leyenda haciendo gala de su habilidad innata con las palabras.

Elena, junto al parque lineal High Line.
Elena, junto al parque lineal High Line.

Y es que esta periodista y comunicadora audiovisual, formada en la Universidad Pontificia de Salamanca, decidió mudarse el pasado mes de abril a North Caldwell, un pequeño municipio situado a 30 kilómetros de la Gran Manzana. ¿El objetivo? Dar carpetazo de una vez por todas a su única asignatura pendiente: el inglés.

Allí trabaja como ‘au pair’ para una familia de origen judío, a cargo del cuidado de dos niños de ocho años. Una labor que, en un comienzo, le hizo enfrentarse a algunas dificultades. “La educación aquí es muy diferente a la española y, además, estaba la barrera del idioma”, comenta.

Los horarios y las considerables distancias de desplazamiento también han sido un gran cambio para esta salmantina. “La gente suele ir en coche a casi todas partes. Si, por ejemplo, quiero dar un paseo por un parque o acercarme a la estación de autobuses, no puedo ir andando porque todo está bastante lejos. Es curioso, pero aquí no hay aceras”, afirma todavía sorprendida.

Sin embargo, en su casa de acogida le han puesto las cosas bastante fáciles desde el principio. “Son muy amables, tengo habitación y aseo propios e incluso he ido con ellos a Filadelfia a ver un partido de béisbol”, un viaje que le hizo especial ilusión a esta periodista apasionada de los deportes.
Durante su periodo de adaptación, ha contado con el apoyo de su amiga Virginia, con quién ya emprendió una aventura Erasmus en Roma en tercero de carrera. Años después, ambas han decidido repetir la experiencia, esta vez, al otro lado del charco. “Ella vino una semana más tarde que yo y la verdad es que lo habíamos hablado todo con antelación. Al final hemos conseguido estar a solo veinte minutos en coche; ella en un pueblo y yo en otro”, explica.

En Central Park, junto a su amiga Virginia.
En Central Park, junto a su amiga Virginia.

En los dos meses que lleva viviendo en los Estados Unidos, a la salmantina le ha dado tiempo a descubrir los rincones más emblemáticos de la conocida como la ciudad que nunca duerme. “Suelo ir todos los fines de semana a Nueva York, ya que está a media hora de mi resdencia actual. Es enorme y en la calle se respira libertad. Puedes encontrar a gente bailando, cantando… Nadie te juzga.”

De la metrópolis ha podido visitar el puente de Brooklyn, Times Square y el edificio Flatiron, además de recorrer los senderos rodeados de arboledas de Central Park y High Line. Más allá del turismo neoyorkino, Elena ya tiene en mente algunos de los próximos destinos a los que le gustaría viajar, entre los que figuran Boston, Washington o Chicago. “En agosto me marcho a Cuba y, en octubre, espero ir a las Cataratas del Niagara, en Canadá.”

En cuanto a su futuro, tiene previsto pasar en North Caldwell un año completo, aprendiendo y perfeccionando su inglés. A pesar de que aún quedan diez meses para que culmine su estancia allí, la salmantina ya tiene planes para su último mes de visado: durante treinta días recorrerá de principio a fin la Costa Oeste del país. Después, quizá regrese a la capital del Tormes, “Volveré para pasar tiempo con mi familia pero debido a mi profesión, no sé si Salamanca va a poder ofrecerme las oportunidades que necesito. Por ahora, quiero hacer bien mi trabajo.” Como dice ella, “prefiero ir paso a paso.”

PERFIL

  • Nombre: Elena González Lorenzo
  • Ocupación: ‘Au pair’
  • Tiempo fuera: Dos meses
  • Lugar de residencia: North Caldwell, Nueva Jersey
  • Habitantes: 6.730
  • Distancia:  5.600 kilómetros
  • Diferencia horaria: Seis horas menos

Bailando con lobos y los leopardos de Amur

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*