6.1 C
Salamanca
domingo, marzo 7, 2021

Y ahora, un asteroide

Lo más leído

Es poco más grande que un frigorífico y la posibilidad de que nos caiga encima es muy remota, casi inapreciable. De hecho, lo que es inapreciable es que toque la Tierra. Dicen los que saben que la probabilidad de que el asteroide 2018VP1 nos alcance es del 0,41 %, y en este caso se volatilizaría al chocar con nuestra atmósfera y nos pintaría en el cielo algo parecido a una gran estrella fugaz. Pero es una piedra. Un pedrusco gordo que viene hacia aquí y del que los científicos esperan que su mator acercamiento a la Tierra se produzca, ojo, el lunes 2 de noviembre.

Les doy el contexto: hablamos de la celebración católica de los Fieles Difuntos, la fiesta mexicana del Dia de los Muertos y la vispéra de las elecciones de EEUU en las que Donald Trump opta a ser reelegido para un segundo mandato, que suele ser el peor. Y estamos en 2020. Yo ya no digo más.

“Esto no es un año normal, es una pista americana de los marines ideada por un sátiro en una mañana de resaca con dolor de muelas” se me quejaba Francisco de Vitoria una mañana que bajé de extrangis a darme una vuelta por territorio Dominicos. Que un experto en Derecho se queje de este modo es para preocuparse un poco.

Desde una Salamanca confinada, en la que a poco que crucemos al otro lado del Tormes ya nos pueden cascar una multa, solo se me ocurre una catástrofe más que añadir para que el desastre sea completo. Escribo antes de que se vote la moción de censura en el Congreso, así que ya saben a qué me refiero y no tenemos por qué mencionarlo.

Dice el personal que tiene ganas de que acabe este dosmilveinte tan nefasto, y este se comenta como si las pandemias u otras desgracias conocieran la existencia del calendario gregoriano, y se activaran y desactivaran en función de la hojita que va cayendo. Pues no, oigan. La vida es así, y pasan cosas. No por mucho maldecir a las nubes lograremos frenar la lluvia, podría rezar un proverbio chino aunque realmente mo tengo ni idea de que sea así. De lo que sí estoy seguro es que todo va rápido, cada vez más, y hemos de espabilar para responder a lo que nos echen.

Como mis colegas de la Estación Espacial, que el otro día tuvieron que reparar un escape de aire. Eso si que acojona, y no lo del asteroide. A 400 kilómetros de altura no puedes llamar a la compañía del seguro: te las apañas tú solito. Pues de eso se trata.

astroimper@telefonica.net
TW e Instagram: @astroimper

Más Noticias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimas noticias

Uso de cookies

De conformidad, tras la entrada en vigor de la Ley 9/2014 General de Telecomunicaciones y su afectación en el artículo 22 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web-, propias y de terceros, con la finalidad de recabar información de entrada o identificación de usuarios; reproducción y carga de formularios y/o plug-in de contenido; publicitarias; estadísticas; entre otras.

ACEPTAR
Aviso de cookies