0.5 C
Salamanca
martes, noviembre 24, 2020

Juzgamundos

Lo más leído

María Rodés y La Estrella de David

La canción de las 18:08. En épocas de todo mal también se hacen cosas bonitas. María Rodés y David Rodríguez han sido, a lo...

Así llega el Ciudad Rodrigo al inicio de la temporada 2020-21

Ha pasado un lustro desde que el Ciudad Rodrigo logró un ascenso histórico que le permitió abandonar al menos durante una temporada la Regional...

El Ayuntamiento de Salamanca repartirá mascarillas contra la violencia de género

La concejal de Familia e Igualdad de Oportunidades, Ana Suárez, ha presentado, este lunes, el programa de propuestas del Ayuntamiento de Salamanca...

El Navega no saldrá a competir en Regional Aficionados

El Club Deportivo Navega ha dado un paso al frente y ha renunciado a participar en Regional Aficionados esta temporada. El conjunto escolar ha...

Soy libre para hacerlo, pero no tengo opinión. Y si la tengo, no la quiero. Sería fruto de mi desinformación al respecto, de la impronta, de la tradición, de la necedad, de la inculcación, etc… o del resalte del momento. No sé qué me pasa en estas últimas décadas, desde que abandoné el arrojo propio y la inconsciencia que te proporcionaba la edad imberbe, que me da más por callar que por la queja o la protesta. No hablo de inmutabilidad, porque uno, como ser y estar viviente, siente, aunque sea lo justo o poco, o demasiado quizá, para después obviarlo, como si nada de las emociones que peregrinasen por mi cuerpo fuesen mías o me pertenecieran.

Soy más, así me veo, como un terminal por donde transitan, como un pararrayos asediado por un rayo, esperando que sus ráfagas y sus resonancias entren y salgan cuanto antes y todo siga igual, salvo quizá algunos pelos chamuscados y una boca abierta fruto del asombro, que pronto hubiera de cerrarse, no sea que se le fueran a escapar unas palabras. Y en el peor de los casos, que por la tinta queden presas.

“Cada vez que practico el ejercicio de las relaciones sociales, me veo amenazado por temas de conversación, también sociales, como al que arrojan contra la pared esperando un puñetazo”

Todo este rollo que suelto es porque cada vez que practico el ejercicio de las relaciones sociales, me veo amenazado por temas de conversación, también sociales, como al que arrojan contra la pared esperando un puñetazo. A mí pegadme duro y seco, que no sé qué contestar que les complazca. El análisis de la situación me llevaría un espacio de tiempo de reflexión responsable y un tiempo aún mayor, para exponer cada cara de la situación poliédrica, así como el desmenuce y despiece de todos y cada uno de los protagonistas, asociaciones encubiertas, intereses creados por cada una de las partes, etc… en caso de saber de sus existencias.

La sociedad actual, me temo que también las anteriores, no pide reflexión, exige bandos. A favores o en contras, filias o fobias; adora el enfrentamiento, la discusión y repudia la indiferencia, el paso de puntillas y la exposición del discernimiento.

El mundo pronto se me hizo bola y quedé engullido por su desproporción. Ahora, no quiero proclamar ningún posicionamiento que pudiera concretarse en una frase, superlativa si es en gusto y chabacana si es de disgusto contrario. También recuerdo un tiempo anterior, de no hace mucho, donde la mesura habitaba cómoda entre la exaltación y el exabrupto. Que en paz descansen el juicio, el razonamiento, la cordura y el criterio.

No presumo de lo que no soy, que todavía me queda un trecho para llegar el largo camino que emprendí de un modo natural con destino a… ¿la parca? A veces sueño cómo sería si me volviera felizmente mondo, sin añadidura ninguna, y retrotraerme del todo, para retener el gusto de las cosas como cuando llegan a tu vida por primera vez, prístinas, sin máculas. Luego, despierto, me ducho… y me voy a las casetas.

No me escriban:

suicidiario@hotmail.com

- Advertisement -

Más Noticias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimas noticias

Rafa Dueñas, el entrenador: capítulo cuarto

En un primer momento Rafa Dueñas llegó a tierras charras como ayudante de José Luis Trejo. Sin embargo, este martes volverá a ponerse al...

El problema de las expulsiones se repite para el filial del Salamanca UDS

Como ya ocurrió hace una temporada, en la que el filial del Salamanca UDS debutaba en Tercera División, el conjunto charro está teniendo un...

El sénior femenino y los dos juveniles del Ciudad de Salamanca vuelven a casa

Hogar, dulce hogar. El Confiterías Gil y los dos equipos juveniles del Balonmano Ciudad de Salamanca han podido volver a pisar el pabellón Río...

Pallá, pallá, pallá, pallá

La semana fue cargadita en el trabajo, así que a hacer un esfuerzo para las actividades deportivas. La piscina la he cambiado a los...

Pablo Alfaya

La canción de las 19:02. Desconozco si Pablo Alfaya habla castellano o tan solo lo chapurrea (palabro de antaño, de esos a los que...

Uso de cookies

De conformidad, tras la entrada en vigor de la Ley 9/2014 General de Telecomunicaciones y su afectación en el artículo 22 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web-, propias y de terceros, con la finalidad de recabar información de entrada o identificación de usuarios; reproducción y carga de formularios y/o plug-in de contenido; publicitarias; estadísticas; entre otras.

ACEPTAR
Aviso de cookies