Mujeres llamadas a una alta misión

Dice la NASA que llevará a la Luna a una mujer y a un hombre. A mí se me ocurren muchas candidatas

La NASA llevará a una mujer y a un hombre a la luna en su misión de 2024.
La NASA llevará a una mujer y a un hombre a la luna en su misión de 2024.

La NASA llevará una mujer a la Luna en el año 2024. No todo iba a ser morralla de campaña electoral: también tiene que haber sitio para las buenas noticias. Y esta es morrocotuda, una palabra que me gusta mucho y que me recuerda a los tiempos de los tebeos de Editorial Bruguera. Significa “De mucha importancia o dificultad”, según el diccionario. Creo que define justamente la misión de llevar a alguien a la Luna: es importante y es bien difícil. Volverá a hablarse de nosotros los astronautas y eso siempre está bien, que parece que nuestro trabajo se esté trivializando. Subir y bajar a la Estación Espacial se está convirtiendo en una especie de rutina y, en cambio, no es cosa baladí eso de coger un cohete y pasar seis meses dando vueltas a la Tierra.

Dice la NASA que llevará a una mujer y a un hombre y que iniciará con esa misión una presencia constante en nuestro satélite. A mí se me ocurren muchas candidatas a las que pondría en un cohete para mandar a la Luna, pero en mi cabeza se debaten dos impulsos contrapuestos: el de encomendar la misión a personajes eficaces que pongan un poco de orden en ese descampado y, por el contrario, el de quitarnos de en medio a alguna que otra tipa que, con todos los respetos, no acaba de encontrar su sitio entre nosotros. Silvia Clemente podría ser una buena delegada del planeta Tierra en la futura base lunar. Una mujer responsable, trabajadora y, sobre todo, que sabe adaptarse a cualquier situación y caer de pie en entornos cambiantes y peligrosos, cual gato despeñado de un séptimo piso. Otra candidata con posibilidades de hacer un buen papel sería Isabel Díaz Ayuso, la ya famosa candidata del PP a la presidencia de la Comunidad de Madrid, cuya capacidad de ocurrencias, digamos, sorprendentes la habilitan para una misión espacial en la que la capacidad de improvisación será fundamental. Y si allí arriba, Isabel se equivoca y toca el botón adecuado, los daños de la inevitable catástrofe estarán limitados.

Mujeres de Salamanca no veo a nadie adecuada por ahora, lástima. Estas dos sí. Ya dejo a cada uno de ustedes que averigüen si responden más al perfil de profesional eficaz o de estorbo irremediable.

astroimper@telefonica.net

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*