Hoy no me puedo levantar

A tres días de las urnas, las primeras de la primavera, y ya siento pereza máxima. Ustedes verán, a ver cómo se portan

Hoy ni puedo con las botas de lo que me pesan.
Hoy ni puedo con las botas de lo que me pesan.

Es cierto que el tiempo puede ser relativo. Lo aventuró Einstein y lo confirmo yo. Aún estamos a viernes, pero esta semana se me está haciendo más larga que una marcha a Cabrera de rodillas. Que un viaje a Marte en patín eléctrico. Un debate electoral, un Día del Libro, una fiesta de Villalar, otro debate electoral, una ministra por Salamanca… para el miércoles ya se me acabaron las baterías y se me fundieron tres sensores del traje espacial. Hoy ni puedo con las botas de lo que me pesan. Y algo he oído sobre que el domingo hay elecciones generales. Yo no sé qué será de mí.

Veo a alguno de mis compañeros muy emocionados con los palos que se han dado esta semana Casado, Rivera, Sánchez e Iglesias y de ellos hay quien no puede disimular sus preferencias. Incluso tengo fichado al colega que votaría si pudiera a Vox. Y no precisamente porque le convenzan las propuestas de Abascal, sino por ese guiño a la lengua latina en el nombre del partido. Ese es el nivel, oigan. Menos mal que las estatuas no tenemos derecho al voto porque les aseguro que con tanto personaje glorioso de los siglos XV y XVI el vuelco político que daría este país sería como ellos, de época.

Precisamente otro compañero nada sospechoso de estas veleidades tradicionales, Torrente Ballester, era protagonista del Día del Libro al cumplirse 20 años de su marcha del mundo de los vivos. Sus hijos evocaban junto al alcalde de Salamanca el gran vacío que nos dejó. Mientras, la Banda Municipal entonaba el “Hoy no me puedo levantar” y empezaba a llover. Fue la fiesta de las letras, como no podía ser de otra forma, un punto de encuentro de políticos que buscaba la foto al lado de la gente. Me revienta ese postureo cultural de quienes, como los cuatro jinetes de los debates del apocalipsis, apenas mencionaron la palabra ‘cultura’ salvo al final y por obligación. Y qué decir del concepto ‘investigación’, ese que tanto nos duele a algunos. Cero coma. Y alguien recuerda una mención al reto medioambiental, el problema más grave que afronta la humanidad, que me lo diga porque yo creo que saltaron por encima.

Lo que les digo, a tres días de las urnas, las primeras de la primavera, y ya siento pereza máxima. Ustedes verán, a ver cómo se portan.

astroimper@telefonica.net

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*