15.9 C
Salamanca
martes, octubre 20, 2020

Cuento navideño

Lo más leído

Alfonso Vicente Moral y la pretemporada de un árbitro de Segunda División B

Este fin de semana, 102 clubes iniciarán su andadura en Segunda División B. Junto a ellos también estrenarán el curso otros tantos equipos, tan...

El Guijuelo empata a cero en el estreno liguero ante el Celta B

El Club Deportivo Guijuelo ha sumado un punto en el estreno de la temporada después de no poder pasar del empate a cero ante...

Peñaranda-Santa Marta

Sergio Hernández durante el partido contra el Peñaranda

Peque: “El equipo de momento no ha dado el nivel que se espera, pero estamos al comienzo”

Regreso a la categoría. La verdad que estábamos todos muy ilusionados y un poco nerviosos. Probablemente esos nervios se han transmitido en el inicio...

Los cuentos de Navidad son bonitos. A veces inquietantes, como el de Dickens, pero finalmente hermosos y diáfanos como la mañana de un veinticinco de diciembre nevado bajo un cielo azul. En este relato no encontramos tanta claridad porque lo protagoniza un hombre nada extraordinario. Además la nieve es un recuerdo lejano de la infancia, de cuando nevaba de verdad, cuando el frío era frío y las flores olían mejor. Ahora no nieva ni de verdad ni de mentira. De hecho, casi ni hay Navidad. Pero se intenta:

Nuestro protagonista monta un belén. Abre las cajas donde se encuentran las figuras envueltas en papel de periódico. Y va retirando los envoltorios para descubrir a los personajes de la historia. Los pastores. La mula y el buey. San José, entre resignado y desconcertado. La Virgen algo ausente. El niño, demasiado desprotegido para los rigores de un diciembre no palestino. Ovejas, patos, ocas, una gallina sobre una cesta de huevos, animales a veces improbables hechos de plástico y arcilla. También hay soldados con gesto de pasmo y un rey Herodes asesino sobre un castillo de corcho.

La nieve es un recuerdo lejano de la infancia, de cuando nevaba de verdad, cuando el frío era frío y las flores olían mejor

Nuestro protagonista recuerda el refugio de la Navidad: el olor del belén en la casa de sus padres, el papel verde para el suelo, el fondo azul y las estrellas recortadas en papel Albal, que no de aluminio. La nieve que es harina. Se distrae, sonríe; llega a sentir por un momento aquel calor. Entonces, la figura que sostiene en su mano resbala, cae al suelo y se rompe. Nuestro protagonista hace lo que puede. Intenta moverse sin causar daño, sin romper cosas. Tiene la sensación de ser un gigante torpe en un mundo hecho de cristal. No se da cuenta de que quizá sea él quien está hecho de un material volátil, presto a estallar en presencia de la más mínima energía de activación. Pero él tiene miedo de romper, no de romperse. Él tiene miedo. A casi todo. Y el miedo es un refugio inexpugnable frente a la vida. Un buen sitio para defenderse y, ante todo, no romper nada.

Nuestro protagonista recoge los tres fragmentos del pastor accidentado y decide pegarlos, sin mucha fe, con cola blanca. Deja la figura reposando durante la noche y él se retira a dormir, una vez más culpable. Cuando recoge la figura al día siguiente se sorprende: está pegada. El pastor sujeta un cordero. Lo coloca en el camino de piedras que lleva hasta el portal. Mira el rostro pétreo del pastor y le parece entender algo. El pastor dice: si no pasa nada, hombre. Deja de tener miedo por todo. Muévete, y si se rompen cosas, ya se arreglarán. Es peor lo mío, voy a llevar mi cordero y el niño ni me dirá nada porque está hecho de arcilla, y no puedo salir de aquí, siempre llevando en brazos a este puñetero bicho que ni siquiera da calor. Siempre quieto aunque parezca que me muevo hacia el portal. No pasa nada hombre, no tengas miedo y muévete. Muévete de una puta vez.

Nuestro protagonista cierra los ojos, los abre, y el pastor malhablado ha cerrado la boca. Su mirada se pierde en el vacío con el cordero pétreo sujeto al pecho. Nuestro protagonista se siente algo más aliviado. Se gira y se mueve. Y tiene menos miedo. Arreglar una figura de belén malhablada es algo que proporciona cierta calma. Y anima a moverse. Qué cosas.

- Advertisement -

Más Noticias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimas noticias

Firmado, Carlota

La canción de las 18:42. Imagino que a la jovencísima murciana Carlota Cabrerizo le gusta escribir cartas. Tanto, a lo mejor, como a mí...

La Universidad de Salamanca pone en cuarentena preventiva a los colegios mayores de Oviedo y Fray Luis de León

La Universidad de Salamanca ha decidido poner en cuarentena preventiva, y de manera temporal, a los colegios mayores de Oviedo y Fray...

Descienden a 97 las personas contagiadas en el último día, aunque incrementan los brotes, que ya son 57

Las cifras que la Consejería de Sanidad ofrece en esta jornada de lunes sobre la pandemia son levemente mejores que los días...

Los escolares del IES Vaguada de la Palma tendrán un servicio extra de autobús durante las obras del paseo de San Vicente

Las obras de reforma del paseo de San Vicente están acarreando algunos inconvenientes al tráfico rodado en la ciudad, que afectan directamente...

Unionistas ostenta el liderato del grupo I-A, tras ganar al Compostela en la primera jornada

El fútbol de Segunda División B ha llegado este fin de semana después de mucho tiempo esperando a que rodara el balón. Unionistas, Guijuelo...

Uso de cookies

De conformidad, tras la entrada en vigor de la Ley 9/2014 General de Telecomunicaciones y su afectación en el artículo 22 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web-, propias y de terceros, con la finalidad de recabar información de entrada o identificación de usuarios; reproducción y carga de formularios y/o plug-in de contenido; publicitarias; estadísticas; entre otras.

ACEPTAR
Aviso de cookies