Este año nuevo me ha pillado en frío

Ojalá me saliera una misión en la Estación Espacial o me llamara Pedro Duque para ocupar alguna subsecretaría nueva

año
Fotografía de la Plaza Mayor de Salamanca en una fría noche de invierno.

Resulta que Albert Rivera ha roto con su pareja y ustedes están ahí tranquilamente leyendo DGratis en esta fría mañana de invierno. Cuatro años ha durado el amor entre el líder naranjito y la exazafata Beatriz Tajuelo. Exactamente lo que dura una legislatura. Estos políticos tienen tan interiorizado lo de las promesas a corto plazo que hasta el amor les brota con fecha de caducidad. El presidente de Ciudadanos anda últimamente buscando su sitio político en Madrid, en Sevilla, se ve que en todas partes en general. Hasta en su casa. Y no es fácil encontrarse cuando uno no tiene la identidad muy clara. Tal vez cree haberse encontrado, y ese otro, sin embargo. es el vecino.

No sé bien. Hemos empezado un nuevo año, esta vez impar, y desde esta sombría portada de la Catedral no acabo de verlo muy claro. Ta vez sea por la escarcha que me nubla el casco cada noche, y que me obliga cada mañana a gastar la batería activando el calefactor térmico del traje. Vaya mandanga, cada invierno es igual. Y ya van para quince años que estamos aquí picando piedra con el mismo equipamiento. Volvemos a exhibir aquí detrás otra edición de Las Edades del Hombre, igual que cuando yo llegué a la catedral. Eso hace que el año entrante llegue con un aroma especial, a tiempos añejos, a turistas ávidos de cultura. Pero no sé yo. Esta semana los turistas que he visto eran pocos y todos entraban a la catedral sin saludarme. Ya no es lo mismo que entonces. ¿Será por el frío?

En mi primera comparecencia de este año en estas páginas no puedo disimular que me está costando pillarle el punto. Semana y media de calendario y todos los buenos propósitos que me hice de perseverar en la paciencia, en la prudencia y en pensar bien de todo y de todos van dirigidos a fracasar irremediablemente. Como los amores de Rivera, con fecha de caducidad. O los de Pablo Iglesias, también abonado a las legislaturas amorosas. Este año tenemos urnas, y a mí particularmente me da mucha pereza ir a votar. Ojalá me saliera una misión en la Estación Espacial o me llamara Pedro Duque para ocupar alguna subsecretaría nueva. Un aliciente inesperado en mi vida, a menos hasta que llegue la primavera.

astroimper@telefonica.net

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*