Usuarios de residencias, centros de día y sanitarios, primeros en recibir las 300.000 dosis de la vacuna en Castilla y León

0
504
La consejera de Sanidad, Verónica Casado, durante la rueda de prensa celebrada este martes.
La consejera de Sanidad, Verónica Casado, durante la rueda de prensa celebrada este martes.

EUROPA PRESS | Los usuarios de residencias de ancianos y centros de día y los profesionales sanitarios de primera línea serán los primeros en recibir las 300.000 dosis con las que contará Castilla y León de la vacuna contra el Covid-19 de Pfizer y que, previsiblemente, llegará en el primer trimestre de 2021.

Así lo ha avanzado la consejera de Sanidad, Verónica Casado, quien ha insistido en que el grupo de trabajo de la Comunidad ya estudia todas las posibilidades para avanzar en una estrategia de distribución de las dosis de vacunas que lleguen a la Comunidad.

Casado ha informado de que mañana habrá una reunión entre el Ministerio de Sanidad y los directores de Salud Pública con el laboratorio para conocer la conservación y el uso de esta vacuna, ya que tiene una “alta complejidad de manejo y almacenaje”.

Así, ha avanzado que en la Comunidad ya trabajan un grupo de expertos específicamente para determinar su distribución y donde ya se ha avanzado que en la primera etapa los grupos diana para esta vacuna, siempre voluntaria como ha precisado la consejera, serán los ancianos que vivan en residencias, los usuarios de centros de discapacidad, con lo que se llegaría a unas 50.000 personas que precisarían dos dosis.

En esta primera etapa también se cubriría a los profesionales sanitarios y sociosanitarios de primera línea, unas 100.000 personas que precisan dos dosis también, por lo que ya se cubrirían las 300.000 primeras vacunas.

La Junta trabaja ya en la segunda fase que abarcaría, en principio y salvo modificaciones, a mayores de 80 años y al personal sanitario, aunque todas estas medidas deben ser consensuadas para todo el territorio nacional.

Test masivos

La Consejería de Sanidad hará cribados con test de antígenos en la Zona Básica de Salud de Eras de Renueva, en León, y Guijuelo y Peñaranda de Bracamonte (Salamanca) -en ambos casos por encima de los 800 casos por cada 100.000 habitantes de incidencia acumulada y con tendencia al alza-. Además muestra preocupación por la alta incidencia en las localidades vallisoletanas de Medina del Campo y Laguna de Duero y la capital zamorana.

La consejera de Sanidad ha recordado que los criterios para la realización de test masivos son la incidencia elevada, una tendencia ascendente y la pérdida de trazabilidad por la transmisión comunitaria.

Además, ha asegurado que es “clave” la estrategia de realización de pruebas con antígenos de segunda generación en Atención Primaria, que va a continuar, ya que “funciona” y se apoya “de forma clara” su uso con este tipo de pruebas que, dada su rapidez, permite detectar rápidamente un positivo, iniciar el aislamiento y cortar la transmisión.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here