Pleno de equipos españoles en los octavos de final de la Champions League

0
352
Luka Modric del Real Madrid y Christoph Kramer del Monchengladbach durante la UEFA Champions League. /EUROPA PRESS

La competición más prestigiosa del fútbol europeo ha concluido su fase de grupos. Los equipos españoles lo tenían difícil: tanto el Real Madrid como el Atlético de Madrid dependían de la última jornada para conocer su destino en función de sus partidos. Por su parte, Sevilla y Barcelona peleaban por una primera posición que les dejara el camino de los octavos de final algo más ameno. 

El Real Madrid pendía de un hilo: debía ganar al primero del grupo, el Borussia Mönchengladbach, para asegurarse su puesto en la siguiente fase del campeonato. Las dudas volaban por la capital y, sobre todo, el punto de mira estaba puesto en el técnico, Zinédine Zidane. Un mal resultado podría dejar varias consecuencias en un club que se había acostumbrado a pasar de fase casi sin problemas.

No obstante, los blancos demostraron autoridad ante los alemanes y Benzema, con un doblete de cabeza, logró los tres puntos marcando una gran actuación en el Estadio Alfredo Di Stéfano. Las dudas parecieron disiparse con un gran control del centro del campo a los pies de Kroos y Modric, que manejaron el tempo del encuentro a su gusto. El conjunto alemán apenas tuvo oportunidad de hacer temblar el resultado. Por tanto, el Real Madrid, según las cuotas de apuestas deportivas en William Hill, sigue siendo uno de los principales candidatos a la corona.

El Atlético de Madrid pasó por una situación similar a sus vecinos. Se enfrentaba al Salzburgo con una clara premisa: el club que lograra la victoria estaría en el bombo del sorteo de octavos. Una final anticipada donde los austriacos partían con una parcial ventaja: el partido se disputaba en su campo y también dependían de sí mismos. Sin embargo, la suerte no estaba de su parte. La escuadra rojiblanca, por medio de Mario Hermoso y Yannick Carrasco, caminó directo hacia ese segundo puesto que les asegurara seguir luchando por la tan deseada Champions League. Pero, al no hacerlo como primero, lo tendrá más complicado ya que podrá enfrentarse a históricos como el Liverpool o la Juventus. La ambición por alzar su primer trofeo sigue presente, así que la motivación no será un contratiempo para el plantel del Cholo Simeone

El mismo problema tendrán tanto el Sevilla como el Barcelona. Tras sufrir una dolorosa derrota contra el Chelsea, los andaluces dejaron de depender de su propia actuación para ocupar la primera posición. Los sevillistas cumplieron su parte ganando al Stade Rennes por 1-3 en campo contrario, pero los ingleses también vencieron, por lo que el conjunto de Lopetegui terminó segundo del Grupo E, con trece puntos

Por último, el Barcelona de Koeman era el equipo español que tenía más fácil continuar con la primera posición que guardaba: se podía permitir hasta perder por una diferencia de menos de tres goles. Pero los fantasmas de las últimas gestiones del club blaugrana aumentaron su presencia y su viejo conocido Cristiano Ronaldo, con dos goles, y el americano McKennie clavaron los tres goles ante la mirada de un Ronald Koeman desesperado.

El 0-3 bajó al segundo puesto al Barcelona, que deberá recomponerse para poder demostrar la capacidad necesaria que el título pide a su ganador. Por desgracia para el Barcelona, su destino sigue tan borroso como la niebla: nadie parece coger las riendas del club y, en medio de unas elecciones a la presidencia, la concentración no ha acabado por llegar al Camp Nou. Restan tres meses para la reanudación de la Champions League, así que la plantilla deberá dar con la clave.

Por todo ello, y pese a las dificultades y a los adversos e inesperados marcadores, los cuatro equipos españoles siguen a la caza de la gloria europea, aunque tendrán mucho camino antes de celebrar nada. El sorteo se encargará de decidir cuál es el siguiente escalón que cada uno deberá superar y, aunque el primer puesto del Real Madrid le reduce teóricamente la dificultad, ninguno de los españoles se librará de una ardua batalla.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here