La UPSA suspende las prácticas clínicas en todos los centros sanitarios

Además, se suspenden todas las actividades de extensión académica y se recomienda que los trabajadores de la Universidad Pontificia de Salamanca “eviten los viajes que no sean necesarios, apelando a la responsabilidad individual”

Con esta medida, la UPSA quiere priorizar la seguridad de sus estudiantes.
Con esta medida, la UPSA quiere priorizar la seguridad de sus estudiantes.

La Universidad Pontificia de Salamanca suspende, hasta nueva orden, las prácticas clínicas en todos los centros sanitarios y en todos los cursos del Grado en Enfermería. Así lo ha hecho público la institución, en la mañana de este miércoles, tras la reunión celebrada por su equipo de gobierno, a instancia de la Comisión de Seguimiento creada ante el COVID-19, el 10 de marzo. Según han declarado en un comunicado oficial, con esta medida, la UPSA quiere priorizar la seguridad de sus estudiantes y pretende contribuir al mejor funcionamiento posible del sistema sanitario. En esta línea, la también se suspenden todas las actividades de extensión académica, incluidas las organizadas por las Facultades, siempre que supongan desplazamientos fuera de la ciudad de Salamanca.

Además, la Universidad Pontificia de Salamanca se ha comprometido a preparar un plan de acción para garantizar la actividad docente a distancia en el hipotético caso de que las autoridades administrativas y sanitarias decidan, en el futuro, un cese temporal de las actividades docentes presenciales. “En este sentido, la Universidad dispone de las herramientas necesarias para mantener la calidad y continuidad de la formación de nuestros estudiantes y está tomando las medidas oportunas de carácter tecnológico y metodológico para su óptima aplicación”, confirman.

Por otra parte, recomienda, en línea con lo expresado por el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, que los trabajadores de la UPSA “eviten los viajes que no sean necesarios, apelando a la responsabilidad individual”. De igual modo, se ruega que los miembros del PDI, PAS y estudiantes que aprecien síntomas de dificultad respiratoria y procesos febriles, se pongan en contacto con los servicios sanitarios y permanezcan en su domicilio, evitando acudir a su lugar de trabajo o estudio, así como a los recintos donde se celebren actividades académicas. Para más información sobre la enfermedad, la Junta de Castilla y León ha habilitado el número de teléfono de atención al ciudadano 900 222 000.

Finalmente, en su comunicado, la institución ha tomado la decisión de reforzar una comunicación transparente a la comunidad universitaria y a la sociedad de las medidas que pudieran ir adoptándose en cada momento. Con este fin, y para facilitar una interlocución ordenada y única, el vicerrector de Coordinación Estratégica y Calidad, Miguel Ángel Huerta Floriano, es el encargado de ejercer como portavoz institucional en esta materia, tanto con carácter interno como externo.

 

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*