El Tormes, la sangre que corre por la ciudad

Elemento indispensable de la silueta de la ciudad de Salamanca, el río Tormes, que ha marcado la historia de la capital desde sus orígenes, en los últimos años se está recuperando como recurso de recreo

imagen del Tormes, con el puente Enrique Estevan y el barrio de San José al fondo.
imagen del Tormes, con el puente Enrique Estevan y el barrio de San José al fondo.

Es el Tormes el río más importante de la provincia salmantina, a pesar de que el Duero marca territorio y carácter en el área fronteriza. Pero hasta que el afluente en él descarga su caudal, ha trazado ya la columna vertebral de la provincia del sureste al noroeste.

El río Tormes, a su paso por el municipio de Salamanca dispone de un cauce sinuoso, con una longitud aproximada de 9,6 kilómetros y una anchura de riberas variable, presentando una amplia variedad de situaciones geomorfológicas, edafológicas, paisajísticas y de usos del suelo que, en general, no han producido una fuerte transformación del cauce en relación con su estado original.

De los cuatro tramos en los que se divide el curso del Tormes, el que nos ocupa corresponde al segundo, que tiene su origen en el embalse de Santa teresa. En este segmento, presenta características muy diferentes a los que le preceden y le siguen. El río discurre por un valle abierto, por tierras que se van elevando de forma suave por alguna de sus márgenes. Muestra fértiles riberas a lo largo de casi todo el tramo, terrenos que han sido reclamo de la población a lo largo de su historia, debido a sus favorables condiciones agrícolas, además de la pesca. Por su uso, es una zona regable muy importante para la agricultura y por tanto para la economía.

Como ocurre aguas arriba, el río se muestra condicionado por el embalse que facilita un caudal constante y que regula su régimen natural. Es un segmento de baja pendiente y estabilizado, en el que no se dan avenidas.

La orilla del río Tormes, junto al paseo de San Gregorio.
La orilla del río Tormes, junto al paseo de San Gregorio.

En cuanto a su estructura, cabe señalar que el Tormes es un río caudaloso, con regímenes de caudal variable y estiajes muy marcados. Esto ha provocado que las márgenes demandaran mucho espacio y esto ha permitido que el curso se estreche y la vegetación gane terreno. Asimismo, de este comportamiento se entiende la existencia y explotación de numerosas graveras, situadas entre Santa Marta y Salamanca. El río se trasladaba y a su rastro dejaba grava que han aprovechado empresas extractoras. Este movimiento del trazado ha traído consigo la transformación del paisaje a lo largo de la historia, con meandros que surgen y después desaparecen, islas que se elevan y dividen el curso del río.

La escasa pendiente del afluente en este tramo ha favorecido el aprovechamiento de las aguas para la construcción de molinos y pesqueras, que en el siglo pasado contaban con una importante actividad. La revolución tecnológica dejó paso a otros modelos de molturación del grano y las aceñas dejaron de ser útiles. De ahí que la mayoría estén en ruinas y las que se mantienen lo hacen como reclamo arquitectónico. Se conservan, eso sí, las pesqueras, elementos canalizadores del agua hacia los molinos. Estas estructuras cuya permanencia ha sido motivo de debate en los últimos años, se conservan, por el valor cultural y patrimonial que han adquirido desde el siglo pasado.

El río salmantino ha cobrado protagonismo en las últimas décadas. Tras las terribles inundaciones que tuvieron lugar antes de la construcción de la presa de Santa Teresa, el río fue marginado de la vida de la ciudad. Ahora se trata de integrarlo de nuevo, como zona de recreo y de ocio. A través de planes especiales se va, poco a poco reordenando las riberas para que salmantinos y visitantes puedan disfrutar de su entorno natural.

Nivel del río
-Nivel del río Tormes a su paso por la ciudad de Salamanca es de 1,31 metros cúbicos por segundo.

Caudal
– Caudal del río Tormes a su paso por la ciudad de Salamanca es de 7,48 metros cúbicos por segundo.
– El volumen embalsado en el Azud de Villagonzado es de 5,83 hectómetros cúbicos.

Datos recogidos de las plataformas digitales de Confederación Hidrográfica del Duero: www.chduero.es y www.saihduero.es fecha de 6 de febrero de 2019


La Harinera ‘El Sur’ y otras aceñas

Muestra del aprovechamiento que del río hicieron los pobladores de Salamanca han sido los molinos o aceñas. A lo largo del curso del Tormes encontramos numerosos ejemplos, como también en el tramo que nos ocupa, el que transcurre a orillas de la ciudad.

El Casino de El Tormes es un antiguo molino restaurado.De ellos destacamos el molino conocido como la harinera ‘El Sur’, que alberga el Casino del Tormes, un establecimiento hotelero, situado junto al Museo de Automoción. La Fábrica de Harinas «El Sur» se construyó en 1881 sobre las ruinas de un molino maquilero existente en la aceña del Muradal. Esta primera fábrica, de la sociedad Pérez Moneo y Cía., molturaba con piedras francesas y exportaba a las Antillas. Una nueva compañía, Moreno y Allen, modificaba la fábrica entre 1895-1897 dotándose de la moderna maquinaria Buhler, con una capacidad de molturación de 30 toneladas diarias. Aunque la restauración del molino se diseñó para convertirse en museo, lo cierto es que las visitas están restringidas.

Además de esta aceña, a lo largo de la ribera salmantina encontramos aún otros molinos, como el de Tejares, convertido en un edificio residencial. También se puede vislumbrar el aspecto de la aceña de El Arrabal, situada junto al establecimiento La Pachamama, entre el Puente Romano y el Enrique Estevan, que compartía pesquera con la Harinera ‘El Sur’. Este edificio data también del siglo XV, y como el anterior, parece que también se levantó sobre las ruinas de otro molino. Este inmueble está catalogado en el Plan General de Ordenación Urbana de Salamanca.


Las riberas, el gran parque de la ciudad

Las riberas del río Tormes constituyen un recurso natural extraordinario para la ciudad. Se puede decir que es el parque más grande con el que cuenta la capital. Las arboledas que flanquean las orillas componen uno de los bosques más atractivos y biodiversos de la provincia.

En las últimas décadas, se han desarrollado proyectos de ajardinamiento con los que se ha logrado su accesibilidad a lo largo de una ruta prolongada que seguirá alargándose, por ambas orillas, según los planes previstos por el Consistorio salmantino.

El Plan General de Ordenación Urbana de Salamanca (Revisión-Adaptación de 2007) delimita una superficie de 593,18 has. asociadas al río Tormes y arroyo del Zurguén, con la finalidad de desarrollar una ordenación de detalle del río y sus riberas a través de un Plan Especial, y especificando una serie de objetivos generales y particulares que se resumen en la creación de un gran corredor ecológico fluvial integrado en la estructura urbana de la ciudad, constituyendo la pieza central de su Sistema de Espacios Libre.

Muelle sobre el Tormes, a la altura del Museo de Automoción.
Muelle sobre el Tormes, a la altura del Museo de Automoción.

La ciudad cuenta con un patrimonio natural de alto valor estratégico: la existencia en el área de Salas Bajas en el meandro del río, de más de 30 hectáreas de suelo (clasificadas en el planeamiento urbanístico como Sistemas Generales de Zonas Verdes) con un enorme potencial para el desarrollo de actividades recreativas relacionadas con los huertos urbanos.

Hace solo unos días se ha inaugurado un nuevo espacio recuperado en el barrio de Tejares, íntimamente vinculado al Tormes, como así lo han recogido en sus obras los escritores salmantinos. En concreto se ha reconstruido su pesquera, que data del siglo XV. Y no sólo eso, sino que se va a llevar a cabo la modificación del Plan General Urbano de 2007, para catalogar esta infraestructura como elemento etnológico protegido.

Pero no es esta la única novedad que sobre el Tormes se ha construido. También se ha estrenado un mirador y un muelle para pequeñas embarcaciones. En el mismo entorno, la Fábrica de la Luz, la antigua estación eléctrica será reformada para convertirla en un centro de interpretación del río. Este elemento también se sumará a los elementos protegidos del PGOU.

Asimismo, estos días el Ayuntamiento de Salamanca ha difundido un vídeo con las intervenciones que llevará a cabo en el río Tormes, sus riberas y los barrios transtormesinos en el marco de la EDUSI TORMES+.


El río en la literatura

El río Tormes ha servido de inspiración para escritores y pensadores a lo largo de la historia. Sus obras permanecen, igual que el río sigue discurriendo a la vera de la ciudad. Fray Luis de León, Lope de Vega, Miguel de Cervantes, Unamuno, José Cadalso, Garcilaso de la Vega… todos ellos dejaron impreso en sus libros y en la memoria del pueblo el protagonismo del río. Y es que siglos atrás, la vida de los que moraban en la ciudad discurría a orillas del Tormes.

Al lado del Puente Romano, se encuentra la antigua estatua del toro de piedra sin cabeza. Uno de los mayores símbolos de la ciudad y de la historia prerromana. En este lugar acontecieron diversos sucesos literarios, como aquel en el que el maestro ciego pone a Lázaro contra el toro y lo golpea para quitarle la ingenuidad.

La importancia del Tormes en la literatura alcanza su máximo exponente con la obra de Lazarillo de Tormes. Lázaro nació en una aceña: “con verdad me puedo decir nacido en el río”.


Textos: Marina Martín

Nidales y madrigales

Un nombre de pila y una profesión arraigada al río… ¡Exacto! El martín pescador nunca pasa desapercibido aunque sus tonalidades azul intenso sean casi un susurro tímido en el aire, imperceptibles por nuestra vista dada la rapidez de su vuelo. Desproporcionado su pico y desproporcionada su forma delirante de pescar, sumergiéndose en las aguas ávidamente, donde en cuestión de pocos segundos es capaz de sacar cualquier presa cuyo destino será ingerido de golpe por su gaznate. El rey pescador traducido de su denominación en inglés. Enfoquemos pupilas para ver al rey del Tormes.

De tallos y verde

Fue pieza para las ruedas de los carros y apero de labranza siendo madera de olmo. Pero también fue sombra femenina y sublime confidente siendo popularmente conocida como la olma, presidiendo la plaza mayor de los pueblos. Hoy pocos ejemplares quedan con sanas y vigorosas ramas que no estén afectadas por su gran lacra, la grafiosis. Enfermedad que lo ha hecho casi desaparecer en toda España. A los forasteros que llegaban a Salamanca por la vieja carretera de la margen izquierda del río, les sonreían una fila de olmos frente a las casas del Arrabal. Siempre fuimos acogedores.

Entre anzuelos

Si en la actualidad te llaman pez pasto, debes sentirte rechazado por los humanos. Seguramente el alburno así se siente. Cardúmenes numerosos que pueden ser vistos a simple vista desde las orillas del paseo fluvial de la ciudad de Salamanca. Y es que el Tormes ha sido totalmente colonizado por este pez nácar –reconocido por su pequeño tamaño y línea naranja en ambos flancos-, introducido para alimentar a otras especies piscícolas de mayor tamaño y que sin embargo, subestimándolo, se adaptó hasta ser capaz de usurpar el alimento a otros de los llamados “los de siempre”.

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*