Salamanca levanta ‘hoteles’ para insectos que promuevan la polinización y el control de plagas

0
86
Modelo de hotel para abejas.

El Parque Arqueológico del Botánico en Salamanca alberga el primer ‘hotel de insectos’ de la ciudad, junto a otras seis estructuras de pequeño tamaño en el Cerro de San Vicente, con el fin de que se instalen abejas polinizadoras u otras especies que ayuden también al control de plagas.

Esta iniciativa, que se enmarca dentro del proyecto Life Vía de la Plata, contempla también la colocación antes del verano de otras dos infraestructuras de gran tamaño en los parques de los Jesuitas y Miguel Delibes.

Dentro de las acciones para la promoción de la fauna y la biodiversidad de este proyecto, ejercidas mediante la asistencia técnica del Centro de Educación Ambiental (CEA) Lorenzo Milani de la Casa Escuela Santiago Uno, el Ayuntamiento de Salamanca está llevando a cabo estas intervenciones y otras como la instalación de «un gran número» de cajas nido y refugios para atraer y aumentar las comunidades de diversas especies animales que son beneficiosas para el ser humano por su contribución a mantener entornos saludables.

La concejal de Medio Ambiente, Miryam Rodríguez, ha destacado que estas acciones se están enfocando en la construcción e instalación de refugios para insectos, un tipo de fauna que resulta fundamental para la humanidad, en especial por su papel en la polinización de todo tipo de especies vegetales y por su contribución a la lucha biológica contra las plagas que afectan a la salud urbana.

En las últimas semanas se han instalado un total de seis pequeños hoteles para insectos, construidos y colocados por personal técnico y alumnado de la Casa Escuela Santiago Uno y el CIPFP Lorenzo Milani en la zona del Cerro de San Vicente.

En este caso, se trata de refugios enfocados exclusivamente a polinizadores, en concreto abejas que utilizan estas estructuras para criar y son totalmente inofensivas para el ser humano, han explicado en la presentación de la iniciativa.

Las abejas evitan las conductas ‘agresivas’ que presentan en ocasiones las obreras de las colmenas o avisperos (sociales), al ser las independientes y tener la obligación de cuidar de sus descendientes, «evitando ‘enfrentamientos’ que puedan hacer peligrar a su descendencia».

Junto con estos alojamientos de pequeño tamaño, antes de verano está prevista la instalación de tres hoteles de insectos de gran tamaño que presentan diferentes estancias, construidas con materiales naturales diversos para atraer a especies con necesidades diferentes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí