Un viaje a la historia natural a través de la ruta ‘Catedrales Vivas’

Una decena de localidades salmantinas compone este recorrido que permite visitar los árboles más antiguos de la región. Entre los numerosos ejemplares, destaca el moral de San Pelayo de Guareña, reconocido como el más antiguo de España

Imagen de un grupo de excursionistas junto a uno de los ejemplares, que forman parte de la ruta ‘Catedrales Vivas’.
Imagen de un grupo de excursionistas junto a uno de los ejemplares, que forman parte de la ruta ‘Catedrales Vivas’.

La provincia de Salamanca ofrece oportunidades excepcionales para disfrutar de la naturaleza. Desde la gran diversidad medioambiental que presentan las Sierras de Béjar y de Francia, y la Transfronteriza Meseta Ibérica, reconocidas como Reservas de la Biosfera por la UNESCO, hasta la belleza de sus parajes, la región se sitúa en el mapa nacional como una visita obligada para aquellos que disfrutan del tiempo al aire libre. Entre las numerosas propuestas a realizar, destaca la ruta ‘Catedrales Vivas’, un itinerario que permite al viajero descubrir una decena de árboles centenarios, mientras visita algunas de las localidades salmantinas con más encanto.

De norte a sur, el recorrido se inicia con el llamado alcornoque gordo de la Calahorra, en el municipio de Santiz. Este ejemplar, uno de los más antiguos de la provincia con más de cinco siglos de historia, destaca por los huecos que dejan a la vista los fuertes pilares de sus raíces. Según cuenta la tradición, a través de estos recovecos venían al mundo los niños, conformando una de las metáforas más bellas sobre la vida y la madre tierra.

A menos de quince kilómetros, en Valdelosa, se encuentra un bosque de alcornoques, en el que ejemplares longevos comparten espacio con otros generacionalmente más jóvenes. En la actualidad, los primeros pueden presumir de cargar con más de tres mil kilos de corcho. El alcornoque también es el protagonista en Zamayón, donde este ejemplar centenario convive con encinas, robles y quejigos.

La ruta continúa en San Pelayo de Guareña, localidad que ostenta el privilegio de albergar el moral más antiguo de España. A pocos kilómetros de allí, se erige el frondoso chopo de Juzbado, peculiares en su especie por haber sobrepasado labarrera de los cien años. Desde su ubicación, es posible caminar junto al río hasta Almenara de Tormes por el Camino de Santa Lucía. Allí, se encuentra el arboreto ‘Fundación Tormes-EB’, una representación del Patrimonio Forestal formada por abetos, robles, almeces o tilos, que en el futuro se sumarán a la lista de las centenarias catedrales vivas.

Además de los árboles autóctonos, la ruta también cuenta con especies foráneas. Un ejemplo de ello es el moral de Torresmenudas, de marcados orígenes árabes. Aunque no se puede afirmar que este árbol fue plantado directamente por los integrantes de esta cultura, sí fueron ellos quienes lo introdujeron en la Rivera de Cañedo, arroyo junto al que está situado.

Llegados a este punto, los viajeros se encontrarán a menos de veinte kilómetros de una de las de las ‘catedrales’ más singulares del recorrido: el fresno de San Pedro del Valle. Situada en uno de los rincones de la localidad castellana, esta majestuosa espacie bebe del manantial en el que ha fijado sus raíces, simulando una hermosa prolongación.

Más cercanas a Salamanca, se aferran a la tierra las sequoias de Valverdón. Cuatro gigantes que presiden la entrada de la Hacienda Zorita, y que proceden de un vivero del siglo XIX perteneciente al letrado Don Federico de Onis y Onis. Finalmente, en la carretera que conecta Florida de Liébana y Parada de Arriba, se halla uno de los pocos olmos de gran porte que aún perviven en la provincia. Se trata de un árbol privado y sin señalizar al que es posible visitar en la finca de la Villaselva, junto al arroyo que lleva su mismo nombre.

Con el objetivo de facilitar la localización de los diferentes árboles centenarios, su posición está indicada en cada uno de los municipios que componen el recorrido. Además, estas ‘catedrales vivas’ presentan junto a ellas un panel con el símbolo de la ruta, acompañado de su nombre común y científico.

Ubicación de las ‘Catedrales Vivas’

Ubicación de las ‘Catedrales Vivas’.

– Fresno de San Pedro del Valle.

– Arboreto Fundación Tormes de Almenara.

– Chopo de la Rivera de Juzbado.

– Olmo del Arroyo de la Villaselva en Florida de Liébana.

– Sequoias de la Hacienda Zorita en Valverdón.

– Moral de Torresmenudas.

– Moral de San Pelayo de Guareña.

– Alcornoque de Santiz.

– Alcornoque de Zamayón.

– Alcornoques de Valdelosa.

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*