“Los niños con parálisis cerebral realizan menos actividades de ocio”

La investigadora, Marta Badía, concluye que los pequeños con este trastorno disfrutan de menos ocupaciones recreativas, lo que influye negativamente en la calidad de vida

Marta Badía, en su despacho en la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Salamanca.
Marta Badía, en su despacho en la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Salamanca.

Marta Badía, profesora de la Universidad de Salamanca e investigadora del Instituto Universitario de Integración en la Comunidad (INICO) recibió el pasado 5 de octubre el Premio ASPACE Ipsen Pharma a las Buenas Prácticas e Innovación 2018 por su larga trayectoria en pro de las personas con parálisis cerebral. Después de 36 años de trabajo en la discapacidad y, desde el año 2000 centrada en la parálisis cerebral, una de sus investigaciones refleja que los niños españoles con este trastorno realizan menos actividades lúdicas y de ocio, si se compara con personas con otros tipos de discapacidad.

La investigadora ha llevado a cabo distintos proyectos. Uno de ellos, consistía en replicar el estudio europeo SPARCLE en el que trabajaron 14 países y en el que no participó España. Así, Badía conseguía evaluar la influencia del ambiente en la participación y calidad de vida de los pequeños con parálisis cerebral dentro del conjunto español.

“Según apuntan investigaciones recientes, estos niños tienen menos oportunidades para participar en actividades significativas del día, principalmente en aquellas de ocio y tiempo libre, lo que influye negativamente en los niveles de calidad de vida percibida”, asegura. “La participación en el ocio es vital para el desarrollo del niño, pues es justamente en este contexto donde se adquieren las habilidades adaptativas (sociales, conceptuales, prácticas) que son necesarias para que sean competentes en sus hogares, en la escuela y la comunidad”.

Marta Badía destaca la importancia de promover la participación social “como una estrategia de intervención para asegurar niveles óptimos de calidad de vida y como una estrategia de salud”. “Necesitamos que haya cada vez más propuestas desde centros públicos para que estos niños también puedan disfrutar del ocio y así integrarse en la sociedad igual que el resto”, revela.

Además, junto con su equipo de trabajo, Badía ha podido analizar el impacto del dolor en la calidad de vida de los niños y adolescentes con parálisis cerebral desde la perspectiva de los fisioterapeutas. Se refleja que el 51’4% de los niños presentaban dolor de diversa intensidad (el 61’1%, leve; el 25%, moderado; y el 14%, severo). “La presencia del dolor tiene un impacto negativo en el bienestar psicológico del niño y la dimensión del entorno escolar”. “Estamos acostumbrados a analizar el trastorno desde un punto de vista patológico, pero no hacemos nada por mejorar distintos aspectos como el ocio y el disfrute que son tan determinantes”.

Por este motivo y ante la necesidad de promover la participación social como estrategia, la investigadora propone: “En primer lugar, preguntar al niño sobre lo que hace y, segundo, cómo se siente”. “Hay que promocionar las actividades extraescolares en la escuela ordinaria, que se cuenten con apoyos para que estos menores puedan integrarse y hacer la misma actividad que el resto de personas, sin segregación”.


Premio ASPACE  a las buenas prácticas

La investigadora recibió el premio de la asociación el pasado 5 de octubre

Marta Badía fue galardonada el pasado 5 de octubre con el Premio ASPACE Ipsen Pharma a las Buenas Prácticas e Innovación 2018, durante el Congreso Nacional de la asociación en el Día Mundial de la Parálisis Cerebral. El jurado valoró la especial implicación de Badía durante sus 36 años de trabajo. La investigadora es, también, profesora del grado en Trabajo Social de la Universidad de Salamanca, donde regenta la asignatura Psicología de la discapacidad y, desde el año 2000, como investigadora del Instituto Universitario de la Integración en la Comunidad (INICO).

Badía, desde el año 2008, colabora en distintos proyectos de investigación como: ‘Calidad de vida y necesidades percibidas en niños con parálisis cerebral: análisis de la influencia de los factores ambientales como prevención de la dependencia’, ‘Promoción de la calidad de vida percibida en niños y adolescentes con parálisis cerebral: indicadores de la participación social como estrategia de salud’ o ‘Dolor, función motora gruesa y calidad de vida relacionada con la salud de niños y adolescentes con parálisis cerebral’.

El premio se convoca desde hace ocho años para dar a conocer el trabajo con el objetivo de mejorar las prácticas.

En la actualidad, la investigadora está trabajando en crear u manual que sirva como instrumento de difusión en las entidades de ASPACE sobre los resultados obtenidos en promocionar la calidad de vida de niños y adolescentes.

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*