Las niñas también quieren ser científicas

Con motivo del Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, recordamos que aún existe una brecha de género entre los alumnos que cursan el Bachillerato Científico-tecnológico

Clase de 2º de Bachillerato de la especialidad científico-tecnológica del I.E.S Federico García Bernalt.
Clase de 2º de Bachillerato de la especialidad científico-tecnológica del I.E.S Federico García Bernalt.

Las chicas somos guerreras y también ingenieras, científicas, tecnológicas y matemáticas” es el título de la muestra que se puede ver estos días en la Casa de las Conchas y que se expone con motivo de la programación diseñada para conmemorar el Día de la mujer y la niña en la Ciencia. Recordemos que Las Naciones Unidas decide proclamar en el año 2015 el 11 de febrero como el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, con el objetivo de visibilizar el esfuerzo del género femenino por lograr acceso y participación plena en la ciencia.

La exposición de la Casa de las Conchas servirá de hilo conductor para el desarrollo de un amplio programa actividades organizadas por la Universidad de Salamanca por tercer año consecutivo, bajo la coordinación de la UCC+i-USAL y en colaboración con diferentes instituciones, como el CEMUSA, el CSIC, el Instituto de Biología Funcional y Genómica de la USAL (IBFG), el Instituto de Recursos Naturales y Agrobiología de Salamanca (IRNASA), la Fundación Salamanca Ciudad de Cultura y Saberes y la iniciativa 11febrero.org

Nuestra sociedad avanza a pasos agigantados en determinados sectores, como el de la tecnología. La cultura científica ya no es solo reducto de los investigadores. La imperiosa necesidad por encontrar solución a las enfermedades más graves que afectan a nuestra sociedad nos hace estar alerta y despierta interés por conocer los avances que se consiguen. Los medios de comunicación informan continuamente de estos avances promoviendo la cultura científica entre la población y fomentando que las generaciones más jóvenes la conozcan de primera mano. Al fin y al cabo, son el futuro.

La brecha de género

A pesar de que la ciencia es el motor del progreso, a día de hoy, aún continúa siendo un mundo, principalmente, dominado por los hombres. Prueba de ello es la composición de las clases en los niveles previos a la Universidad, en las que el número de mujeres que cursan la línea tecnológica es sustancialmente inferior al de los chicos.

“Por desgracia, las carreras como Física o Ingeniería continúan teniendo un aspecto masculino”

Sin ir más lejos, el Instituto Federico García Bernalt cuenta, en este curso académico, con treinta y dos alumnos en 2º de Bachillerato en la especialidad científica tecnológica. De ellos, veintiocho chicos comparten aula con cuatro chicas, de las que solo una tiene previsto estudiar ingeniería.

La llamativa situación que se presenta, sobre todo en el ámbito de la ciencia aplicada, despierta numerosos interrogantes sobre el origen de esta asimetría. Explica Felipe Cuesta, director del Instituto García Bernalt, que lejos de los motivos intelectuales y viejas creencias, éste podría responder a una tradición arraigada con el paso de los años.

Felipe Cuesta, director del I.E.S. Federico García Bernalt.
Felipe Cuesta, director del I.E.S. Federico García Bernalt.

“Por desgracia, las carreras como física o ingeniería continúan teniendo un aspecto masculino. Esos esquemas se siguen repitiendo familiar y académicamente, aunque espero que esto cada vez suceda menos, porque no se puede renunciar al talento de la mitad de la población mundial”, afirma.

Al menos, parece que la división de género entre los grados de ciencias sociales y humanidades, y los científicos, está cambiando. En este instituto, la proporción entre alumnos y alumnas que deciden cursar una u otra rama se encuentra bastante equilibrada. Sin embargo, las jóvenes siguen decantándose por las carreras biosanitarias como Enfermería, Farmacia o Fisioterapia, en lugar de optar por Física o Ingeniería.

Libres de prejuicios

La incursión de las mujeres en el ámbito científico tecnológico todavía es escasa en las aulas pero, al menos, está libre de prejuicios. “Es un estereotipo que los ingenieros son solo chicos”, o “nos tratan como a iguales”, son algunas de las respuestas que dan las alumnas del García Bernalt de la especialidad científica tecnológica, sobre la relación con sus compañeros de clase masculinos. Y es que la igualdad prevalece en una generación de jóvenes promesas que está dejando de lado antiguas reglas no escritas. “Nos dan mil vueltas”, llega a comentar uno de los alumnos entre risas, al referirse a sus compañeras de pupitre.

“Tenemos que forzar la máquina para que las mujeres se incorporen a las ciencias sin presiones”

Porque, aunque ahora, el feminismo está cobrando más relevancia que nunca, no hace tanto que el papel de la mujer en la ciencia y en la historia era, en la mayoría de los casos, anecdótico. “Se trataba de un sujeto sin historia, principalmente pasivo. Es cierto que ha habido grandes figuras femeninas como Marie Curie o Isabel la Católica, pero por cada una de ellas, hay cientos de hombres que los tenemos individualizados”, comenta Felipe Cuesta.

“Tenemos que forzar la máquina para que las mujeres se incorporen a las ciencias sin presiones, sin prejuicios”, añade. Y parece que así está siendo para las futuras promesas femeninas de la ciencia.

Las futuras promesas del I.E.S Federico García Bernalt

Mª Ángeles Porras
Mª Ángeles Porras

M. Ángeles Porras: “Me gustaría crear mi propia marca de coches”

“Quiero estudiar el Grado en Ingeniería Industrial o el Grado en Ingeniería Mecánica, aunque todavía no sé si lo haré en la Escuela Politécnica Superior de Zamora o en la Universidad de Burgos. He decidido que mi carrera profesional esté enfocada a la automoción porque siempre he estado vinculada a este mundo gracias al trabajo de mi padre. Mi sueño es diseñar mi propia marca de coches.”

Julia García
Julia García

Julia García :“He pensado en un doble Grado en Ingeniería y Matemáticas”

“Me gustaría hacer un doble Grado en Ingeniería Informática y Matemáticas, puede que en Holanda. He decidido elegir esta opción porque siempre se me han dado bien las Matemáticas. Sin embargo, a mis amigas no les gustan. En clase casi todos son chicos, ya estoy acostumbrada. La verdad es que a nosotras nos tratan como a uno más.”

María Ruiz
María Ruiz

María Ruiz: “Desde 3º de la ESO tengo claro que quiero estudiar una carrera de ciencias”

“Estoy dudando entre estudiar el Grado en Biología o en Biotecnología, depende un poco de la nota que consiga en la EVAU que vamos a hacer el próximo junio. Desde siempre me ha gustado el trabajo en laboratorio, por lo que en 3º de la ESO, ya tenía claro que quería estudiar ciencias. En el futuro, me encantaría trabajar en un grupo de investigación sobre la cura contra el cáncer.”

Julia Marcos
Julia Marcos

Julia Marcos: “Dudo entre Veterinaria, Enfermería o Física”

“Todavía no sé lo que quiero estudiar y, la verdad, es que cada vez lo tengo menos claro. Si tuviera que elegir ahora mismo entre todas las opciones, puede que me decantase por grados como los de Veterinaria, Enfermería o Física. Eso sí, cuando llegó el momento de elegir entre ciencias o letras en 4º de la Educación Secundaria Obligatoria, sabía que me gustaban más las ciencias.”


Mar Siles / Directora del IRNASA y delegada del CSIC en Castilla y león

“La conciliación sigue siendo una barrera para las mujeres de la ciencia”

Mar Siles es un claro exponente de que las mujeres también pueden llegar alto en esto de la ciencia. Ella es la directora del Instituto de Recursos Naturales y Agrobiología de Salamanca, conocido como IRNASA, y que forma parte del CSIC, Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Además, es la delegada del consejo en Castilla y León, por lo que se encarga de supervisar el trabajo de otros cuatro institutos: el Instituto de Biología Molecular y Celular del Cáncer de Salamanca, IBMCC, y el Instituto de Biología Funcional y Genómica, IBFG; y otros dos en León y Valladolid.

No ha sido fácil recorrer el camino, pues hasta llegar a desempeñar estos cargos ha tenido que trabajar duro, dentro y fuera de España (Suiza y Brasil). Años de investigación y de formación que la trajeron a Salamanca en 2002 gracias a un contrato ‘Ramón y Cajal’ para trabajar en la Universidad de Salamanca, después de haber pasado su última estancia en el extranjero en la ciudad de Berna. “Me atrajo la idea de vivir en Salamanca, precisamente por la similitud de la capital suiza con Salamanca”. En 2007 se integra en la plantilla del CSIC y el año pasado es nombrada delegada regional.

Para esta mujer de ciencia el camino no ha sido fácil, “aunque sea inconscientemente, las oportunidades para hombres y mujeres en la ciencia no son las mismas”. “Mientras no se desarrolle un programa real para facilitar a la mujer la conciliación, no tendremos las mismas oportunidades”, asegura. “Sigue habiendo muchas menos mujeres en altos cargos, aunque es cierto que esta situación ha mejorado con los años. Cuando comencé en el CSIC, éramos poco más de una decena de mujeres entre más de un centenar de hombres”. Mar asegura sentirse muy orgullosa de las compañeras científicas que desarrollan su trabajo siendo madres.


Beatriz López Nieto / Finalista en la Olimpiada Matemática de Bachillerato

“Quiero estudiar Medicina”

La alumna de de 2º de Bachillerato del colegio Santísima Trinidad, Beatriz López Nieto (primera por la izquierda) ha sido una de las cuatro chicas, de los diez finalistas de la Olimpiada Matemática de Bachillerato, cuya fase final se ha celebrado hace dos semanas. La Real Sociedad Matemática Española es la entidad encargada de organizar este certamen anualmente.

Finalistas de la Olimpiada Matemática de Bachillerato, entre las que se encuentra Beatriz López.
Finalistas de la Olimpiada Matemática de Bachillerato, entre los que se encuentra Beatriz López.

No es la primera vez que esta joven consigue colocarse entre los mejores de este campo, pues esta es ya la tercera ocasión en la que se ha medido con los estudiantes más aventajados en ciencias. “El examen consiste en resolver problemas. Comprueban la capacidad de razonamiento”, resume la estudiante, sin dar demasiada importancia a su logro.

Con estas aptitudes, Beatriz lo tiene muy claro y afirma rotunda, “quiero ser médica”, por lo que cursa el Bachillerato de Ciencias, donde predomina el género femenino. “En el ‘Tecnológico’ son menos, pero también hay chicas”. Sin duda con su capacidad e ilusión lo conseguirá. Enhorabuena.


Programación del Día de la Mujer y la Niña en la Ciencia

‘Citas rápidas con investigadoras’ 
14 de febrero. 20:00. Erasmus Café. Actividad de la Unidad de Cultura Científica y de la Innovación junto al CEMUSA con el objetivo de involucrar, mediante un formato de citas rápidas con investigadoras, a interesados en el mundo de la ciencia

Documental ‘El Enigma Agustina’
15 de febrero. 19:00. Centro Hispano Japonés. Cineforun sobre el documental. organiza UCC+i y la USAL. Ponentes serán Natalia Ruiz, del Instituto de Física Fundamental y Matemáticas (IUFFyM) y Manuel González, del Instituto de Astrofísica de Andalucía.
género (87).

Encuentros con científicas
Días 11, 12, 13, 14, 15 de febrero a las 19:00. Aula Lucía de Medrano de las Escuelas Mayores. Organizado por el CEMUSA.

Mesa Redonda
Día 21, a las 19:00. Aula Lucía de Medrano de las Escuelas Mayores. Organiza el CSIC. Mesa redonda ‘Las científicas cuentan’ en la que distintas mujeres discutirán sobre sus proyectos científicos para todos los públicos.

Conferencia
Día 15 a las 12:30. Centro Cultural Hispano Japonés. Conferencia científica sobre el uso de librerías para encontrar nuevas dianas terapéuticas en el cáncer de mama, a cargo de Ruth Rodríguez, premio de investigación L´Oréal-UNESCO “Por las mujeres en la ciencia”.

Talleres IRNASA. La UCC+i-USAL, el CSIC, la Fundación Salamanca Ciudad de Cultura y Saberes y el IRNASA organizan durante varios días una visita-taller en el IRNASA, dedicada a niños de Primaria.

Charlas
La iniciativa 11defebrero.org, que lidera proyectos sobre el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia a nivel nacional.Charlas en colegios e institutos y visitas al Instituto de Biología Funcional y Genómica. Dedicado a alumnos de 4º de la ESO.

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*