Luna Gatuna, la gatoteca salmantina

La asociación da una segunda oportunidad a estos animales abandonados, incluso, a los humanos que han sufrido una pérdida o les tienen miedo

En la imagen, algunos de los miembros de Luna Gatuna.
En la imagen, algunos de los miembros de Luna Gatuna.

Luna Gatuna es una iniciativa que surgió hace dos años desde de la protectora de animales Fundación Luna, con el fin de promover la adopción de gatos y el amor por estos animales. Tras esa primera etapa, el proyecto toma forma como ente independiente desde hace medio año. Adquiere, así, cuerpo propio para seguir ayudando a los más ‘gatunos’ de Salamanca y se convierte, así, en la única gatoteca de la capital del Tormes.

Bajo la regencia de Mar Esteban, Rosa Hernández y Rosa Sánchez, más la red de voluntarios y casas de acogida, esta asociación no sólo promueve la adopción, sino también fomentar el conocimiento de estos fieles compañeros, sensibilizar a niños y mayores contra el maltrato animal y el abandono. Y lo consiguen desde un espacio único en la ciudad de Salamanca, la ‘gatoteca’, que se encuentra ubicada en la Avenida de Salamanca, a la altura del 50.

El horario de apertura se amplía para que pequeños y mayores puedan acercarse al templo felino

Gracias a la llegada de la época estival y una mayor disponibilidad de las regentes de Luna Gatuna, el horario de apertura se amplía para que pequeños y mayores puedan acercarse al templo felino los miércoles, jueves, viernes, sábados y domingos de 18:00 a 21:30 horas; además de los domingos por la mañana de 11:30 a 14:00. Por una entrada simbólica’, que revertirá en seguir manteniendo las instalaciones, los usuarios podrán disfrutar de la compañía de siete gatitos, seis de ellos en adopción.

Rayo, Lesli, Bonie, Ciara, Marquita y Nana son los animales a los que se puede visitar y darles una casa de acogida o, incluso adoptar. New, el gato atigrado, también se encontrará campando a sus anchas por Luna Gatuna aunque ha tenido la suerte de ser adoptado por la presidenta de la asociación, Mar Esteban.

Elga, Persian y Miel son otros tres ejemplares que, hasta la fecha, se encuentran en casas de acogida y, según confía la presidenta, “seguramente se queden definitivamente en sus ya hogares porque el vínculo que se crea con ellos es casi irrompible”.

La gatoteca salmantina no sólo es un espacio de encuentro para los amantes de estos animales sino, también, un lugar de convivencia y aprendizaje. Incluso, puede ser un lugar para aquellas personas que necesiten superar sus temores o reparos hacia los gatos. Luna Gatuna funciona también como un espacio donde se pueden encontrar todo tipo de accesorios y regalos, y como un centro donde se imparten charlas y talleres periódicamente. Todo ello, eso sí, basado en promover el conocimiento de estos animales: su lenguaje, cuidados básicos, juegos…

Luna Gatuna además es un punto de recogida de alimentos para abastecer a los callejeros

A menudo, personas anónimas contactan con la asociación porque han avistado gatos abandonados. Entonces, se pone en marcha el protocolo de actuación. Primero, valoran la situación y, si la situación lo requiere, son acogidos, no sin antes pasar por el veterinario. “Cuando han superado ese proceso de adaptación pueden venir al centro, o igual su lugar es la calle, si es que son animales salvajes”, alega la presidenta. “Cosa que no tiene nada que ver con el abandono, porque un gatito doméstico, no sobreviviría en la calle”. Muchas son las historias que hay detrás de cada uno de estos amigos de cuatro patas, que esperan ansiosos para contárnoslas en el centro a base de ronroneos y maullidos.

El templo felino

En la Avenida de Salamanca, 50, se halla un espacio de encuentro para los amantes de los gatos, Luna Gatuna. Allí, niños y mayores podrán pasar horas y horas en compañía de estos amigos de cuatro patas, incluso, podrán adoptarlos o darles una casa de acogida. Luna Gatuna además es un punto de recogida de alimentos para abastecer a los callejeros, a los que también esterilizan y, cada mes, realizan talleres de cuidados básicos, lenguaje corporal, juguetes y luchan contra el maltrato y el abandono.

La presidenta de la Asociación Luna Gatuna, Mar Esteban.
La presidenta de la Asociación Luna Gatuna, Mar Esteban

New, un gato de terapia

El gato atigrado, New, vive con Mar, la presidenta de Luna Gatuna aunque convive a diario con el resto de animales de la asociación, hasta que éstos encuentren un nuevo hogar. Pero su cometido no queda ahí, “es un excelente gato de terapia”.

 

Con la inestimable ayuda de New, un gato muy sociable y con un carácter especialmente tranquilo, visitan residencias de personas mayores o colegios para trabajar, con los más pequeños, el lenguaje corporal de los gatos o, simplemente, para interactuar con aquellos que sufren de Alzheimer o demencia senil, por la multitud de beneficios que les reporta. New también presta su ayuda a las personas que tienen miedo o que han perdido a un ser querido (tenga dos o cuatro patas).

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*