1.3 C
Salamanca
lunes, enero 18, 2021

El salmantino que ha plasmado toda una vida en verso

Lo más leído

El Guijuelo anuncia tres nuevos positivos por COVID-19

El Club Deportivo Guijuelo ha anunciado este viernes tres nuevos casos positivos por COVID-19. El conjunto chacinero realizó esta mañana una nueva ronda de...

Los salmantinos Mar Castellanos y Juan Fortea, en el equipo de coordinación de la Sociedad Española de Neurología (SEN)

Durante los dos próximos años, los doctores Mar Castellanos y Juan Fortea serán los coordinadores en la Sociedad Española de Neurología, encargados...

Brote de coronavirus en el Hospital Clínico con seis pacientes y tres profesionales afectados

Los Servicios Epidemiológicos de Junta de Castilla y León en Salamanca han declarado un brote activo de la COVID-19 que afecta, actualmente,...

La Junta cierra, desde este miércoles, el interior de la hostelería, centros comerciales y gimnasio en Salamanca

EUROPA PRESS/ El gabinete de crisis frente a la COVID-19 ha acordado proponer mañana, en una reunión extraordinaria del Consejo de Gobierno,...

Cuando llega la jubilación, surgen nuevas aficiones, tareas con las que ocupar las horas vacías, antes dedicadas al trabajo. Hay quien aprovecha para desarrollar una vocación latente durante décadas; otros, se sorprenden al descubrir una destreza desconocida. Así, unos se inician en el deporte, otros potencian sus habilidades culinarias, hay quien desarrolla su imaginación, convirtiendo un trozo de madera en hermosas esculturas; y los más solidarios, dedican su tiempo a los demás, a través de acciones de voluntariado.

Pues bien, a Juan Manuel Hernández lo que le gusta es hacer poesía. Escribe cuando la musa lo visita, de esto hace ya 30 años, ahora tiene 81. Esa actividad literaria se ha materializado en un libro, “escrito a máquina, esto del ordenador no es para mí”—confiesa—; un libro que está abierto, pues en cualquier momento aparece un nuevo sentimiento o emoción que llevar al papel. “Escribo cuando me sale de dentro. No pienso un tema y le doy vueltas, al revés. Me viene la idea y entonces voy corriendo y la plasmo. Tengo esa habilidad, que de joven no me salía”.

“Escribo cuando me sale de dentro”

Sus versos, cuidados en métrica y en rima, están dedicados a todos y todo aquello que ha dado forma a los capítulos de su vida. Su esposa Rosario, por supuesto. A ella ha dedicado numerosos poemas, “tengo uno sobre el día que nos conocimos y otro al cumplir los 50 años de matrimonio”.

Pero el primero de todos sus versos los compuso una tarde de verano en el pueblo, sentado en la calle. “Es curioso, estábamos tan a gusto y llegó un profundo hedor a purines de alguna granja. Eso me hizo sentir la importancia del olor en los recuerdos y escribí ‘Los olores de mi pueblo’, claro omitiendo la parte desagradable”.

Después llegaron otros poemas vinculados a momentos importantes, como el del trágico suceso del fallecimiento de su cuñada, la hermana de Rosario, siendo muy joven. “Aquel día, con tanto dolor y rabia dentro, sentí que tenía que escribirlo, imagino que fue el modo que encontré para aliviar tanta pena. Además, era un modo de recordarla siempre”, afirma.

También hay poesía para su pueblo, Lumbrales; sobre sus árboles, sus gentes, sus fiestas, sus tradiciones… los toros, por supuesto. Conocido en el pueblo su don para expresar en verso, cada año deja su impronta en el libreto del programa de las fiestas de agosto.

Y si hay un tema especial, por lo que supuso en su vida, ese es el del accidente aéreo que sufrió en un vuelo militar. Juan José Hernández fue controlador aéreo y radiotelegrafista de tripulación aérea en Matacán. En uno de los trayectos, entre Getafe y Albacete, se estropearon los tres motores del avión y quedaron a merced de la suerte y de la pericia del piloto. “Aquel día vi muy cerca la muerte, fue un milagro que nos salvásemos. El piloto decidió descender con el avión en vertical y, gracias a la suerte, encontramos un campo de trigo llano, sin agujeros ni piedras que entorpecieran en aterrizaje”.

Ese milagro tiene un extenso poema con el que da fe de lo ocurrido, la crónica de un suceso que marcó su vida. Junto a los versos, la foto en blanco y negro de Juan José y otro miembro de la tripulación junto a la nave, después de aterrizar. “Curiosamente apareció un fraile que nos tomó unas fotos y nos atendió”. Y así, uno a uno, plasma sus recuerdos, sus penas, hazañas y alegrías y las relata a los suyos con la música de la rima, que siempre cala mejor.

Más Noticias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimas noticias

Importante triunfo del Plásticos Durán Villares

El Plásticos Durán Villares ha conseguido una importante victoria ante el invicto del grupo B, Levidrio Villacelama RDL, correspondiente a la sexta jornada (en...

Lolo Escobar comienza su etapa al frente del Salamanca UDS con un empate ante el Depor

Casi tres meses ha tenido que esperar el Salamanca UDS para volver a sumar algún punto, algo que ha logrado en el estreno como...

Triunfo del Salamanca UDS Femenino B y amargo empate del Santa Marta

Santa Marta 4 – 4 Olímpico de León B La Unión Deportiva Santa Marta ‘pinchó’ en su partido del sábado ante el Olímpico de León...

Uso de cookies

De conformidad, tras la entrada en vigor de la Ley 9/2014 General de Telecomunicaciones y su afectación en el artículo 22 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web-, propias y de terceros, con la finalidad de recabar información de entrada o identificación de usuarios; reproducción y carga de formularios y/o plug-in de contenido; publicitarias; estadísticas; entre otras.

ACEPTAR
Aviso de cookies