“En algunas ciudades de Australia es difícil respirar”

Los incendios que asolan Australia ya han arrasado 10 millones de hectáreas y han puesto en peligro el futuro de al menos 327 especies protegidas de animales y plantas

Manifestación celebrada en Canberra, Australia, el pasado 10 de enero. Fotografía: Stephen Smith.
Manifestación celebrada en Canberra, Australia, el pasado 10 de enero. Fotografía: Stephen Smith.

Cinco meses después de que se detectaran los primeros focos activos, las llamas continúan devorando la costa este y sur de Australia. Desde el pasado mes de septiembre, los incendios forestales ya se han cobrado la vida de 32 personas y más de mil millones de animales. Tras la bajada de las temperaturas registrada a mediados de enero, durante los próximos días se prevé, de nuevo, la llegada de la lluvia. Sin embargo, y a pesar del respiro que promete la predicción meteorológica, los estragos que ha causado esta catástrofe natural ya son más que patentes para la población.

“Algunos de mis familiares y amigos han perdido sus casas rurales debido a los incendios que asolan el país y en ciertas ciudades es difícil respirar por el humo”, comenta Tristan Guy, australiano afincado en Salamanca desde hace siete años. “A pesar de que mis parientes más cercanos residen en Canberra, donde sus vidas no corren peligro, la preocupación se ha generalizado por todo el territorio. Este año los incendios se están produciendo más tarde, por lo que el riesgo es mayor. Lo que está sucediendo es terrible y las consecuencias permanecerán durante mucho tiempo. Nuestra flora y fauna son muy importantes, no solo para el turismo, sino también para un ecosistema que se ha visto seriamente afectado”, añade.

“Este año los incendios se están produciendo más tarde, por lo que el riesgo es mayor”

Un ejemplo de ello son los vídeos que se han hecho virales en los que se puede ver a voluntarios rescatando koalas. “Tras ellos se esconde algo realmente preocupante y es que los incendios han cambiado el comportamiento de esta especie. No es normal que se acerquen al humano pero, al sentirse en peligro, actúan de otra forma”, comenta Guy sobre las imágenes que vemos al otro lado del planeta.

“A pesar de que se han propagado ‘fake news’ por la web, la cobertura que se ha realizado sobre esta catástrofe en todo el mundo me ha sorprendido. Ha sido mucho más amplia de lo que creía e, incluso, se han llevado a cabo recaudaciones con el objetivo de obtener fondos para ayudar a los afectados”, asegura.

Críticas al primer ministro

Manifestantes piden la dimisión del primer ministro.
Manifestantes piden la dimisión del primer ministro de Australia. Fotografía: Stephen Smith.

En lo que se refiere a las medidas que se están llevando a cabo desde el Gobierno del país, Guy alude a una inanición ante los incendios y ante al cambio climático. “No se están implementando las investigaciones que se han realizado para sofocarlos”. Esta misma opinión la comparten miles de sus compatriotas, que se manifestaron el pasado 10 de enero en Canberra para pedir la dimisión del primer ministro, Scott Morrison.

Mientras tanto, las llamas ya han arrasado 10 millones de hectáreas, una superficie equivalente al tamaño de Hungría, y han puesto en peligro el futuro de al menos 327 especies protegidas de animales y plantas.

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*