El verano, un filón para las empresas dedicadas al ocio

Los negocios de alquiler de atracciones de feria, de venta de artículos pirotécnicos y de impresión de camisetas, además de los profesionales del espectáculo como orquestas y magos, facturan la mayor parte de sus ingresos durante la época estival

Los castillos hinchables son habituales en las fiestas de los municipios salmantinos.
Los castillos hinchables son habituales en las fiestas de los municipios salmantinos.

Cada año, la provincia de Salamanca se viste de fiesta durante los meses de julio, agosto y septiembre. Municipios como Carbajosa de la Sagrada, Santa Marta de Tormes, Cabrerizos y Villares de la Reina honran a sus patrones ofreciendo un completo programa de actividades adaptado a todos los públicos. Desde castillos hinchables y actuaciones de magia para los más pequeños, hasta espectáculos de tauromaquia y verbenas, las localidades se convierten durante días en el epicentro de la región, atrayendo a miles de personas.

Esta elevada tasa de visitantes concentrada en un breve lapso temporal se traduce en importantes beneficios económicos tanto para los negocios locales del sector hotelero y de restauración, como para las empresas salmantinas encargadas de la gestión de este tipo de eventos. Y es que según confirman los propietarios de estas últimas, buena parte del índice de ingresos anual se registra, precisamente, durante el verano.

Ejemplo de ello son las compañías dedicadas al alquiler de atracciones de feria. A pesar de que los servicios que ofrecen están presentes en numerosos eventos de carácter público y privado a lo largo del año, por lo que no se puede hablar de una estacionalidad del sector, lo cierto es que las fiestas patronales marcan un repunte en la demanda.

Un buen indicativo de esta realidad es la presencia habitual de toboganes de agua, castillos hinchables, rocódromos y camas elásticas durante las jornadas festivas. Como afirman fuentes de la gerencia de Divertilandia Park, empresa situada en Aldeatejada, los ingresos obtenidos durante la época estival constituyen un 50 por ciento de la facturación recaudada en un ejercicio. Un porcentaje que es más elevado en el caso de Arte Charro Espectáculos, llegando a alcanzar el 80 por ciento, gracias a los cerca de 150 espectáculos que ofrece entre abril y octubre. Entre su amplio catálogo de prestaciones, destacan aquellas con una temática taurina, como los concursos de recortes y los carretones, las cuales cuentan con una gran acogida por parte del público charro.

Sin embargo, estos negocios no son los únicos beneficiados por una temporada en la que las ferias se suceden cada fin de semana. De acuerdo con Andrés Mozos, propietario de Supercopy Salamanca, la venta de prendas y accesorios personalizados dirigidos a las peñas representan un 20 por ciento de los ingresos anuales que genera el negocio.

Orquesta Kronos, durante una actuación.
Orquesta Kronos, durante una actuación.

En esta gama de productos, que recibe el 90 por ciento de los pedidos gracias a las fiestas patronales, el artículo estrella continúa siendo la camiseta, con cientos de unidades vendidas. No obstante, en los últimos años, los encargos se han extendido a otras prendas como petos, sudaderas básicas y con capucha, polos o pañoletas. Cabe destacar, también, el crecimiento de la demanda de las pulseras como identificativo de las diferentes agrupaciones festivas. “Se trata de un producto exclusivo, elaborado con poliéster y al que se le graba el texto o la imagen que el cliente desee. Generalmente, suelen ir a juego con la camiseta de la peña que corresponda en cada caso”, explica Mozos sobre este nuevo accesorio del que se venden miles de unidades cada verano.

En la línea textil, el sector de los disfraces también ha encontrado un nicho de negocio en las celebraciones populares salmantinas. Como afirma Enrique García, propietario de la tienda ‘El Barato’ situada en la calle Zamora y a la que avalan más de siete décadas de trayectoria, la época estival se caracteriza por un volumen significativo de ventas, que incluso supera a las cifras registradas en Halloween. “Durante las fiestas de los municipios, notamos un incremento en la demanda, sobre todo, de los disfraces de animales, bañistas o bebés, a los que se suman las modas específicas que van surgiendo cada año. Eso sí, los compradores suelen decantarse por modelos económicos, con un rango de precios que oscila entre los 10 y los 15 euros, comenta.

A ello se suma un repunte en la compra de artículos decorativos y festivos como banderas, banderines o cañones de confeti, también conocidos como kabukis. La mayor parte de los mismos son adquiridos por los ayuntamientos para engalanar sus calles y plazas.

Profesionales del espectáculo

Además de las empresas dedicadas al ocio, las jornadas de ferias y fiestas también suponen una oportunidad de negocio para otros profesionales del espectáculo como orquestas, magos o compañías teatrales.

En cuanto a las actuaciones musicales, la orquesta Kronos es una de las más destacadas de la provincia. Esta agrupación formada por más de una decena de profesionales, realiza en torno a unas 150 actuaciones anuales, de las cuales el 75 por ciento se lleva a cabo entre principios de julio y la última semana de septiembre. De ellas, cerca de la mitad tiene lugar en localidades salmantinas, a diferencia del 50 por ciento restante que acontece en provincias limítrofes como Zamora, Ávila o Cáceres. Cada año, miles de espectadores disfrutan de estos shows, para los que se requieren meses de preparación y ensayos.

 “El 60 por ciento de las actuaciones que realizo tiene lugar entre abril y octubre”

Con unas cifras similares, la magia es otra de las actividades que nota el efecto de las fiestas patronales. En palabras del mago Toni Rivero, una de las figuras con más renombre de la capital del Tormes, “el 60 por ciento de las actuaciones que realizo tiene lugar entre abril y octubre”, afirma. La mayor parte de las mismas están enfocadas a un público familiar a petición de los gobiernos municipales, lo que en palabras del artista “supone un reto, ya que el objetivo es ofrecer un espectáculo de entretenimiento adaptado tanto a niños como a adultos”.

El mago salmantino Toni Rivero, en una de sus actuaciones.
El mago salmantino Toni Rivero, en una de sus actuaciones.

Al margen de estos eventos, Rivero mantiene su actividad laboral durante todo el año, llevando su ilusionismo hasta diferentes rincones de la geografía española en fiestas privadas, certámenes de magia e inauguraciones de negocios.

De esta forma, y como apuntan las cifras en cuanto al aumento de la demanda de ocio durante la época estival, diferentes empresas y profesionales del sector registran buena parte de sus ingresos en consonancia con las fiestas patronales de las diferentes localidades salmantinas, a pesar de que su actividad se mantenga a lo largo de todo el año.


Ingresos

Los beneficios que genera la venta de pirotecnia en Salamanca, según los datos facilitados por la empresa La Traca, único proveedor actual de este tipo de artefactos en la provincia, giran en torno a los 100.000 euros anuales, de los cuales 20.000 se facturan durante la época estival. Las cifras a nivel nacional ascienden a millones de euros.

Ventas al por mayor

Los ayuntamientos de los municipios salmantinos son los mayores compradores de artículos pirotécnicos durante el verano, con la compra de cohetes y fuegos artificiales. petardos Durante los meses de julio, agosto y septiembre, se registra en Salamanca un aumento en la venta de petardos y humo de colores, la mayor parte adquiridos por particulares.

Premiso

El pasado mes de junio, la Junta de Castilla y León anunció la entrada en vigor de una nueva norma que exige a las personas que lancen cohetes estar en posesión de un carnet que los acredite como Consumidores Reconocidos como Expertos. Para ello, deben recibir un curso de formación que, por el momento, no se imparte en la comunidad autónoma.

Precauciones

Como advierte la Comisión para la Seguridad de los Productos de Consumo de los Estados Unidos, el uso de artículos pirotécnicos puede conllevar ciertos riesgos, por lo que debe realizarse en espacios abiertos y bajo la supervisión de un adulto. Además, es importante recordar que nunca se debe tratar de encender nuevamente fuegos artificiales que no se prendieron del todo

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*