“El trabajo me da estabilidad, bienestar e independencia”

Jesús Rodríguez desempeña su labor como jardinero en la zona de La Platina, una oportunidad que le surgió gracias a la formación dual (teoría y prácticas remuneradas) que aprovechó de la asociación Asprodes, que se encarga de, entre otros menesteres, tender puentes entre las personas con discapacidad y el mundo laboral

Jesús Rodríguez, una mañana de trabajo. FOTO: DGRATIS Salamanca.
Jesús Rodríguez, una mañana de trabajo. FOTO: DGRATIS Salamanca.

Jesús Rodríguez González tiene 34 años y lleva casi cinco meses trabajando. No es la primera vez que lo hace pero a él le cuesta acceder a un puesto laboral algo más que al resto de personas. El motivo —para algunos— es su discapacidad intelectual. “Dicen que no valemos. No sé en qué se basan para afirmarlo o de dónde se lo sacan”, apostilla Jesús.

Este salmantino, todas las mañanas a eso de las ocho, pone un pie en La Platina para ocuparse de las zonas verdes. Si tiene que abonar, lo hace; si tiene que sulfatar, desbrozar… también. Cuida al detalle de que los parques y zonas ajardinadas de la ciudad permanezcan lo más sanas y vistosas posibles. La gran diferencia con el resto de personas que no pueden hacer este trabajo estriba en la formación.

Y es que para que el joven pudiera dedicarse a estos menesteres ha tenido que estudiar. Concretamente, se formó en «Actividades Auxiliares en Jardines, Viveros y Centros de Jardinería», curso que realizó en las instalaciones de El Arca. También adquirió conocimientos en «Habilidades Personales para la Autonomía». Planes de estudios que alcanzan casi los tres años y combinan la formación —con los respectivos exámenes— y las clases prácticas.

Volver a la situación de desempleado sería para Jesús un nuevo impasse en su vida. “No quiero estar en paro. Quiero trabajar como cualquier otra persona, porque me da estabilidad, independencia, bienestar y solvencia económica para ganarme la vida”, zanja. Y es que, aclara, que de ayudas “no se vive ni se crece personalmente”. Lo que desea Jesús es que le valoren por el trabajo que realiza cada día. Además, tiene un objetivo muy claro: quedarse en El Arca.

Un día al salmantino, habitual del centro ocupacional de Asprodes, un monitor le recomendó que echara el curriculum… “Y me salió esta oportunidad que no voy a dejar escapar”.

Ya había trabajado en este ámbito pero alude que esta empresa es “una de las mejores” y donde “mejor” va a poder desarrollarse. “Me han acogido muy bien, no tengo queja, no he visto ningún tipo de discriminación y creo que he encontrado mi sitio. Ahora, sólo hace falta que tenga suerte y haya una plaza para mí. Aquí está la oportunidad y voy a aprovecharla”, concluye.

Impulso al empleo
Asprodes Plena inclusión Castilla y León tiene su razón de ser en mejorar la vida de las personas con discapacidad y sus familias. De ahí, que la inserción laboral sea una de las materias por las que trabaja. A finales de noviembre, el Ayuntamiento, a través de un concurso de mantenimiento de jardines en reserva de mercado, otorgaba la gestión o adjudicación de un porcentaje en las empresas para que éstas contraten a trabajadores de difícil empleabilidad. El concurso lo ganó Asprodes.
Así, el Ayuntamiento de Salamanca financiará con unos 333.000 euros al año para que personas con algún tipo de discapacidad puedan ser contratadas, un puente de ayuda como el que se ha tendido a Jesús Rodríguez. Durante seis años, Asprodes promocionará a sus usuarios para que se encarguen del acondicionamiento de jardines en La Platina y colegios públicos; además de los espacios con los que ya contaban años atrás, por la zona de Chamberí, Lasalle o campus deportivos como El Helmántico.

Si antes contaban con 21 personas con discapacidad intelectual o enfermedad mental dedicada a estos menesteres, ahora, podrán hacerlo extensible a 30 trabajadores. Una de las vías para poder llevar a cabo esta actividad es el sistema de formación dual (prácticas remuneradas combinadas con clases teóricas).

La asociación ofrece un servicio de intermediación laboral en colaboración con los servicios públicos de empleo, cuyo objetivo es mejorar la empleabilidad de los destinatarios de las acciones mediante un conjunto de apoyos que potencien las capacidades de los jóvenes con discapacidad. Así, el equipo de Asprodes se encarga de facilitar a las empresas la persona más adecuada para un puesto de trabajo en concreto, con un seguimiento previo y posterior a la contratación.

Juan Recio, gerente de Asprodes.
Juan Recio, gerente de Asprodes.

Con la subida del salario mínimo a 900 euros, se le plantea a la entidad un nuevo reto; que no tengan que prescindir de nadie.

Asprodes se encuentra inmersa, además, en proyectos para “mejorar los servicios en el medio rural, viviendas tuteladas y apoyar a personas en todos los servicios necesarios hasta el final de sus días, sin que tengan que acudir a una residencia de mayores”; tal y como señaló a este periódico el gerente de la entidad, Juan Recio.

El equipo de Aviva y Adas-Asprodes se hacen con el Campeonato Nacional de Pádel Adaptado

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*