Dos rutas para disfrutar del enoturismo en Salamanca

Los trayectos enoturistas de Las Arribes del Duero y el de la Sierra de Francia permiten al viajero degustar caldos de gran calidad, que ostentan el título de Denominación de Origen Protegida, al tiempo que descubren un paraje único

Fotografía de la ruta enoturista Sierra de Francia, cedida por la Diputación de Salamanca.
Fotografía de la ruta enoturista Sierra de Francia, cedida por la Diputación de Salamanca.

El microclima mediterráneo, acompañado de los suelos pizarrosos y graníticos, hacen de la provincia de Salamanca el lugar idóneo para el cultivo de la vid. Estas características singulares han dado como resultado grandes caldos con Denominación de Origen Protegida, que pueden disfrutarse gracias a la ruta enoturista de Las Arribes del Duero y a la de la Sierra de Francia.

Vino de Las Arribes del Duero.
Vino de Las Arribes del Duero.

Con una extensión de 180 kilómetros de cañones fluviales, en un oasis alejado de los núcleos urbanos, la ruta enoturista de Las Arribes del Duero transcurre entre las provincias de Salamanca y Zamora, en la frontera con Portugal. Desde San Felices de los Gallegos hasta Gamones, el visitante puede descubrir un vino de marcado carácter gracias a la preservación de las variedades autóctonas, como la Juan García y la bruñal, o la bastardillo chico y la puesta en cruz.

Por lo general, equilibrado y brillante, las catorce bodegas inscritas en el Consejo Regulador de la Denominación de Origen producen vinos tintos, rosados y blancos, con un fuerte componente aromático. A lo largo del trayecto, los amantes del enoturismo disponen de una gran cantidad de alojamientos, bodegas, enotecas, asociaciones, oficinas de turismo y restaurantes, además de diferentes propuestas de ocio temático, que logran convertir a la experiencia en un acontecimiento inolvidable.

A ello se suma la nueva incorporación a la ruta de una señalización inteligente, que permite al viajero consultar la oferta turística, reservar, construir recorridos a medida y compartirlos en redes sociales o mediante el uso de las últimas tecnologías: Beacons, NFC y códigos QR.

Una de las vides productora en la Sierra de Francia.
Una de las vides productora en la Sierra de Francia.

Por otra parte, la ruta Sierra de Francia se encuentra ubicada al sureste de la provincia de Salamanca. Integrada en la Reserva de la Biosfera de las Sierras de Béjar-Francia y el Parque Natural de Las Batuecas, ofrece un sinfín de opciones para descubrir, a través de sus vinos, la excepcional naturaleza, arquitectura popular, gastronomía y cultura de la comarca.

La denominación vinícola ‘Sierra de Salamanca’, es la última Denominación de Origen Protegida aprobada en España. Caracterizada por ser una de las más pequeñas, cuenta con una zona de producción de unos 500 kilómetros cuadrados. Entre las variedades principales destacan la rufete, la garnacha tinta y el tempranillo, también conocidas como calabrés y aragonés, respectivamente.

La DOP está formada por ocho bodegas y setenta viticultores, que siguiendo la larga tradición vitivinícola iniciada por los romanos, elaboran caldos ligados a la tierra.

Aula interpretativa del vino de Tierra del Vino y La Armuña

La Casa del Canónigo, edificio construido en el siglo XVIII en Parada de Rubiales, alberga este moderno centro dedicado a la cultura del vino. El edificio fue levantado por orden de D. Pedro Lorenzo Ramos, canónigo de la Catedral de Oviedo y Maestrescuela de su Universidad, en la época en la que el municipio llegó a convertirse en uno de los principales proveedores de vino para la capital.

El Centro contiene paneles informativos y audiovisuales sobre la historia del vino y las bodegas tradiciones, además de una sala de catas completamente equipada. También cuenta con el Centro de Recepción de Visitantes, donde se muestran los recursos turísticos de la comarca, y un Punto de Información Turística con acceso a Internet.

Museo del vino y de los destilados

El Museo del vino y de los destilados, situado en la localidad salmantina de Villarino de los Aires, se levantó sobre una antigua destilería de aguardiente. En él se puede conocer todo el proceso de destilación a través de la maquinaria original, usada para la creación del aguardiente, como alquitaras y alambiques, mediante el conocido como sistema portugués o de arrastre de vapor. Este espacio cuenta, además, con una muestra de paneles informativos, fotografías y audiovisuales que hablan del proceso de destilado, así como del proceso de cultivo de la uva y su importancia para la comarca de las Arribes.

El recorrido se completa con la Bodega de Amable, construida en el siglo XVI y ampliada posteriormente. Se trata de una bodega privada de enorme interés etnográfico y arquitectónico, donde la cava es también el hogar de pequeños murciélagos.

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*