Ya se puede operar con ‘bitcoin’ en Salamanca

La ciudad de Salamanca se adapta a los nuevos sistemas financieros que operan con criptomonedas, gracias a la instalación de cajeros para ‘bitcoin’ y la incorporación de servicios de compra-venta de esta moneda en establecimientos de informática

Imagen del cajero instalado en el hall del Centro Comercial El Tormes, para la compra-venta de ‘bitcoin’.
Imagen del cajero instalado en el hall del Centro Comercial El Tormes, para la compra-venta de ‘bitcoin’.

El Centro Comercial El Tormes cuenta, desde hace unas semanas, con un cajero para realizar transacciones con bitcoin. No es el único punto en la ciudad donde se puede negociar con esta ‘criptomoneda’, pues en los último años, algunos establecimientos dedicados al desarrollo informático han incluido entre sus servicios la ventana a este sistema financiero, que aún resulta desconocido para la mayoría. En la avenida Filiberto Villalobos, el centro Yottatech, lleva ya un tiempo ofreciendo a sus clientes la posibilidad de comprar y vender bitcoins. “El mínimo son 20 euros y, el máximo por persona y día, 1.000 euros”, comenta Guadalupe Gorjón, responsable del establecimiento. La mayor parte de sus clientes son hombres entre 30 y 40 años, aunque confiesa que todavía son pocos los que optan por esta moneda “no tengo datos de los clientes pues se opera con códigos, que es lo que facilitamos desde aquí”.

José David Vicente, doctor en Economía, profesor del Departamento de Administración y Economía de la Empresa y miembro del Instituto Multidisciplinar de Empresa (IME) de la Universidad de Salamanca.
José David Vicente, doctor en Economía, profesor del Departamento de Administración y Economía de la Empresa y miembro del Instituto Multidisciplinar de Empresa (IME) de la Universidad de Salamanca.

Lo cierto es que, a pesar de que este modelo financiero fue creado en 2009, su adopción está lejos del gran público y se reduce a expertos en las finanzas, informáticos, grandes especuladores y también nacionales de países donde su moneda se ha devaluado, como en el caso de los venezolanos. En este país, el bitcoin se ha convertido en la moneda de cambio, dada la depreciación del bolívar.

A estas alturas del texto, se estarán preguntando qué es realmente un bitcoin y en qué consiste este sistema financiero. José David Vicente, doctor en Economía, profesor del Departamento de Administración y Economía de la Empresa y miembro del Instituto Multidisciplinar de Empresa (IME) de la Universidad de Salamanca, aclara que es un sistema financiero distribuido, propuesto en 2009 por un programador bajo el pseudónimo de Satoshi Nakamoto. No está emitido por ningún gobierno ni empresa.

La moneda, tal y como la conocemos ya no está avalada por el oro, como antiguamente, sino por entidades emisoras. Actualmente, son los gobiernos, a través de leyes, quienes determinan cuál es el tipo de dinero de curso legal. Pero son otras entidades, como los bancos centrales y las casas de la moneda, los que se encargan, primero, de regular y controlar la política monetaria de una economía, y segundo, de crear las monedas y billetes según la demanda y la necesidad de tener dinero físico y electrónico. Y pueden crear tanta como quieran y en el momento que quieran.

El valor del ‘bitcoin’ se sitúa en 3.800 dólares, muy por debajo de los 20.000 que alcanzó en 2018

Las crisis económicas que han azotado a la sociedades moderna han dejado al descubierto los fallos de este sistema. Las divisas emitidas por los bancos centrales son necesarias para que estos puedan aplicar políticas económicas concretas, con las repercusiones que pueden acarrear para miles de personas. Con pulsar una sola tecla pueden generar nuevos millones de euros en un ordenador que devalúen el poder adquisitivo de las personas.

El precio de un bitcoin lo determina todo aquel que quiera participar en su proceso de compra-venta, es decir, los propios usuarios. Ellos deciden siempre el precio del bitcoin, aunque influyen múltiples factores. El comercio de bitcoins permite distribuirlo y beneficiarse por ello. Los productores de bitcoins (denominados ‘mineros’) son los responsables del registro de las transacciones y, a cambio, reciben su recompensa en forma de nuevos bitcoins.

La compraventa de esta criptomoneda se produce a gran escala en plataformas de ‘trading online’ especializadas y optimizadas para el intercambio de moneda fiduciaria por bitcoins y otras criptomonedas.

Cuando otra oferta de venta coincida con la tuya, automáticamente, se hace la transacción. Esta operación de compra-venta hace, solo en esa plataforma, que el precio del bitcoin se fije al precio del intercambio realizado.

“Como medio de pago su uso está limitado por las enormes fluctuaciones de su valor”

Afirma José David Vicente que si por algo se caracteriza este sistema financiero es por su volatilidad. “Como medio de pago su uso está limitado por las enormes fluctuaciones de su valor. Tampoco resulta muy útil para el blanqueo de dinero porque las operaciones son perfectamente rastreables”.

A lo largo de su corta, pero intensa existencia, un solo bitcoin ha pasado de valer, literalmente, nada, a casi 20.000 dólares en 2018. Desde entonces el valor el de esta ‘criptomoneda’ ha ido en descenso. Al cierre de esta edición pasaba de los 3.405 dólares.

Los detractores de Bitcoin defienden que es algo que podría desaparecer en cualquier momento. Sin embargo, salta la duda si tenemos en cuenta que se trata de un sistema abierto, transparente, en el que trabajan profesionales altamente cualificados y capacitados. El precio del bitcoin llegará a valer lo que la gente esté dispuesta a pagar por él, comenta el profesor de la USAL, ya que, viene determinado por la confianza de sus usuarios, así como también por la oferta y la demanda en los mercados de intercambio. Actualmente, grandes franquicias internacionales que también operan en España ya admiten esta moneda como medio de pago. 

El C.C. El Tormes acoge una charla sobre Bitcoin este jueves 14 de marzo

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*