“Mi objetivo es clasificarme para las Olimpiadas de Tokio 2020”

La gimnasta de 15 años con sangre salmantina, Alba Petisco, se hizo con el oro olímpico de Juventud en Buenos Aires el pasado 12 de octubre y revela que hará todo lo posible para estar dentro del equipo en el Mundial de 2019 y conseguir un pase a Tokio 2020

Olimpiadas
Alba Petisco, durante una competición.

Con tan solo cinco años, Alba Petisco, daba sus primeros pasos en el mundo de la gimnasia artística. De sangre salmantina —de Villarino de los Aires—, Petisco tomaba conciencia de una disciplina que le ha hecho ganar multitud de reconocimientos: bronces, platas y oros; el último, en Buenos Aires el pasado mes de octubre.

“Comencé la gimnasia a los cinco años como un pasatiempo y poco a poco fui subiendo de nivel hasta llegar a entrar en el Centro de Alto Rendimiento. Pertenezco al Club Gimnástica Esplugues Les Moreres y, también, desde el 2013 compito con un club francés que se llama Gym Flip Beaucarie-Tarascon. Y, ahora, estoy en el TOP-12 de Francia que son los 12 mejores clubes”, asegura la joven natural de San Juan Despí (Barcelona) pero con orígenes en ‘la puerta de las Arribes’.

Olimpiadas
Alba Petisco, estudiante y gimnasta artística profesional.

Hace un mes, Alba puso rumbo a Buenos Aires para participar en los Juegos Olímpicos de la Juventud, evento que se realiza cada cuatro años y en el participan atletas de todo el mundo de entre 15 y 18 años. La salmantina de adopción compitió durante cuatro intensos días en suelo, salto, paralelas y barra para disputarse la final el 12 de octubre. Fue, vio y venció. Se trajo a casa un oro por equipos en la competición multidisciplinar, compuesta por deportistas de varios países, procedentes de South África, Ucrania, Rusia, Italia, Singapur, Vietnam y Francia.

“Es una recompensa por todos los años de sacrificio y de duro trabajo”

“Lo próximo que tengo es el Memorial Blume el día 1 de diciembre, certamen en el que compiten gimnastas de diferentes países. Y mi futuro reto a corto plazo es conseguir estar dentro del equipo en el Mundial de 2019 para conseguir clasificar para las Olimpiadas de Tokio 2020”.

El éxito de Alba no ha sido regalado, es el resultado de “mucho sacrificio, constancia, ganas y amor por la gimnasia”. “Entro al instituto por la mañana a las 8:00 hasta las 10:40. A las 11:00 empiezo a entrenar hasta las 14:00 horas. A las 15:00 voy otra vez a clase hasta las 17:10 y vuelvo a entrenar veinte minutos más tarde, hasta las 21:00”, revela Alba. “En total hago seis horas y media los lunes, martes, miércoles, viernes y sábados. Y los jueves hago solo tres horas por la mañana”. Así es el día a día de una deportista de élite, que con sólo 15 años aspira a corto plazo estar dentro del equipo en el Mundial de 2019 para conseguir clasificarse para las Olimpiadas de Tokio en 2020.

Olimpiadas
Alba Petisco, durante una competición.

No obstante, para situarse en la cresta de la ola tiene que dejar muchas cosas atrás. “Es difícil estar con mis amigos porque solo los veo cuando voy a Barcelona”, actualmente reside en Centro de Alto Rendimiento de Madrid. “Mantengo la relación por las redes sociales y mi familia vive en Barcelona”. Una familia que le presta, junto con sus entrenadores, apoyo incondicional. De hecho, al club le cuesta encontrar patrocinadores, razón por la cual sus padres le tienen que costear los viajes. “Las competiciones en las que represento a España las costea la Real Federación Española de Gimnasia”, revela.

Para traerse a casa el oro de Buenos Aires, Alba ha entrenado duro. “Lo empecé a preparar a mediados de agosto hasta el día 2 de octubre que fui”, comenta. A pesar del alto nivel con el que se competía en Argentina, Alba consiguió meterse entre los dieciocho mejores y acabó en la final en la décimo primera posición empatada con la décima. “Todo esto significa una recompensa que he conseguido por todos estos años de duro trabajo. Y los que me quedan para poder seguir mejorando”.

Premios

A pesar de su corta edad, 15 años, Alba Petisco ya tiene un caché. En su haber cuenta con diversos premios en varias modalidades de la gimnasia artística.

En los campeonatos de España consiguió en 2012 la plata en barra en nivel 2. En 2013, quedó campeona de España en la general, oro en potro y barra en nivel 2. En 2014, bronce en barra en nivel 5. En 2016, se alzó con el título de campeona de España en la general; oro, en paralelas y suelo; plata, en salto; y bronce, en barra en nivel 7. En este año 2018, subcampeona de España en la general; en barra y en paralelas en nivel 9.

Aunque fuera de las fronteras españolas, también ha conquistado el tapiz. En Francia en 2016, subcampeona por equipos en la División Nacional 1. En 2017, consiguió subir a subir a segunda división en el TOP-12. Y, en 2018, consiguió junto a su equipo la permanencia en la segunda división.

También se ha disputado varios internacionales como: Austria (en 2014, se posicionó en una nada desdeñable segunda posición y, en 2015, en cuarto lugar) y, Stuttgart (en 2016, consiguió ser la primera como gimnasta individual y, también, la primera por equipos).
En el europeo en 2018, la undécima por equipos. “En Bakú en 2018 quedé la décimo séptima y conseguí clasificar para Buenos Aires”, revela. “Y, en la liga Iberdrola, conseguimos pasar a primera división por equipos”.

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*