El legado de la cultura prerromana también está en Salamanca

Hace más de 2.500 años, el pueblo prerromano de los vetones levantó en Las Arribes salmantinas sus poblados fortificados, en pie hasta la actualidad, y que se conocen bajo el nombre de Territorio Vetón

Fotografía del Territorio Vetón cedidas por la Diputación de Salamanca.
Fotografía del Territorio Vetón cedidas por la Diputación de Salamanca.

La Península Ibérica se encuentra salpicada por numerosas muestras que recuerdan al paso de la cultura prerromana por nuestro país. Su legado, en parte presente en nuestros tiempos, tiene una de sus representaciones más enigmáticas en la provincia de Salamanca, concretamente, en Las Arribes, donde se encuentra el conocido como Territorio Vetón. Su nombre proviene del pueblo prerromano de los vetones, quienes eligieron estas tierras hace más de 2.500 años para asentarse.

Allí construyeron sus poblados fortificados, también denominados castros, y los rodearon de enormes murallas y campos de piedras hincadas para mejorar la defensa. En ningún lugar se conoce tal concentración de pequeños castros, fenómeno que hoy por hoy constituye un misterio.

Actualmente, su herencia, todavía en pie, se ha convertido en una ruta cultural y de ocio con dos circuitos: el de Lumbrales y el de Yecla de Yeltes. En ambos municipios se localizan dos de los yacimientos arqueológicos más espectaculares de España y Portugal: el Castro de Las Merchanas y el de Yecla la Vieja.

Castro de Las Merchanas

Este primer itinerario arranca en la villa de Lumbrales, en la Casa del Conde, donde se ubica el Centro de recepción de visitantes del Territorio Vetón. La Casa del Conde, en la que los viajeros pueden encontrar recursos didácticos que les permitirán adentrarse en las particularidades de la cultura castreña, está custodiada por un verraco conocido en la localidad como el burro de la Barrera.

El Castro de Las Merchanas y el de Yecla la Vieja son dos de los yacimientos más espectaculares del país

A través de un recorrido musealizado que conduce hasta el Castro, los amantes de la naturaleza se toparán con miradores y estaciones interpretativas. Además, junto a los chozos tradicionales y las encinas, se encuentran numerosos cercados, algunos de gran altura y extensión, como los que enmarcan la calleja Malpica.

El Mirador del Castro cuenta con una estación informativa sobre los vetones y sobre el paisaje en el que se asentaron. Desde este punto se tiene ya una primera panorámica del poblado. El recorrido continúa hasta orillas del río Camaces, donde un viejo molino, hoy restaurado, y el puente transportan al turista hasta el antiguo poblado vetón.

El Castro de Las Merchanas conserva prácticamente íntegro todo su recinto amurallado, abarcando más de cinco hectáreas de superficie. Fue declarado Bien de Interés Cultural en 1931. La muralla y las puertas romana y vetona son algunos de los atractivos de este yacimiento.

Castro de Yecla la Vieja

Este castro, también denominado como ‘El Castillo’, se localiza a un par de kilómetros al sur del pueblo de Yecla de Yeltes y constituye la fortificación prerromana más importante de la penillanura salmantina. Se trata de un poblado de larga ocupación, que fue levantado en torno al siglo V antes de Cristo por los vetones, y estuvo ocupado por ellos y sus descendientes hispanorromanos durante casi mil años.

Fotografía del Territorio Vetón cedidas por la Diputación de Salamanca.
Fotografía del Territorio Vetón cedidas por la Diputación de Salamanca.

El recorrido por este circuito comienza en la ermita de Santiago Apóstol, construida sobre una necrópolis tardorromana. A medida que se avanza en él, también permite descubrir la impresionante muralla de Yecla que llegó a alcanzar los 5 metros de altura. La necrópolis romana, donde se exponen varias tumbas construidas con lajas de granito; la puerta romana con sus grabados de animales; y el viejo poblado son otros de los elementos de interés del recorrido.

La puerta sur del Castro, cegada durante siglos, se encuentra ahora abierta al viajero. En ella se puede apreciar uno de los conjuntos de grabados más importante del Castro, en el que el caballo es el máximo protagonista. La muralla posee cientos de éstos misteriosos motivos.

Diferentes grabados, el molino del Varlaña, el campo de piedras hincadas construido por los vetones para protegerse de los ataques de la caballería y la ermita de Nuestra Señora del Castillo son otros puntos de relevantes en la visita.

Museos

El Centro de recepción de visitantes del Territorio Vetón es un edificio modernista, de estilo colonial portugués, que fue construido entre 1875 y 1877 para agasajar a la infanta Isabel, hija de Alfonso XIII, con ocasión de la inauguración del ferrocarril del Duero.

En el Yecla de Yeltes se encuentra el Museo del Castro de Yecla La Vieja. Este edificio presenta la cultura material y espiritual de los vetones a través de recursos audiovisuales y expositivos, y diferentes piezas arqueológicas originales. También se exhiben cabezas humanas esculpidas en piedra y vestigios de la posterior ocupación romana.

Curiosidades

El poblado de Yecla La Vieja, primero vetón y luego romano, fue ocupado después por los hombres de la Edad Media, quienes levantaron casas adosadas a la muralla y largos muros para encerrar el ganado. Se cree que los conflictos provocaron durante la repoblación de Ledesma en el siglo XII el abandono del asentamiento del Castro de Yecla La Vieja por la nueva aldea de Yecla, aunque en época de los Reyes Católicos se levantó una ermita dentro del recinto, la de Nuestra Señora del Castillo.

Localización de los yacimientos.
Localización de los yacimientos.

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*