El acceso al lugar en el que empezó todo comienza a ser una realidad

0
668

El alcalde de Salamanca, Carlos García Carbayo, ha visitado hoy el inicio de las obras de acondicionamiento de las laderas del Cerro de San Vicente, donde se conservan los restos de la aldea originaria de la ciudad que se desarrolló entre los siglos VII y IV antes de Cristo y al que los viandantes podrán llegar a pie a través de un nuevo e interesante recorrido.

El alcalde ha explicado que el Consistorio invertirá 1,5 millones de euros para convertir la zona más próxima al Cerro de San Vicente desde la Vaguada de la Palma, en una gran área verde que permitirá compatibilizar la función arqueológica de este espacio con la de parque urbano, espacio cultural y mirador de la ciudad,  integrado en el Conjunto Histórico declarado. En definitiva, en un espacio vivo en el que convivan los trabajos arqueológicos, las visitas de salmantinos y turistas y en el que se potencie su dimensión sociocultural.

En concreto, las obras se van a centrar en la creación de una pequeña plaza en la base del Cerro desde la que se accederá al mismo a través de unos senderos en rampa que se construirán sobre los bancales de la ladera, con áreas estanciales para disfrutar de las vistas y del descanso a lo largo del itinerario que comunicará con la plataforma superior. A lo largo de estos senderos peatonales se colocarán bancos y se plantarán nuevos árboles frutales. Asimismo, está prevista la señalización del recorrido con los hitos más significativos de este entorno, la iluminación del paisaje y la integración de los restos arqueológicos existentes en el mismo.

Escalera diseñada para el Cerro de San Vicente en Salamanca. Escalera diseñada para el Cerro de San Vicente en Salamanca. (Foto de ARCHIVO) 15/10/2019

Además, el Ayuntamiento iniciará la construcción de una nueva escalera de acceso al Cerro de San Vicente desde la Vaguada de la Palma, a través de la calle Puentecillo de la Alberca, uniendo las calles Empedrada y San Gerardo. Un proyecto que cuenta con un presupuesto de casi 180.000 euros y un plazo de ejecución de tres meses. Cabe destacar que la parcela sobre la que se acometerán los trabajos, de en torno a los 164 metros cuadrados, quedó en el año 2000 como un corredor entre las viviendas construidas entonces y un muro que delimita el Cerro de San Vicente.

Para que no sea una escalera monótona y peligrosa, los diferentes tramos cambiarán de posición y trazado (zigzagueante) que limita a doce el número máximo de peldaños en cada tramo. De esta forma, se consigue un itinerario más cómodo y más seguro para los usuarios completado con barandillas, pasamanos y quitamiedos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here