Antes de hacer deporte, revisa tu corazón

el cardiólogo Javier martín Moreiras recomienda hacer ejercicio físico para combatir las dos plagas del siglo: sedentarismo y obesidad; pero siempre con la garantía de haber pasado una revisión cardiológica

Corredores durante una carrera popular.
Corredores durante una carrera popular.

Antes de iniciar un largo viaje, llevamos nuestro vehículo al taller para tenerlo a punto. Periódicamente, las compañías de mantenimiento envían a nuestras casas a sus técnicos para que revisen el estado de la caldera. Si cuidamos el correcto funcionamiento de nuestro coche y vigilamos el estado de las infraestructuras de nuestro hogar, ¿por qué no hacemos lo propio con el motor de nuestro cuerpo, cuando lo vamos a someter a una actividad deportiva regular?, ¿por qué no revisamos nuestro corazón?

No lo hacemos. Es más, un porcentaje muy bajo de las personas que practican deporte regularmente conoce el estado de su corazón. Salta la alarma cuando a través de los medios de comunicación conocemos algún caso de muerte súbita durante carreras populares o maratones.
La patología cardiovascular, al igual que en la población que no practica deporte, es la causa más frecuente de muerte súbita. Entre el 74 y el 94% de las muertes no traumáticas ocurridas durante la práctica deportiva se deben a causas cardiovasculares.

El cardiólogo salmantino Javier Martín Moreiras.
El cardiólogo salmantino Javier Martín Moreiras.

“Seguro que muchas de esas desgracias se hubieran evitado si el corredor se hubiera realizado un chequeo previo”, comenta Javier Martín Moreiras, cardiólogo de la Clínica Cardiológica, Rehabilitación Cardiaca y Cardiología Deportiva. “Está demostrado, con estudios que lo avalan, que la plaga del siglo XXI tiene dos nombres: sedentarismo y obesidad. Para combatirlo, entre otros requisitos, el deporte es fundamental. Mejora la forma física y la resistencia, regula la presión arterial, ayuda a bajar y mantener el peso y a aumentar el tono y la fuerza muscular. También mejora la autoestima, reduce el estrés y las posibilidades de depresión, favorece el no aislamiento social o ayuda a descansar mejor. Son solo algunos de los beneficios del ejercicio físico. Pero lo que no debemos hacer es salir a correr de manera abrupta sin saber si lo puedes hacer”, recalca el cardiólogo.

Martín Moreiras recomienda un reconocimiento previo, tanto en niños como en adultos, antes de iniciar cualquier actividad física constante. “La cuestión es que no tenemos un reconocimiento previo tipificado. En nuestra clínica defendemos un modelo que se basa en tres pruebas: electrocardiograma, ecocardiograma y una exploración física”.

Debemos tener en cuenta, explica el experto, que a partir de los 35 años el riesgo de enfermedad coronaria es mayor. “En este grupo la prueba de esfuerzo es necesaria”. Asimismo, por encima de los 40 años comienzan a aparecer la arterioesclerosis, problemas que heredamos de nuestros padres y que se manifiestan a partir de esta edad “No podemos olvidar que los patrones familiares se repiten en las nuevas generaciones”, comenta Martín Moreiras.

Por otra parte, algunas de estas dolencias son asintomáticas y sólo a través de las pruebas antes mencionadas pueden ser detectadas. Por todo ello, la mejor inversión antes de calzarse unas zapatillas de deporte es pasar un chequeo, “no se trata de ser alarmistas, todo lo contrario, lo planteamos de manera positiva, con el objetivo de que podamos hacer deporte de manera segura y con todas las garantías”.

Es cierto, confiesan desde la Clínica Cardiológica, Rehabilitación Cardiaca y Cardiología Deportiva, que “ningún reconocimiento descarta todos los problemas, pero si realizamos un chequeo cada dos años, disminuye de forma importante el riesgo de traumáticos sucesos, como la muerte súbita”.

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*