Unidos para defender la memoria del Bretón

El pasado 29 de diciembre, se constituyó la Asociación Vecinal Bretón de Salamanca, en un acto en el que se manifestó la oposición al proyecto de edificación en el solar del antiguo teatro, presentado recientemente

Acto de presentación de la Asociación Vecinal Bretón de Salamanca, el 29 de diciembre.
Acto de presentación de la Asociación Vecinal Bretón de Salamanca, el 29 de diciembre.

Más de una década después de que diera comienzo el derribo del antiguo Teatro Bretón, los vecinos de la zona continúan velando por mantener el legado de lo que un día fue uno de los símbolos culturales de la ciudad. Con este objetivo, el pasado 29 de diciembre, se constituyó la Asociación Vecinal Bretón de Salamanca. Durante el acto de presentación, celebrado en torno a la estatua en honor al músico charro, Tomás Bretón, y coincidiendo con la fecha de su nacimiento, decenas de vecinos mostraron su firme oposición al proyecto de edificación presentado al Ayuntamiento en el solar del antiguo teatro. Ubicado en la calle Patio de Comedias, 5, actualmente es propiedad de la empresa Santher.

Los planos proyectan un edificio residencial dotado de cinco plantas, una entreplanta y cuatro sótanos. En palabras de la Asociación, esta construcción sería “muy lesiva para la zona de amortiguación del casco histórico considerado como Patrimonio de la Humanidad y afectaría gravemente al tráfico y a la calidad del aire.”

En este sentido, los vecinos ya han suscrito alegaciones en contra del proyecto ante el Consistorio municipal, además de mostrar su descontento a través de las redes sociales. Mediante estas acciones, reclaman que se ajuste y se adecúe al Plan General de Ordenación Urbana. Además, solicitan que se le otorgue un destino cultural a este emplazamiento, dando continuidad a una vinculación con el teatro que se remonta hasta el siglo XVI.

“Queremos preservar un espacio situado en un entorno muy sensible dentro del patrimonio de la ciudad”

“Queremos preservar un espacio situado en un entorno muy sensible dentro del patrimonio de la ciudad. Aunque esta preocupación vecinal ha sido el motor que nos ha impulsado a crear la Asociación, no nos ceñiremos únicamente a este propósito. Nuestra intención es estar a la altura para representar las necesidades e inquietudes del barrio”, asegura Mercedes Gabriel, presidenta del colectivo.

Así, la Asociación nace con el fin de preservar el entorno dentro del marco medioambiental, social, de sanidad, educativo, cultural, urbanístico, patrimonial y artístico de la zona, incluyendo el solar del antiguo Teatro Bretón. Para ello, se llevarán a cabo cursos y charlas, además de diferentes conferencias.

Por otra parte, persigue fomentar y promover todo tipo de actividades encaminadas a lograr la armonía, convivencia y solidaridad de los vecinos, dinamizando la vida del barrio e inmediaciones y contribuyendo a crear una identidad propia Bretón Centro. Finalmente, prestará su apoyo a los vecinos ante los organismos y poderes públicos para preservar su bienestar calidad de vida, además de actuar en el marco de la Federación de Asociación de Vecinos de Salamanca (FEVESA).

Todos aquellos interesados en formar parte del colectivo o que deseen ponerse en contacto con él, pueden hacerlo a través de la dirección de correo electrónico asociacionvecinalbreton@gmail.com o de sus perfiles públicos en Facebook y Twitter: @Asociación Vecinal Bretón.

La historia del Teatro Bretón

El Teatro Bretón antes de su demolición.
El Teatro Bretón antes de su demolición.

Construido a mediados del siglo XIX, y bautizado en 1890 como Teatro Bretón en honor al músico salmantino, este espacio fue diseñado por el arquitecto Tomás Cafranga. Sin embargo, según diferentes estudios, parece que en este emplazamiento existía en el siglo XVI otro teatro, denominado como Teatro del Hospital, al que se puede considerar como el más antiguo de los patios de comedia de Europa.

El Teatro Bretón fue el primer espacio en mostrar el cinematógrafo a los salmantinos, en organizar largas veladas festivas e, incluso, hizo las veces de cuartel general del Ejercito alemán durante la Guerra Civil. Después de la contienda, fue restaurado y ampliado. En el 2004, sus puertas cerraban para siempre. Cinco años más tarde, en mayo de 2009, los trabajos de demolición lo hirieron de muerte. La agonía se prolongó hasta agosto de 2010, cuando se finalizó el derribo.

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*