‘Cosmecéuticos’ la nueva generación de cosméticos

La ‘cosmecéutica’ es la cosmética de última generación, caracterizada por su alta capacidad bioquímica. Son productos de la cosmética que cumplen funciones terapéuticas o farmacológicas

La ‘cosmecéutica’ o dermacéutica, la llamada cosmética de última generación, es un sector en auge. Su principal característica es la concentración de principios activos. Con ellos, utilizados de manera profesional, se obtienen resultados estéticos muy efectivos.

Este sector es el de más rápido crecimiento dentro de la industria cosmética, con ventas que alcanzaron los 16.000 millones de dólares en el año 2010, según la firma de investigación Packaged Facts.

Los ‘cosmecéuticos’ incluyen productos para el acné, la caspa, el crecimiento del cabello, lociones para el cuerpo con extractos botánicos, cremas antioxidantes, inyecciones de colágeno, implantes y blanqueadores dentales. Pero, sin duda, los más populares son las cremas antiarrugas, muchas de las cuales contienen suero que reponen las células o propiedades para combatir el envejecimiento.

La tendencia de los tratamientos de belleza sin cirugía arrancó en EEUU a mediados de la década de 1990, cuando varios dermatólogos comenzaron a desarrollar sus productos y venderlos a sus pacientes.

La ‘cosmecéutica’ se aplica en rejuvenecimientos faciales y corporales. Mediante una buena preparación cutánea es posible solucionar muchos de los problemas que se encuentran los médicos plásticos, cosméticos o estéticos.

Gracias a esta nueva línea, se pueden evitar determinados problemas, como la hiper o hipopigmentación, la falta de elasticidad, la carencia del tono vital de la piel y la mala cicatrización, entre otras posibles complicaciones.

Cosmética/Cosmecéutica

Mientras que la cosmética sólo consigue ocultar, disimular o resaltar aspectos visibles de la piel o de la morfología de la misma y no son capaces de penetrar en el estrato córneo más profundo para afectar a las células de forma efectiva, los dermacéuticos o cosmecéuticos, con su elevada capacidad reconstructiva, sí lo hacen y actúan sobre los tejidos profundos de la dermis de una forma duradera. Los principios activos del ‘cosmecéutico’ liberan una concentración suficiente en la zona de la piel dónde se requiere que actúe, mientras que el producto cosmético no.

Algunos de los ‘cosmecéuticos’ más populares son la vitamina C; los alfahidroxiácidos como el ácido glicólico y el ácido salicílico; los retinoides (en la familia de los retinoides, se incluye el retinol y la tretinoína) y los factores de crecimiento.

La vitamina C mejora la textura de la piel y de la pigmentación gracias al efecto antioxidante. Previene el daño de los radicales libres y estimula la producción de nuevo colágeno.

Los alfahidroxiácidos mejoran la despigmentación y los cambios finos en la textura de la piel a través de una exfoliación. Inducen el recambio epidérmico acelerado, así como una respuesta inflamatoria moderada con la estimulación de la remodelación del colágeno.

Los retinoides se encargan de normalizar el pigmento y la epidermis, mejoran la textura de la piel inhibiendo las metaloproteínas que degradan el colágeno e incrementan el cambio epidérmico.

Los ‘cosmecéuticos’ son productos cosméticos. Como tales, se emplean de forma tópica con la finalidad para la cuales fueron formulados; siguiendo siempre, eso sí, las instrucciones del fabricante.

En Salamanca, el centro de estética Zen Beauty, en la calle Pinto, 15, proporciona a sus clientes tratamientos a través de esta nueva línea de cosméticos.

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*