“Las chicas no encuentran referentes en los libros de texto”

Después de toda una vida dedicada a la enseñanza de Lengua Castellana y Literatura en diferentes institutos de la geografía española, Trinidad Sánchez se ha embarcado en un nuevo proyecto para dar visibilidad a las mujeres en los manuales educativos

Trinidad Sánchez, vicepresidenta de 'El Legado de las Mujeres. Asociación del Profesorado en Castilla y León'.
Trinidad Sánchez, vicepresidenta de 'El Legado de las Mujeres. Asociación del Profesorado en Castilla y León'.

– ¿Qué es ‘El Legado de las Mujeres. Asociación del Profesorado de Castilla y León’?

– Se trata de una asociación que se ha constituido recientemente en la comunidad autónoma, aunque nació en octubre de 2018, y que persigue dar visibilidad a las mujeres en los contenidos de la ESO. Actualmente participan en ella dieciocho profesoras de ocho centros docentes de la provincia de Salamanca y dos de Segovia.

– ¿Cuál es su objetivo?

– Queremos fomentar la igualdad entre niños y niñas desde los primeros años de escolarización para erradicar las desigualdades que se fomentan desde el propio sistema educativo: los jóvenes, en especial las chicas, no encuentran referentes femeninos en los libros de texto de las materias que estudian.

– ¿Cómo surgió esta asociación?

– Nace como una continuidad al proyecto realizado hace ocho años por Ana López-Navajas, profesora de Lengua Castellana y Literatura de Enseñanza Secundaria e investigadora vinculada a la Universidad de Valencia, sobre la presencia de mujeres y hombres en los contenidos de los manuales escolares de primero a cuarto de ESO. Los resultados fueron desoladores: solo un 7,6% de presencia femenina. Tras la constatación de esta realidad, la profesora López-Navajas se ha dedicado a determinar una metodología de adecuación de materiales didácticos, a trabajar en grupos de innovación educativa para la creación de materiales bien definidos y, sobre todo, a elaborar una base de datos que esté al servicio del profesorado y de las editoriales. Todo ello para incluir a las mujeres en las áreas de la educación.

– ¿Cuál es la labor que se está llevando a cabo desde Castilla y León?

– En estos momentos, la base de datos está inacabada y, por tanto, no puede ponerse a disposición de posibles consultores para aprovechar el servicio que podía prestar. La finalidad del proyecto es contribuir a finalizar este trabajo para dotar a la educación de un necesario instrumento de intervención.

– ¿Cuál es su papel dentro de la asociación?

– Después de conocer el proyecto que realiza Ana López-Navajas en Valencia, y bajo su dirección, me he encargado, en Castilla y León, de crear y de coordinar los grupos de trabajo de las distintas áreas: economistas, matemáticas, escritoras, pedagogas y psicólogas. Junto con Mercedes Gómez Blesa, ensayista, poeta y profesora de Filosofía del IES Mariano Quintanilla de Segovia, soy vicepresidenta de ‘El Legado de las Mujeres’ en Castilla y León. La presidenta es Ana López-Navajas.

– ¿Cómo se materializará el proyecto?

– El trabajo que llevemos a cabo (selección de autoras, obras, actividades, etc.), después de ponerlo en práctica en las aulas y de validarlo, proporcionará instrumentos para la inclusión de mujeres escritoras, artistas, científicas, entre otras, en las distintas materias de los cuatro cursos de la ESO. Con ello queremos que las alumnas tengan referentes con los que identificarse en un momento vital muy decisivo, entre los 12 a 16 años.

– ¿Qué figuras femeninas sí están representadas y qué papel tienen en la historia?

– En los libros de texto aparecen, principalmente, Rosalía de Castro, Santa Teresa de Jesús y Emilia Pardo Bazán. Otras, como la dramaturga y poeta del Siglo de Oro, Ana Caro de Mallén, no tienen cabida. Teniendo en cuenta todas las que hay, es una estafa desde el punto de vista de la cultura.

La presidenta de la asociación, Ana López-Navajas, junto a otras participantes.
La presidenta de la asociación, Ana López-Navajas, junto a otras participantes.

– ¿Por qué cree que se da esta situación?

– Por la focalización androcéntrica. Muestra que la transmisión cultural que realizamos presenta la cultura, la ciencia y la historia como un constructo masculino donde las mujeres se encuentran excluidas. Incluso en un pasado muy reciente, se ha llegado a discutir si las mujeres tenían o no capacidad intelectual. Se nos ha discriminado.

– ¿De qué forma cree que esta falta de referentes femeninos en la educación influye a los jóvenes?

– Deja a nuestras estudiantes desposeídas de una tradición donde anclarse y desde la que autorizarse. Salen del sistema educativo considerándose ciudadanas de segunda por no ver reflejado su protagonismo histórico, cultural y científico. Esto ayuda a asentar la base de discriminaciones que van desde el techo de cristal hasta la violencia de género.

– ¿Cuál sería el escenario ideal que persigue esta asociación?

– Que la visibilización de las mujeres sea una realidad. Siempre habrá menos mujeres que hombres porque lo han tenido más difícil. Pero queremos que se reconozca su esfuerzo y sus aportaciones.

– ¿Qué acogida está teniendo este proyecto en los centros docentes en los que se está implantado?

– Lo cierto es que está siendo muy buena.

– ¿La asociación ha recibido apoyo económico de organismos públicos?

– Por el momento no, aunque es cierto que aún no nos hemos puesto en contacto con las instituciones de Castilla y León. También admitimos donaciones.

– ¿Cuáles son las perspectivas de crecimiento de la asociación?

– Muchas, cada vez somos más. Contamos con bastantes voluntarias, algunas de ellas, profesoras jubiladas. El perfil adecuado para el proyecto actual es el profesorado de Enseñanza Secundaria. Esta asociación está teniendo más acogida entre las mujeres que entre los hombres y nos gustaría que participaran porque, hasta ahora, no se ha sumado ninguno. En Andalucía, en cambio, hay más hombres que mujeres.

– ¿En qué otras comunidades está previsto que se implante?

– Sabemos que hay personas interesadas en todas las comunidades. El objetivo de la asociación es servir de plataforma para unir estos intereses y trabajar en la misma dirección. De ahí, el empeño en realizar la base de datos.

– ¿También se va a extender a otros niveles formativos?

– Sí, la intención es ampliarlo a enseñanza primaria y universitaria, pero más adelante.

– Usted va a llevar este proyecto hasta las aulas, ejerciendo como profesora honorífica colaboradora, una oportunidad que brinda la Consejería de Educación de Castilla y León con los docentes veteranos que desean seguir vinculados a la vida académica:

– Efectivamente, he sido nombrada profesora honorífica colaboradora durante el curso 2019/2020 en el IES ‘Vaguada de la Palma’ de Salamanca, centro donde me jubilé en septiembre de 2018.

“He hablado de las mujeres en los márgenes, tal y como han vivido ellas, marginadas”

– A nivel personal, ¿por qué decidió embarcarse en este proyecto?

– Decepciona y frustra mucho no poder explicar a las escritoras valiosas, porque no aparecen ni en los libros de texto ni en la programación. Yo, como seguramente otras personas, he hablado de las mujeres en los márgenes, tal y como han vivido ellas, marginadas. Por otra parte, a algunas no las he explicado nunca porque no las conocíamos, estaban relegadas al olvido. Lugar del que es necesario sacarlas.

– La asociación llega en un momento en el que el feminismo está de plena actualidad. ¿Cree que el impulso hacia la igualdad entre hombres y mujeres que se ha dado en los últimos años ha tenido que ver en el nacimiento de iniciativas de este tipo?

– En nuestro caso no, porque Ana López-Navajas comenzó en el 2011 y yo diría que el feminismo ha tenido un gran impulso en los últimos dos años con el movimiento Me Too y el caso de ‘La Manada’. Sin embargo, hay otras que sí han surgido a raíz de estos sucesos.

– ¿Qué papel juega la educación en alcanzar esta igualdad?

– Fundamental, por eso nació este proyecto. No solo se trata de educar en igualdad, sino también de mostrar que las mujeres han sido importantes a lo largo de la historia.

– ¿Cree que las nuevas generaciones serán testigos de esta igualdad plena?

– Costará, pero habrá cambios. Este proceso es lento, ya que hemos vivido muchos siglos de cultura androcéntrica.

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*