La Junta ofrecerá ayudas a los mayores de 55 años afectados por crisis empresariales

Una de las principales novedades incorporadas a estos programas es la flexibilización de requisitos para ampliar esta herramienta de protección y llegar a un mayor número de beneficiarios

Las ayudas están destinadas a los trabajadores mayores de 55 años que han perdido su puesto laboral como consecuencia de una crisis empresarial.
Las ayudas están destinadas a los trabajadores mayores de 55 años que han perdido su puesto laboral como consecuencia de una crisis empresarial.

Este miércoles, 28 de agosto, la Consejería de Empleo e Industria ha convocado una línea de subvenciones de 1,8 millones de euros, que tiene como objetivo paliar la situación económica de los trabajadores mayores de 55 años que han perdido su puesto de laboral como consecuencia de una crisis empresarial.

Esta ayuda, que se articula en dos modalidades diferentes y cuya convocatoria ha sido publicada en el Boletín Oficial de Castilla y León, está destinada, en primer lugar, a financiar las cuotas del convenio especial que firman con la Seguridad Social quienes deciden reforzar su cotización para su futura pensión de jubilación. En este caso, la Junta contribuye a financiar estas aportaciones con una cuantía de hasta 500 euros al mes durante un máximo de 24 mensualidades. Esta modalidad está dotada con 1,6 millones de euros.

Los potenciales beneficiarios son empleados que han perdido su ocupación en compañías inmersas en un proceso concursal o en situación de insolvencia. Entre los requisitos que deben cumplir figuran el de haber agotado la prestación contributiva por desempleo y acreditar una antigüedad mínima de tres años en la empresa de procedencia.

Cabe destacar que se mejora la cobertura del programa, al incluir a aquellos trabajadores que han sufrido una extinción de contrato en los últimos ocho años. Hasta ahora, el límite se marcaba en los cuatro ejercicios.

La segunda línea de apoyo habilita 200.000 euros para compensar la indemnización reconocida a los trabajadores mayores de 55 años que han perdido su empleo. Para ello, es necesario que este  montante esté sufragado por el Fondo de Garantía Salarial y su cuantía sea inferior a la reflejada en la sentencia, auto, acto de conciliación judicial o resolución administrativa que lo ampara.

En este caso, el importe individual de la subvención oscila entre los 1.085 y los 1.950 euros, en función de la antigüedad del empleado en la empresa y de su base de cotización. Es preciso que la compañía de origen del beneficiario cuente con un mínimo de tres años de actividad previa.

Por primera vez, esta convocatoria se abre a personas que, habiendo sufrido un despido en una empresa en crisis, han encontrado otra ocupación o tienen en vigor algún contrato de trabajo en el momento de presentar la solicitud.

Estos incentivos, gestionados por la Dirección General de Trabajo y Prevención de Riesgos Laborales, son coherentes con los objetivos definidos en la II Estrategia Integrada de Empleo, Formación Profesional, Prevención de Riesgos Laborales e Igualdad y Conciliación en el Empleo 2016-2020, pactada entre el Ejecutivo autonómico y los agentes económicos y sociales en el seno del Consejo del Diálogo Social.

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*