“Es un buen momento para invertir en el sol”

La Asociación Nacional de Productores de Energía Fotovoltaica celebra en Salamanca una jornada, dentro de la IV edición del programa Camino del Sol, para exigir una transición energética justa, seguridad jurídica para los productores fotovoltaicos y la democratización de la generación energética

Miguel Ángel Martínez-Aroca, Presidente de ANPIER.
Miguel Ángel Martínez-Aroca, Presidente de ANPIER.

Miguel Ángel Martínez-Aroca es el presidente de la Asociación Nacional de Productores de Energía Fotovoltaica, ANPIER, que el próximo 5 de noviembre ofrecerá una jornada en la Cámara de Comercio de Salamanca.

– ¿Cuál es el objetivo de estos encuentros informativos?

– En estos actos, Anpier quiere trasladar a la ciudadanía, a los productores fotovoltaicos, a los medios de comunicación, a los políticos y a los responsables de todas las administraciones autonómicas, las urgencias que en materia energética se han de afrontar en España y en las que deben implicarse todos y cada uno de ellos. Anpier celebrará 20 actos por toda la geografía española con el eslogan: ‘Por una transición energética justa: “seguridad jurídica, sí y ahora”’. El Camino del Sol concluirá el 16 de noviembre, con un gran acto en la ciudad de Toledo que, como en anteriores ediciones, será multitudinario.

– ¿En qué consiste la iniciativa Camino al Sol?

– Queremos comunicar de la importancia de impulsar el cambio de modelo energético a través de una transición energética justa, que reconozca la labor de los pioneros de la generación fotovoltaica, sin los cuales no tendríamos la tecnología necesaria para realizar esta transformación. También queremos trasladar la convicción de que no sólo se trata de sustituir las tecnologías de generación, sino también de distribuir la propiedad de las instalaciones de generación, ahora en manos de oligopolios. Además de trasladar a la sociedad y al sector productor toda la información y el asesoramiento que precisen para participar en el sistema energético.

– ¿Cuál es la situación de esas miles de familias que invirtieron hace décadas y que se han visto desprotegidos y en graves apuros económicos?

– La herida sigue abierta. Por eso, otra de nuestras peticiones es que se atienda y se compense el daño causado a las 60.000 familias españolas, 6.000 castellanoleonesas, que destinaron sus ahorros e hipotecaron sus bienes para apoyar el desarrollo de un nuevo modelo energético en España, algo que les fue solicitado por el propio Estado español, y que ahora ven mermada la tarifa que se les ofreció con recortes de hasta en un 50%. No se puede pedir, por parte del Gobierno, inversión privada, si el daño no ha sido reparado. Solicitamos a Teresa Rivero que se reúna con el sector y ponga fin a esta situación cuanto antes.

– La energía fotovoltaica está experimentando un momento dulce, alentada por el impulso de las renovables y la eliminación del ‘impuesto al sol’…

– El coste de producción de la energía fotovoltaica en el año 2000 era de 518 €/MWh, mientras que en este año 2019 es de 44 €/MWh. Teniendo en cuenta que el precio medio en el mercado mayorista durante el último año ha sido de 51,46 €/MWh nos encontramos con que la generación fotovoltaica, no solamente no contamina y solo requiere horas de sol para producir energía, sino que, además, está sensiblemente por debajo del precio medio del mercado. El precio euro/megavatio/hora estimado en el año 2030 será de 33euros/MWh. Todo esto, insisto, gracias al esfuerzo inversor de las 60.000 familias fotovoltaicas, 6.000 de ellas castellanoleonesas

– En qué medida facilitaría la energía fotovoltaíca la reducción de contaminación y, por tanto, la consecución de los acuerdos de París.

– Ahora mismo, podemos decir que hay serias dificultades para cumplir el acuerdo de París. Sería necesario disminuir las emisiones de CO2 en un 20 por ciento e incrementar las renovables otro 20 por ciento.
En España, con 48.612 MW de potencia renovable, 4.714 MW de ellos son fotovoltaicos, se evitaron en el 2018, la emisión de 74.428 toneladas de dióxido de azufre (SO2)y 39.222 toneladas de dióxido de nitrógeno (NO2). Con las previsiones de alcanzar una potencia renovable de 85 GW, de los cuales entre el 20 y 35 GW son de fotovoltaica se evitarán la emisión de 150.181 toneladas de SO2 y 79.144 toneladas de NO2.

-¿Cuál es modelo energético que ustedes plantean?

– Participativo y distribuido. No somos partidarios de la concentración de poder en los grandes. Que se abra a las pymes y que todo aquel consumidor que tenga un tejado, pueda tener su instalación fotovoltaica y participar en el sistema eléctrico nacional. Los españoles tenemos derecho a autoconsumir energía y a participar del mercado energético a través de parques fotovoltaicos sociales, que redistribuyan los ingresos del sistema eléctrico y beneficien a las economías locales.

– Hace unos años, los particulares que invirtieron en estos parques solares tuvieron que asumir unos costes muy altos.

– Efectivamente, pero no tiene nada que ver con la situación actual. Los costes han descendido, cerca de un 85% y esto, una vez más, gracias a los pioneros, esas 65.000 familias que apostaron por invertir en la generación de este tipo de energía. Alguien tenía que hacer el desarrollo.

– De sus palabras se desprende que es momento para invertir en energía solar…

– Animo sin duda a consumidores y pequeñas empresas a que aprovechen la situación por la que lucharon los pioneros. Ahora gozan de seguridad jurídica. Las inversiones nuevas tienen una rentabilidad del 6%.

– ¿Cuál es la misión de ANPIER?

– Nuestra principal misión es representar y defender a nuestros asociados, en especial frente al carrusel de injustos y arbitrarios recortes retroactivos al que ha sido sometido nuestro colectivo desde el año 2010. Los productores fotovoltaicos sufren mermas de hasta el 50% de la tarifa regulada que motivaron sus inversiones, algo inaudito en un país democrático.l

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*