Los trabajadores de Majorel denuncian su situación ante el coronavirus

Según afirman sus empleados, no se les ha facilitado material de protección ante el COVID-19, a pesar de que la empresa les "obliga a continuar trabajando en unas instalaciones sin ventilación"

La empresa de atención al cliente Majorel -anteriormente conocida como Qualytel- no cesa su actividad a pesar de la declaración del estado de alarma decretado por el Gobierno el pasado sábado. Ante esta situación, los teleoperadores denuncian que no se están cumpliendo las medidas de seguridad dictadas por la Consejería de Sanidad ni en materia de higiene, ni de cercanía social para prevenir el contagio del nuevo COVID-19. “Ya hay un caso positivo por coronavirus confirmado y muchos agentes están en cuarentena. El resto, a los que no se nos ha permitido teletrabajar, nos sentimos completamente desprotegidos ante la enfermedad. A día de hoy, cientos de personas continuamos acudiendo a unas instalaciones sin ventilación, en las que la distancia de seguridad con el compañero no se respeta por completo”, asegura uno de sus empleados, que ha preferido no desvelar su identidad.

“Hasta el viernes de la semana pasada, no se había tomado ningún tipo de medida. Solo nos habían dado una botella de agua oxigenada caducada”

“No se nos han proporcionado guantes ni material para desinfectar nuestros puestos. Hasta el viernes de la semana pasada, no se había tomado ningún tipo de medida. Solo nos habían dado una botella de agua oxigenada caducada. Dicen que hay que priorizar a los profesionales sanitarios, pero a nosotros también se nos está poniendo en peligro, aunque no somos un servicio imprescindible”, explica. Ante esta situación, los propios teleoperadores han decido comprar guantes y productos desinfectantes por cuenta propia. “Ha venido la Guardia Civil y la Policía Local de Carbajosa de la Sagrada, pero dicen que al ser un establecimiento privado, no se puede hacer nada.”

“Creemos que nos están mintiendo, que hay más casos positivos. He tenido contacto con posibles contagios y me duele la garganta. En mi centro de salud no me hacen las pruebas porque soy una persona joven sin patologías previas”, añade.

Por el momento, las ETT que proporcionan trabajadores a Majorel se niegan a suspender los contratos, según ha confirmado este empleado. “Dicen que se está priorizando a los que tienen hijos, así que si no quiero ir a trabajar, tendría que pedir la baja voluntaria y no podría solicitar la prestación por desempleo, pero no nos han amenazado con sanciones. Los sindicatos no están haciendo nada. Desde Majorel mantienen que se intentará que más personal pueda teletrabajar, pero la realidad es que no hay dispositivos para todos. Ni siquiera se está concediendo a los agentes que tienen en su entorno a personas que forman parte de colectivos de riesgo”, concluye.

Majorel ha emitido un comunicado en la mañana de este miércoles, en el que niega que se esté amenazando con sanciones a los trabajadores que no acudan a la empresa en el caso de mostrar síntomas por coronavirus.

Nuevos casos de COVID-19

La Consejería de Sanidad ha confirmado, desde la última comunicación pública, 237 nuevos casos de infección por SARS-CoV-2, con lo que el número total de pacientes alcanza los 668 en Castilla y León. El número total de altas hospitalarias asciende a 27, ocho más que ayer y a 29 el de fallecidos, también ocho más que en la última comunicación. En Salamanca, son 125 los casos positivos, 60 de ellos nuevos.

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*