Dos décadas de Ecologistas en Acción

La organización cumple 20 años protegiendo al medio ambiente y proponiendo vías alternativas para las acciones que consideran injustas

ecologistas
ecologistas

Cuando hace más de tres décadas, concretamente en el año 1987, se intentó crear un cementerio nuclear en los Arribes del Duero, los vecinos de la región se opusieron con contundencia. El proyecto de experimentación promovido por Enresa estaba previsto que se llevara a cabo en la zona limítrofe de la provincia de Salamanca con Portugal. Sin embargo, su construcción se encontró con el rechazo de toda la comarca.

Las razones eran claras, el levantamiento del cementerio nuclear podría acarrear importantes consecuencias para el medio ambiente. Tiempo después, y gracias a la presión de la sociedad y de varios grupos de activistas y ecologistas que se organizaron a nivel local, se consiguió poner freno al proyecto. No obstante, el temor por la destrucción del ecosistema caló hondo en la provincia. Así, este episodio constituyó la semilla que dio origen a la organización Ecologistas en Acción en Salamanca.

Creada formalmente en 1998, Ecologistas en Acción cumple este año su vigésimo aniversario. Durante este tiempo, han defendido numerosas causas que han considerado justas, tanto a nivel local como a nivel nacional. Porque, a pesar de que la organización celebra 20 años de trabajo en la provincia, Ecologistas en Acción no solo cuenta con presencia en Salamanca.

Actualmente, la confederación está formada por más de 300 grupos.  Estos se encuentran distribuidos en numerosos pueblos y ciudades de todo el país. Con unos principios asentados sobre el ecologismo social, la organización considera que los problemas medioambientales tienen su origen en los modelos de producción y consumo de la sociedad, los cuales son cada vez más globalizados. De este modo, consideran el impacto social y el impacto ambiental como dos caras de una misma moneda.

Con el objetivo de evitar una crisis ecológica, los grupos de Ecologistas en Acción repartidos por todo el país se encargan de realizar campañas de sensibilización y denuncias públicas, según los requerimientos de cada causa. Todo ello con el objetivo de concienciar a la población de “los límites que tiene La Tierra”, tal y como apunta Alicia González, Secretaria de Ecologistas en Acción de Salamanca.

Para ello, la asociación se estructura territorialmente mediante Federaciones y grupos. Estos sirven como base para el reparto de tareas y la toma de decisiones. Debido a que a estos grupos se encuentran en diferentes localidades, cada uno de ellos se reúne una vez cada dos jueves en asamblea, en las que realizan un seguimiento de las iniciativas que están en marcha.

A nivel nacional, Ecologistas en Acción trabajan en diferentes áreas de acción como son la conservación de la naturaleza, la educación, el medio marino, la energía o los residuos, entre otros. Además, la entidad se esfuerza por continuar añadiendo otros campos a sus competencias como ocurre con la recién integrada área de ‘ecofeminismo’.

 

Algunas causas

En la provincia, la organización ha defendido numerosos proyectos. Algunos de ellos son proteger las zonas verdes o apostar por un modelo de movilidad beneficioso para el medio ambiente. Así, desde Ecologistas en Acción animan a la ciudadanía a desplazarse en bicicleta en lugar de hacer uso de vehículos. En esta misma línea, el colectivo siempre ha apostado por fomentar una ciudad cada vez más libre de humos, apoyando a mediados de los años noventa la peatonalización de las calles Toro y Zamora.

Estas medidas están íntimamente ligadas con la preocupación que el grupo salmantino muestra por el cambio climático. De acuerdo con los datos aportados por el investigador Sergio Vicente Serrano, del Instituto Pirenaico de Ecología, y que Ecologistas en Acción recoge, en Salamanca la tendencia de crecimiento de ozono troposférico es mayor a la media regional.

Como aseguran desde la organización, los niveles elevados que presenta este compuesto químico altamente oxidante en la zona, empeoran la calidad del aire hasta el punto de considerarse como “aire perjudicial” para el organismo según las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La entidad apunta a que el ozono troposférico afecta a las personas vulnerables como son los niños y ancianos, así como aquellas con problemas respiratorios agravando su condición. Tanto es así que, en opinión de Ecologistas en Acción, este contaminante provoca en torno a unas 1.800 muertes prematuras al año a nivel nacional.

Del mismo modo, la presencia del ozono troposférico también perjudica a los sectores de la economía y la agricultura. Un ejemplo de ello son la contaminación de las cosechas que tiempo después son consumidas tanto por los animales como por la ciudadanía. Desde Ecologistas en Acción destacan que no se debe olvidar que el daño que se realiza a la atmósfera nos repercute, ya que a veces se cae en el error “de concebir el medio ambiente como algo ajeno a nosotros”.

 

Acuíferos

Otros de los retos a los que hoy por hoy se enfrenta la entidad son la contaminación de los acuíferos subterráneos en la zona de la Villa y las macrogranjas de ganado. Sin embargo, en Ecologistas en Acción tampoco olvidan la lucha contra la creación de la mina de Uranio en la localidad de Retortillo por parte de la empresa Berkeley, en la que llevan inmersos alrededor de diez años.

Sin embargo, desde la organización hacen balance en su vigésimo aniversario y sostienen que su labor está siendo relevante. “Recordando las viejas peleas que ha habido durante estos años sobre el territorio a nivel local, nos damos cuenta cómo el tiempo nos ha ido dando la razón no solo en las grandes luchas, sino también a en las pequeñas”, afirman desde la entidad.

Su modo de actuación ante las causas que consideran injustas es diferente dependiendo de las características de cada una de ellas. En ocasiones, se organizan a través de plataformas que se encargan de coordinar varios grupos, pero otras optan por presentar alegaciones, o elaborar notas de presa.

“Todos somos naturaleza”

 

 

A pesar de que durante su amplia trayectoria, la confederación se ha caracterizado por posicionarse en contra de las acciones que amenazan al medio ambiente, desde Ecologistas en Acción destacan otra de sus facetas. Y es que la organización dedica gran parte de su trabajo a realizar propuestas y a sugerir posibilidades. La finalidad es encontrar caminos alternativos que protejan al entorno. Al fin y al cabo, como señala su secretaria, “todos somos naturaleza”.

Actualmente, el colectivo cuenta con medio centenar de socios. Entre ellos hay jóvenes que colaboran durante algún tiempo con las causas que les resultan de mayor interés. No obstante, desde la organización realizan un llamamiento para que más personas se adhieran a Ecologistas en Acción y contribuyan a que la sociedad “entienda que la defensa del medio ambiente es vital”. Para ello solo es necesario querer participar y tener ganas. Así, en su vigésimo aniversario, la confederación continúa animando a los salmantinos a colaborar con ella “en causas por las que merece la pena luchar”, como afirman desde la entidad.

ecologistas

Alicia

 

bicis

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*