De camino al Mundial en tiro con arco adaptado

Daniel Martín Anaya, vecino de Salamanca, se prepara para disputar el Mundial en tiro con arco adaptado que tendrá lugar en junio en Holanda. Tras obtener dos oros, el de Castilla y León y el de España, ahora se esfuerza para pasar los clasificatorios que le lanzarán a la cúspide sin que su ceguera le impida dar en el blanco

Daniel Martín Anaya, entrenando en el club La Flecha para el Mundial. REP. FOT: DGRATIS Salamanca.
Daniel Martín Anaya, entrenando en el club La Flecha para el Mundial. REP. FOT: DGRATIS Salamanca.
Daniel Martín, tras hacerse con el campeonato de España.
Daniel Martín.

Daniel Martín Anaya está en una nube. El pasado 13 de enero se proclamó campeón de Castilla y León en la modalidad VI1 de tiro con arco adaptado. Le supo a poco y se trajo a Salamanca el oro de España disputado el pasado jueves, 31 de enero, en pista cubierta en Oviedo, con sólo 24 años. Revalida así su título como campeón nacional. El año pasado ya se hizo con el de pista cubierta. Se podría pensar que este joven, vecino de Salamanca y natural de Bilbao, tiene mucha puntería… sin embargo, la cosa se complica cuando de quien estamos hablando es de una persona ciega.

En la actualidad, Daniel Martín tiene por delante dos clasificatorios antes de viajar a Holanda y disputarse el Mundial en junio. El próximo fin de semana, 16 y 17 de febrero, partirá a Madrid donde le espera el primer reto; el segundo se dará, también, en la capital de España en el mes de marzo. El Centro de Alto Rendimiento acogerá las citas y Daniel sólo poseerá tres tiradas para conseguir los 280 puntos que le darán el pase. En Oviedo, consiguió el récord de 306 pero era pista cubierta. Ahora, se trata de pista al aire libre e intervienen multitud de factores: la altura de la diana, la dirección del viento o la climatología como la lluvia e, incluso, la nieve; ya no sólo la que podría caer mientras la flecha realiza su trayecto, sino la que intervendría en el peso de la cuerda…

Daniel Martín y su entrenador, Daniel Morillo.
Daniel Martín y su entrenador, Daniel Morillo.

El salmantino de adopción es un deportista natural. Según cuenta, le echa muchas horas al entrenamiento y el tiro con arco no es la única disciplina que practica pero empecemos por el principio.

Cuando Daniel Martín nació podía ver pero una atrofia del nervio óptico le provocó que a los dos años, aproximadamente, se quedase ciego. “El cerebro manda la información al ojo pero no llega”, explica. “Percibo restos lumínicos como cuando te deslumbran”. Sin embargo, eso no le impidió practicar deporte o, ni siquiera, cursar una carrera universitaria —estudia 2º de Magisterio en la USAL—.

Camina por su casa sin complicación ninguna y no está adaptada. El teclado de su ordenador es como otro cualquiera. Maneja el bastón en la calle y ha solicitado un perro guía en la ONCE para mayor autonomía. Para comunicarse con el smartphone sí que utiliza las aplicaciones del Voice Over y algún que otro lector de pantalla.

Hace cinco años, su instituto Venancio Blanco celebró unas jornadas lúdicas y deportivas y contó con la participación de algunos miembros del Club de Tiro con Arco La Flecha de Salamanca. “Me gustó y probé”.

Antes de que Daniel apunte, coloca los pies en una base de hierro que previamente a ajustado su entrenador, Daniel Morillo. El joven mima las flechas las coloca y con la parte posterior de la mano, los nudillos, roza sutilmente una pequeña bola que le indica la trayectoria correcta por donde debería ir la flecha. El entrenador —y preparador de todo el dispositivo— no debe equivocarse, tampoco, en la medición de las variables y Daniel debe sentir e interpretar con una afinada puntería no sólo para dar en la diana, sino para sumar cuantos más puntos, mejor.

Empezó un 2014 y, en 2016, participó en el campeonato de España pero como invitado. Y es que ha tenido que ir abriendo camino para poder competir en su modalidad, como quien dice no había nada escrito “ya que no hay mucha gente en nuestro país que vaya a estos certámenes”.

Iz a dcha: José María Cordero, entrenador de atletismo; y Daniel Martín.
Iz a dcha: José María Cordero, entrenador de atletismo; y Daniel Martín.

Si todo sale según lo previsto, Daniel visitará Hertogenbosch, en Holanda “con muchas ganas y con la fe puesta en que haga buen tiempo”, comenta, ya que la competición mundial será al aire libre.

El arquero entrena tres días a la semana. También practica atletismo, con José María Cordero. Juega al baloncesto, ajedrez, goalball (deporte creado específicamente para personas ciegas o con baja visión, semejante al fútbol), paddel surf, toca el piano, la gaita charra y el tamboril… Interviene en los campus de Aviva, es socio del Unionistas y del Avenida, es monitor del CB Tormes y del Campus Vicente del Bosque.

Daniel sólo tiene buenas palabras para sus entrenadores a los que está profundamente agradecido. Si supera el Mundial, pasará a los anales del deporte adaptado, aunque Daniel Martín Anaya ya es en sí todo hito histórico.

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*