Continúan las comisiones

Roberto Bernal, abogado, especialista en Derecho de los Consumidores, nos deja el consejo del mes, sobre las comisiones bancarias

Las comisiones bancarias y los gastos deben responder siempre a servicios efectivamente prestados o gastos habidos.
Las comisiones bancarias y los gastos deben responder siempre a servicios efectivamente prestados o gastos habidos.

Las comisiones bancarias son las cantidades que las entidades de crédito nos cobran en compensación por sus servicios (por ejemplo, enviar una transferencia, administrar una cuenta, estudiar un préstamo, por tener una tarjeta de crédito,…). Los bancos pueden también repercutir los gastos justificados que tengan que pagar a terceros para poder prestarnos dichos servicios.

Seguramente, el cobro de comisiones sea una de las cuestiones bancarias que más inquietud o malestar provoca en los consumidores en general. Y es que muchas veces, este tipo de comisiones se cobran por el banco de manera automática sin más aviso u oportunidad de negociación. La cuestión ya no es solo si los bancos cobran más o menos comisiones, sino si lo hacen de manera transparente y si se hace comercialmente de manera adecuada. En muchas ocasiones, su cobro, además, va asociado al grado de vinculación del cliente con la entidad, o con una forma de actuar que obedece a una estrategia en su cobro, como que se suelen cargar primero las comisiones en la cuenta del cliente, indicándole que cuando le suceda, tenga que contactar con el banco para que se devuelvan.

Comisiones como la de descubierto, reclamación de posiciones deudoras, devolución de efectos, la famosa comisión de apertura del préstamo o la de ingreso de dinero en ventanilla, —que asumimos como inevitables, al contratar la hipoteca o realizar un pago en caja—, actualmente, se están reclamando judicialmente y con sentencias favorables.

Es muy importante saber que las comisiones bancarias y los gastos deben responder siempre a servicios efectivamente prestados o gastos habidos. No se pueden cobrar comisiones por servicios que no se hayan solicitado o aceptado. En todo caso, la entidad deberá informar personalmente y por anticipado del coste del servicio. Cuando se modifiquen las condiciones que afecten a los contratos, deberán comunicarse a los clientes con antelación.

Como consejo básico, asegúrense primero de lo que firman y pregunten las veces que haga falta para que le informen bien de las comisiones que pueda llevar aparejado cualquier contrato u operación. Que que se lo den por escrito, o en su caso, esté bien visible en los tablones de las oficinas.

Y si no está conforme, formalice una queja ante el servicio de atención al cliente de la entidad y ante el Banco de España. Asimismo, siempre puede intentar acudir a los propios tribunales de justicia, que en muchísimos temas financieros son los que verdaderamente están siendo más eficaces a la hora de corregir los abusos bancarios.

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*