Colores y ‘emojis’ en un edificio rompedor

El edificio diseñado por el arquitecto José Ángel Mateos destaca por el uso de colores vibrantes y el troquelado de emoticonos en su fachada. Esta construcción contribuye a la faceta más artística del Barrio del Oeste

José Ángel Mateos, arquitecto del nuevo edificio de colores situado en la plaza del Barrio del Oeste.
José Ángel Mateos, arquitecto del nuevo edificio de colores situado en la plaza del Barrio del Oeste.

Con una estética poco convencional en una ciudad cuya estructura arquitectónica del centro histórico se sostiene sobre la piedra de Villamayor, un edificio con emoticonos troquelados sobre grandes paneles de colores puede resultar sorprendente. Sin embargo, si hay un lugar para levantarlo, ése es, sin duda, el Barrio del Oeste.

Delimitado por la avenida Villamayor, el paseo Torres Villarroel y el paseo de las Carmelitas, el Barrio del Oeste ha explotado durante los últimos cinco años su lado más artístico. Con sus calles convertidas en una galería urbana gracias a las obras realizadas por artistas procedentes de diferentes partes del mundo, esta zona atesora algunas de las construcciones más llamativas de la ciudad. La última es el edificio de colores diseñado por el arquitecto José Ángel Mateos que se encuentra, precisamente, en la plaza del barrio.

Un edificio poco convencional
La construcción, que se ha erigido sobre el solar del antiguo Edificio Mirador, atrapa la atención de todo aquel que pasa por su lado. Los colores vibrantes elegidos para vestir sus grandes paneles, así como los emoticonos troquelados llaman inmediatamente la atención de los viandantes.

Sin embargo, esta elección estética no ha sido arbitraria, ya que su arquitecto afirma que con él se “quiere responder a lo que está pasando en el barrio ahora mismo”, además de homenajear a su predecesor con un guiño a sus emblemáticas caras. De este modo, José Ángel Mateos no ha dudado en añadir los famosos ‘emojis’ como una forma de “adaptar los rostros al siglo XXI”.

A pesar de que su estética es lo que más llama la atención, -pues fue la opción más atrevida de las tres presentadas por el arquitecto-, el interior de este edificio eficiente de 124 metros cuadrados ha sido la parte más difícil para Mateos. Con complicaciones que le obligaban a construir dos sótanos y una plataforma giratoria para que los vehículos pudieran acceder al garaje ante la imposibilidad de crear una rampa de bajada, la construcción no ha sido sencilla.

La polémica
Sin embargo, Mateos no contempló la posibilidad de rechazar el proyecto desde el primer momento. Y es que el diseño de un edificio de estas características ubicado en pleno corazón del Barrio del Oeste supone publicidad y una gran difusión, a pesar de la polémica que su construcción pudiera generar sobre todo entre el sector de mayor edad. De acuerdo con Mateos, “este edificio no se puede o no se debe hacer en otro sitio”, apunta haciendo alusión a la disparidad de opiniones entre los salmantinos.

No obstante, destaca el hecho de que “la gente viene al Barrio del Oeste a ver todo lo que se está haciendo desde el punto de vista artístico”. Esto, además, repercute positivamente en el aspecto económico, puesto que se está “revalorizando la zona”.
Por el momento está previsto que la obra concluya antes de la Navidad y, posteriormente, la construcción deberá pasar una inspección técnica. De esta forma, el edificio estará listo próximamente para acoger a los nuevos inquilinos que decidan mudarse a las cinco viviendas que alberga entre sus paredes de colores.

El edificio, durante su construcción.
El edificio, durante su construcción.

Un edificio diferente
La nueva incorporación al Barrio del Oeste consta de un exterior elaborado con paneles de numerosos colores que han sido seleccionados por su arquitecto, José Ángel Mateos, basándose en el disco de Newton. Este consiste en una rueda que girada a gran velocidad hace que los diferentes tonos combinados entre sí se vean de color blanco.

Además, se trata de una construcción eficiente, cuyo sistema de cerramiento se compone de una fachada ventilada con una doble capa de aluminio, lo que consigue un buen aislamiento térmico.

En su interior, el edificio está completamente modulado.

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*