El Club Acuático Salamanca cumple dos décadas

El Club Deportivo Acuático Salamanca ha logrado dar continuidad a la natación durante los últimos 20 años en la ciudad charra, logrando que cada vez más niños y adultos se animen a sumarse al equipo

Deportista del Club Acuático de Salamanca, durante una de las competiciones a las que asiste el equipo. FOTO: ALBERTO GUERVÓS.
Deportista del Club Acuático de Salamanca, durante una de las competiciones a las que asiste el equipo. FOTO: ALBERTO GUERVÓS.

Hay tradiciones que se mantienen vivas generación tras generación: el amor por la música, o la continuidad de una profesión, son solo algunas de ellas; pero hay muchas más. Como, por ejemplo, la pasión por el deporte. Y es que, si hay una disciplina especialmente familiar, esa es la natación. Quizá sea este el motivo por el que el Club Acuático de Salamanca, que este año celebra veinte años, ha visto pasar por sus filas a un sinfin de padres e hijos.

Fundado en el año 1999, el equipo cuenta con diversas categorías que acogen, desde los nadadores más jóvenes, en la prebenjamín -formada por niños de entre los seis y los nueve años– hasta los más expertos en el nivel máster, con más de veinte años.Y es que nadar tiene algo que engancha. Según María Cerón, directora técnica y presidenta del club, “la mayor parte de los niños que empiezan en las categorías infantiles llegan a las absolutas, quizá las cifras se encuentren en torno al 70%.” Algo que, sin duda, supone una gran satisfacción para sus entrenadores.

Con una trayectoria anterior como nadadores y titulados por la Real Federación Española de Natación, Cristina García, Pablo Rodríguez y Blanca Cerón, además de la propia María, son los encargados de inculcar esta disciplina a los salmantinos que desean forman parte del equipo.

Uno de los jóvenes del equipo salmantino preparándose para competir en el Trofeo San Pedro Regalado que se llevó a cabo en mayo de 2018 en Valladolid.
Uno de los jóvenes del equipo salmantino preparándose para competir en el Trofeo San Pedro Regalado que se llevó a cabo en mayo de 2018 en Valladolid.

Según comenta la presidenta del club, los pequeños que deciden apuntarse a natación llegan desde otros deportes como el fútbol o el baloncesto, o bien porque les gusta nadar o porque sus hermanos la practican. De esta forma, el Club Acuático Salamanca continúa sumando más adeptos y nuevas categorías.

Como afirma María Cerón, en la actualidad, el equipo ya cuenta con 150 nadadores inscritos. Gracias a la mayor afluencia registrada en los últimos años, se ha decidido incorporar dos nuevos grupos con el objetivo de acoger a un mayor rango de edades. Así fue como la pre-benjamín y la máster se sumaron hace cuatro y cinco temporadas, respectivamente.

Sin embargo, la demanda no deja de crecer y esto se nota a la hora de realizar los entrenamientos. A pesar de que el Club Acuático cuenta con una parte de la piscina municipal de Garrido reservada, lo cierto es que comparten espacio con los salmantinos que se acercan al recinto para practicar el estilo libre. “Hay mucha demanda y quizá se necesiten instalaciones específicas para la natación”, aseguran fuentes de la dirección.

Pero esta necesidad de ampliación no impide que la entidad sin ánimo de lucro continúe formando a grandes promesas de la natación. El Club Acuático de Salamanca es uno de los equipos más grandes de Castilla y León, por lo que su presencia en las competiciones nacionales es habitual. Así, participan en la Liga territorial, en campeonatos regionales e, incluso, han logrado llevar a varios de sus nadadores con marcas mínimas al Campeonato de España.

Entrenamientos específicos

deportistas del Club Deportivo Acuático Salamanca lanzándose a la piscina, durante la primera jornada de la Copa de Clubes celebrada en la ciudad charra, en noviembre del año pasado
Deportistas del Club Deportivo Acuático Salamanca lanzándose a la piscina, durante la primera jornada de la Copa de Clubes celebrada en la ciudad charra, en noviembre del año pasado.

El Club Acuático de Salamanca es más que una entidad dedicada a la competición. De acuerdo con María Cerón, “lo más importante es que los niños que se suman al equipo aprendan, por lo que nos esforzamos en enseñarles los diferentes estilos.” Así, los pequeños que forman parte de la categoría pre-benjamín entrenan durante cuarenta y cinco minutos al día, de lunes a viernes, aunque según la dirección del club, “suelen venir a tres sesiones a la semana.” El requisito mínimo que se les exige antes de comenzar con su entrenamiento es saber nadar a crol y a espalda.

Esto para los más pequeños, ya que con el tiempo y el aprendizaje de las categorías, las sesiones de natación se van poniendo serias. Por ejemplo, los alevines realizan un entrenamiento más específico que los pre-benjamines, el cual ya se encuentra enfocado a la competición. Más compleja es la preparación del nivel absoluto. Dos horas y cuarto de natación de lunes a viernes, en las que los deportistas realizan 7.000 metros, a las que se suma un entrenamiento en seco con ejercicios en el gimnasio.

Un deporte para todos

Pero si por algo destaca la natación es por ser un deporte inclusivo, en el que hay lugar para todos. Lejos de las viejas creencias que lo encuadraban en un deporte principalmente femenino, el Club Acuático Salamanca ha logrado romper estas barreras contando con un número equilibrado de nadadores de ambos sexos. “Hace unos años, había más chicas que chicos, pero eso ha cambiado”, comenta María Cerón.

Por otra parte, cabe destacar que esta disciplina es una de las más beneficiosas para la salud, tanto de niños como de mayores. Con el fin de que más personas se sumen al club, este cuenta con unas cuotas asequibles que se adaptan a todos los bolsillos.
Así, los salmantinos que deseen inscribirse en la categoría pre-benjamín abonarán 33 euros al mes, que se destinan íntegramente a sufragar los costes del entrenamiento y del servicio médico que proporciona el equipo. El resto de los niveles contribuirán a los gastos de la entidad con 49 euros al mes. El club permanece activo durante todo el año a excepción del mes de agosto.

Una escuela para el futuro de la natación

En la imagen, los jóvenes nadadores que forman parte de los grupos pre-benjamín y benjamín del Club Deportivo Acuático Salamanca.
En la imagen, los jóvenes nadadores que forman parte de los grupos pre-benjamín y benjamín del Club Deportivo Acuático Salamanca.

El Club Acuático Salamanca ha apostado por las nuevas generaciones incluyendo la categoría pre-benjamín a las que se ofrecían anteriormente. En ella, los pequeños de entre seis y nueve años pueden dar sus primeros pasos en el mundo de la natación, de forma que este grupo realiza las labores de una escuela inicial. Para que los más pequeños disfruten del deporte, desde la entidad proponen otras actividades de ocio que se llevan a cabo durante las concentraciones.

 

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*