Vivir un nuevo verano en Sídney

El salmantino Carlos Manso acaba de mudarse junto con varios amigos a la ciudad australiana, con el objetivo de trabajar durante la temporada de verano, a punto de comenzar en el hemisferio sur, y de perfeccionar su nivel de inglés

Carlos Manso, a la izquierda, celebrando una barbacoa en Bondi Beach.
Carlos Manso, a la izquierda, celebrando una barbacoa en Bondi Beach.

Dicen que los veinte son para arriesgarse, para descubrir y, para aprender. También dicen que para conseguirlo, nada como hacer las maletas y recorrer el mundo. Ya lo aseguraba el poeta y escritor Hans Christian Andersen: “Viajar es vivir”. Carlos Manso, salmantino y recién graduado en Markenting y Comunicación, no puede estar más de acuerdo. Y es que tras finalizar sus estudios universitarios se ha despedido de su ciudad natal para cruzar un océano. Y no, no hablamos del Atlántico. Él ha decidido empezar una nueva etapa mucho más lejos. En un lugar del hemisferio sur, dónde está apunto de comenzar el verano y donde la hora es casi incompatible con la española. Hablamos del Sídney, Australia.

Allí se mudó a principios de octubre acompañado por tres amigos, con el objetivo de perfeccionar su inglés y motivado por las buenas referencias que tenía del país. “Me habían dicho que aquí es sencillo encontrar trabajo y que, además, lo pagan bien. Mi intención es dedicar a ello el mayor número de horas al principio y ahorrar para, después, poder viajar durante los últimos meses. Me quedaré hasta junio, aunque tengo pensado regresar con otro visado de trabajo y vacaciones. Ahora mismo estoy con el de estudiante.” Y, para lograr sus metas, se está preparando a conciencia. Además de realizar un curso de catering y hacerse con dos licencias que le permiten trabajar en hostelería y construcción, está cursando un Grado Medio en Business, que le servirá como complemento a su formación universitaria.

Carlos Manso, frente a la Ópera de Sídney.
Carlos Manso, frente a la Ópera de Sídney.

A pesar de que han transcurrido sólo dos semanas desde que diera sus primeros pasos por la ciudad más poblada de Oceanía, su estancia allí ya promete. Basta con escucharle hablar de su nueva residencia. “Los primeros días han ido de maravilla. Vine con una agencia de estudiantes y han sido muy eficientes durante todo el proceso. Apenas hace una semana que he encontrado la que será mi casa aquí, en Bondi Beach, una de las playas más emblemáticas de Australia” explica. De aguas cristalinas y arena blanca, se trata de uno de los escenarios favoritos por los surfistas. “Aquí hay una gran cultura del deporte. Aunque ya lo sabía de antemano, al principio me impactaba ver a surferos de todo el mundo descalzos y con los monos de neopreno por la calle”, comenta. “Ya he podido visitar algunos de los lugares más emblemáticos de la ciudad como la Ópera de Sídney o el Darling Harbour.”

En lo que respecta a lo que más le ha costado adaptarse, este salmantino sin fronteras destaca dos cosas: la ausencia de comida mediterránea y los elevados precios de los productos y servicios. Detalles sin importancia si se tienen en cuenta el buen ambiente que se respira en la ciudad: “Los australianos son muy educados y respetuosos. Siempre están sonriendo. Además, en el poco tiempo que llevo aquí, he conocido a bastante gente que se encuentra en la misma situación que yo, por lo que es fácil hacer nuevas amistades.”

De Uruguay a Tanzania

A sus veintidós años, no es la primera vez que Carlos vive en el extranjero. “En el 2017, durante tercero de carrera, me fui seis meses de intercambio a la Universidad Católica de Uruguay, en Montevideo. Fue una experiencia muy fructífera. Sus gentes tienen la mente muy abierta”, asegura. “Después estuve recorriendo como mochilero América del Sur, durante dos meses y medio. Conocí parte de Argentina, Chile, Bolivia, Perú, Colombia y Brasil”.

Al margen de su aventura al otro lado del charco, en el 2018 realizó un voluntariado de dos meses en Arusha, una ciudad al norte de Tanzania. “Estaba dedicado a fomentar el deporte, en concreto, el fútbol, en una escuela de niños con muy pocos recursos. En África me encontré con una cultura totalmente diferente y me di cuenta de que, aunque sean más pobres en cosas materiales, viven el día a día y son felices.”

Mientras los próximos meses de su vida los pasará en Sídney, todo parece indicar que esta lista de destinos crecerá con el tiempo. “Soy bastante aventurero. Quiero conocer todo tipo de personas, lugares y situaciones. Me gusta irme a la cama y sentir que he aprovechado el día.”

PERFIL

Carlos Manso.
Carlos Manso.
  • Nombre: Carlos Manso
  • Ocupación: Graduado en Marketing y Comunicación
  • Tiempo fuera: Dieciocho días
  • Lugar de residencia: Sídney (Australia)
  • Habitantes: 4.627 millones
  • Distancia: 17.822 kilómetros
  • Diferencia horaria: Nueve horas más

 

 

Una beca para luchar por los Derechos Humanos

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*