Basilea, centro de operaciones para un flautista profesional

Pablo Gigosos se mudó a la ciudad Suiza en el 2016, un lugar que le permite continuar su formación musical y moverse con facilidad por el continente europeo a la hora de ofrecer conciertos

Pablo Gigosos, junto a su grupo Brezza, en Gijón.
Pablo Gigosos, junto a su grupo Brezza, en Gijón.

Escuchar la música que emana de la flauta de Pablo Gigosos es un auténtico placer. Si tuviera que definirse con una palabra, esa sería sensibilidad. También se podría hablar de pasión, de delicadeza, de técnica. Y es que lo que consigue transmitir este salmantino, no necesita de traducciones. Beneficios de hablar un lenguaje universal, que traspasa fronteras, al igual que lo hace él.

Flautista freelance de profesión, Pablo Gigosos reside desde agosto del 2016 en Basilea, Suiza. Estudiante en la Schola Cantorum Basiliensis, actualmente está cursando el Máster en Interpretación Histórica, a cargo del profesor Marc Hantaï. No obstante, su formación musical viene de lejos. Concretamente, comenzó cuando tenía nueve años. ¿El lugar? La Escuela de Música de Villamayor. “Empecé tanto con flauta como con guitarra, pero con esta última solo aguanté un año. Había una clara inclinación por la flauta”, comenta sobre sus inicios.

“Las razones que me impulsaron a dar mis primeros pasos en este mundo fueron dos: por una parte, mis padres querían que tuviese formación musical y, por otro, para poder tocar con la banda del municipio, algo que llamó mi atención desde la primera vez que fui a uno de sus conciertos.”

Sus estudios en flauta continuaron en el conservatorio profesional de Salamanca, de la mano de Alicia Garrudo y Belén Sánchez, a las que considera como dos de sus referentes musicales. Sin embargo, a los diecinueve años, y mientras estudiaba el Grado en Historia y Ciencias de la Música en la Universidad de Salamanca, decidió dejar la capital del Tormes para descubrir nuevos lugares. Un sueño que le llevó hasta La Haya, donde fue admitido en el Royal Koninkijk Conservatorium. También estudió en el Conservatorio de Tilburg, donde finalizó el Grado Superior en la especialidad de Flauta Clásica, con Leon Berendse.

De forma paralela, recibió clases con el profesor Robert Winn en la Hochschule für Musik und Tanz Köln, durante tres años, antes de trasladarse a Suiza.

Con una formación musical tan dilatada, no es de extrañar que no solo domine la flauta en sus diferentes variantes: renacentista, barroca, clásica y romántica. También se ha formado en piano, gaita, oboe barroco, canto y clave.

El salmantino, en el Internationaler Gebrüder Graun Wettbewerb in Bad Liebenwerda.
El salmantino, en el Internationaler Gebrüder Graun Wettbewerb in Bad Liebenwerda.

Entre sus logros profesionales, ha sido ganador del concurso ‘Internationaler Gebrüder Graun Wettbewerb in Bad Liebenwerda’ de Alemania en 2018 como mejor solista, y finalista de la competición ‘Juventudes musicales de España’ en Barcelona, en el mismo año. También con el grupo Brezza, del que forma parte, alcanzó la victoria en ‘Barrocos Bizarros’, celebrado Navarra en 2019, y la segunda posición en el ‘Concurso Internacional de Música Antigua’ de Gijón, en el mismo año.

Además, ha sido miembro y colaborador de numerosas orquestas como la Amsterdam Baroque Orchestra, la Barokorchester Capriccio Basel y la Britten-Pears Orchestra, entre otras, con las que ha tocado en importantes salas de España, Holanda, Bélgica, Francia, Alemania y Suiza. También ha trabajado con grupos de cámara, entre los que destaca Le regard d´Actéon, con quien fue seleccionado para representar a la Schola Cantorum Basiliensis en 2018, e invitado a ‘Fabulous Fringe’, en el Festival Oudemuziek Utrecht, y en el ‘MAfestival Brugges’ en Bélgica, en agosto de 2019.

Pablo Gigosos, durante la final en la competición de Juventudes Musicales de España.
Pablo Gigosos, durante la final en la competición de Juventudes Musicales de España.

Sobre la ciudad que le ha acogido en los últimos años solo tiene buenas palabras: “Basilea es fantástica, está llena de cultura. Cada día se celebran conciertos de todo tipo, desde música contemporánea, clásica y antigua, hasta jazz. También hay museos espectaculares y en el Theatre Basel, se ofrecen propuestas de teatro, ópera y ballet. Además, es un punto estratégico de operaciones muy práctico cuando me desplazo a otros países para tocar. Normalmente, lo hago una vez a la semana, pero algunos meses, puedo llegar a hacer tres viajes semanales. Tengo el aeropuerto al lado de casa, y con el tren llego a Francia, Alemania, Austria e Italia enseguida”, explica sobre una forma de vivir con la que se siente muy satisfecho.

“Dentro de diez años me gustaría que mi futuro profesional fuera tan flexible como lo es ahora. Me gusta ser músico freelance y poder compaginar el tocar con orquesta y con mis grupos de cámara, con dar clases y ser concertista invitado. Me encantaría ser profesor en la Universidad. Creo que sería el trabajo con el que podría combinarlo todo.”

Pablo Gigosos.
Pablo Gigosos.
  • Nombre: Pablo Gigosos
  • Ocupación: Flautista freelance
  • Tiempo fuera: Tres años y cinco meses
  • Lugar de residencia: Basilea, Suiza
  • Habitantes: 171.017
  • Distancia:  1.548’7 kilómetros
  • Diferencia horaria: La misma

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*