Aulas virtuales con libros de papel

Los colegios llevan años preparándose para la transformación digital, que en algunos centros ya es una realidad, con permiso, eso sí, de los libros de papel

Alumnos del colegio La Milagrosa trabajan en un proyecto académico con el ordenador.
Alumnos del colegio La Milagrosa trabajan en un proyecto académico con el ordenador..

Las nuevas tecnologías en las aulas son una herramienta muy importante para motivar a los alumnos en su aprendizaje diario. Ordenadores, tablets, pizarras digitales o los dispositivos móviles se están implantando de manera progresiva tanto en colegios, institutos como en universidades, mediante la utilización de redes sociales, aplicaciones y plataformas como webquest, Google Suite for Education, Ta-tum o moodle y en algunos colegios de Salamanca ya es posible que los alumnos puedan asistir y seguir las clases con sus Iphone, Ipad, tablets o e-readers.

Por su parte, la Junta de Castilla y León lleva años tratando de implantar la tecnología en las aulas. La Estrategia Red de Escuelas Digitales de Castilla y León Siglo XXI (RedXXI), pretende adaptar y actualizar los procesos de enseñanza-aprendizaje a un nuevo contexto social y tecnológico, mediante la integración de las tecnologías de la información y la comunicación en los centros educativos y su adecuada utilización por el alumnado.

Para el desarrollo del programa, bajo dependencia de la Dirección Provincial de Educación, hay un equipo, a nivel provincial, compuesto por seis maestros colaboradores. En cada provincia se constituye una comisión RED XXI. Según los datos de la Dirección Provincial, todos los centros de Educación Infantil y Primaria tienen un aula digitalizada que contiene ordenador portátil, videoproyector y PDI. Aproximadamente, indican, un 60 % de los centros sostenidos con fondos públicos y alrededor de un 70% del alumnado está participando en el Programa con una o varias aulas digitales.

Pero los recursos digitales para los escolares van más allá. Algunos centros de Salamanca trabajan con la plataforma LeoCYL, a través de la cual las comunidades educativas tienen acceso a numerosos títulos literarios online. El colegio que esté dentro del programa proporciona a sus alumnos una clave con la que acceder a los libros a través de su dispositivo.

Para acreditar el nivel de competencias digitales de los centros, y por tanto, el esfuerzo del colectivo docente por incluir las herramientas digitales en sus materias, la Junta de Castilla y Leon trabaja con el programa CoDiCe TIC. Los colegios presentan sus programas periódicamente y, desde los centros de formación, CFIE, se evalúa su desarrollo. De ahí saldrá el nivel de implementación de cada uno y en función de su desarrollo, podrán acceder a otros programas o líneas de ayudas.

“Apostamos por las TIC, pero no podemos centrarnos únicamente en ellas”

Pedro Garrudo, director del colegio Gran Capitán, centro pionero en la provincia por su implantación de herramientas digitales, explica cómo se ha extendido el uso de las TIC

El colegio público Gran Capitán fue uno de los pioneros en utilizar herramientas digitales en el aula, implementando hace tiempo un ambicioso Plan Tic. Aquella primera iniciativa ha tenido continuidad con la ampliación de recursos. “La Consejería acaba de dotarnos con nuevos equipos, pero también el centro ha adquirido recursos con sus propios fondos”, explica el director, Pedro Garrudo, quien explica que el centro dispone de dos aulas de informática, una habilitada por el propio centro y otra por la Consejería de Educación. “Estamos dentro del programa RED XXI desde su creación. El alumnado de 5º y 6º de Primaria dispone de miniportátiles de uso personal”. Actualmente, en todas las aulas disponen de ordenador con conexión a Internet; además, el centro cuenta con pizarras digitales interactivas, con su ordenador y proyector en todas las aulas a partir de 3º de Primaria, en las dos aulas de idiomas y en la biblioteca”. “Por su parte, en Infantil y 1º y 2º de Primaria se utilizan las aulas de informática, así como las pizarras interactivas de la biblioteca y de las aulas de idiomas”.

El centro consiguió la certificación Tic Nivel 5 desde que se creó dicho certificado, en el curso 2010-2011, y ha seguido manteniéndola en todas las actualizaciones bianuales hasta la fecha, como ocurre con la Certificación Leo Tic, que permite a toda la comunidad educativa, incluidas las familias, el acceso a la lectura online mediante la Plataforma LeoCYL.

“Dimos un paso más aceptando la propuesta del CFIE como centro piloto de Primaria en aplicar el proyecto Formaps para utilizar el iPad en las aulas, facilitando así el trabajo por proyectos, metodología que favorece el trabajo en grupo y que el alumnado sea protagonista de su propio aprendizaje”. “Esta implementación de las nuevas tecnologías en el quehacer diario del colegio sólo es posible con continuos planes de formación”. No obstante, advierte que “no debemos olvidar que las Tic no sustituyen al profesor, son una herramienta más y, por tanto, tampoco suplen los cuadernos y el lápiz, pues es primordial seguir apostando por la correcta lecto-escritura”.

 

“Educamos para la vida, esto incluye las TIC”

El colegio Maristas Salamanca ha implantado este año en 1º de la ESO la mochila digital. Los alumnos llevan sus portátiles, que sustituyen a los libros en la mayor parte de las asignaturas

Alumnos del colegio Maristas Salamanca en una clase con sus herramientas digitales.
Alumnos del colegio Maristas Salamanca en una clase con sus herramientas digitales.

El colegio Maristas Champagnat de Salamanca utiliza desde hace seis años con un modelo pedagógico propio que incluye las tecnologías de la información. “No trabajamos de manera aislada, sino dentro de la provincia Maristas Compostela, en la que participamos 17 colegios”, aclara Loli Santos, directora de Maristas Salamanca.

Este centro lleva más de un lustro involucrando a todos los agentes de la comunidad educativa para realizar la transición al modelo digital. Este curso, los alumnos de 1º de la ESO son la primera generación con ‘mochila digital’ y “así, año a año, iremos abarcando otros cursos, hasta que se haya completado en todos los niveles”. Los alumnos de 12 años llevan sus portátiles en las mochilas para trabajar en el aula. Para que esto sea posible, cuentan con un soporte propio, como son los contenidos adaptados por la editorial Edelvives, propiedad de esta comunidad religiosa. “La editorial se adapta a nuestras necesidades”, aclara Santos, quien recalca, que antes de dar este paso se ha realizado una labor imprescindible de formación del profesorado.

El método didáctico de este centro concertado incluye además otros programas que abarcan al resto del alumnado. “Tenemos pizarras digitales y sala de informática y, desde hace cinco años, el carrito de ChromeBooks recorre las aulas para facilitar el trabajo en determinadas asignaturas a los alumnos de la ESO, que también lo han extendido a Infantil y Primaria, para proyectos determinados, como la lectura, indica la directora.

Precisamente, para introducir a los alumnos en la lectura, el centro utiliza la aplicación Ta-Tum. “Los niños acceden a los textos y después a una serie de juegos de rol, que consiste en superar etapas, según los datos extraídos de la lectura. El profesor tiene la posibilidad de saber si el alumno ha realizado la lectura y si lo ha hecho de manera comprensiva.

Maristas Compostela, y por tanto el centro salmantino apoyan el uso de las tecnologías. “Nosotros educamos para la vida y la sociedad actual demanda una serie de herramientas para las que tenemos que preparar a nuestros alumnos y también a los profesores. La transición al mundo digital es inevitable, pero debemos hacerlo con todas las garantías, protegiendo a los alumnos e informando a los padres para que ellos también ejerzan ese control en los hogares”.
Maristas Salamanca tiene nivel 5 de certificación TIC.

 

“La tecnología debe estar al servicio de la pedagogía y no al revés”

El colegio La Milagrosa ha apostado por tecnología en las aulas, como complemento a los métodos tradicionales y, sobre todo, para fomentar el trabajo colaborativo  

En el colegio La Milagrosa los alumnos siguen utilizando sus manuales analógicos, “el libro es imprescindible”, -declaran contundentes sus profesores- pero no se han quedado atrás en el desarrollo de las competencias digitales, que fomentan con un programa de trabajo propio y gran esfuerzo económico en la adquisición de equipos. El centro dispone de una sala de ordenadores, por la que van pasando las clases.

En el colegio La Milagrosa conviven los dispositivos digitales con el material tradicional.
En el colegio La Milagrosa conviven los dispositivos digitales con el material tradicional.

Ese modelo de trabajo en tecnologías de la información le ha valido para hacerse con la Certificación ‘CoDiCe TIC’, que se materializa en diversas acciones. Una de ellas, explica Roy Páramo, profesor del centro, es la implementación de entorno Google Suite for Education, que de manera gratuita pone a disposición de la comunidad educativa herramientas muy útiles para el aprendizaje. “Realizamos proyectos a través de esta plataforma, y lo podemos hacer de manera colectiva.

Permite crear aulas virtuales a las que los alumnos acceden a través de sus dispositivos, que llevan a clase. Este método se trabaja en asignaturas como Música en Secundaria”. “En Matemáticas, por ejemplo, los apuntes, elaborados por el profesor, o las tareas se suben a la nube y no es necesario material impreso”.
No en todas la asignaturas utilizan los ordenadores, “en algunos casos sirven de apoyo para realizar presentaciones, podcast… “Creemos que la tecnología debe estar al servicio de la pedagogía y no al revés”, resume Roy Páramo.

 

 

 

 

Acerca de Dirección 6 Articles
Estamos en: Paseo de Carmelitas 35 – 39 Bajo C 37006 Salamanca. 923 219 588 direccion@dgratisdigital.com www.dgratisdigital.com

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*