Aspar La Besana se hace con el premio especial Solidaridad 2018 de Cruz Roja

La gala se celebró en el Auditorio Fonseca este viernes, 1 de febrero, bajo la mirada de centenares de salmantinos y la conducción de José Pinto, el ganadero de la tele

A la izquierda, José Delgado, el director de Aspar La Besana, agradeciendo el premio Especial Solidaridad 2018.
A la izquierda, José Delgado, el director de Aspar La Besana, agradeciendo el premio Especial Solidaridad 2018.

La Asociación de Padres de la Armuña (Aspar) La Besana recibió el premio especial Solidaridad 2018 de Cruz Roja este viernes, 1 de febrero, de 2019. La entidad que estuvo nominada al galardón a la acción colectiva por labor tras 30 años dedicados a la integración sociolaboral de personas con discapacidad en el medio rural. Sin embargo, fue la Casa Escuela Santiago Uno quien se hizo con la distinción.  Al término de la gala Solidaridad 2018, Aspar La Besana recogió el premio especial entre la emoción de sus integrantes. Al frente de la recogida subió José Delgado, director, que recibió junto con sus acompañantes la ovación del público.

La entidad con sede en Calzada de Valdunciel y Gomecello creó un centro ocupacional en el que imparten talleres varios dirigidos a que personas con discapacidad encuentren trabajo. Cuentan, además, con una línea de productos llamada Artesanía La Besana. Entres sus funciones destacan: itinerarios personales de inserción, la puesta en marcha de cuatro viviendas tuteladas (dos, en Calzada de Valdunciel; una, en Topas; y, otra, en Gomecello), la creación de un centro de día (con 60 usuarios que reciben atención individualizada y actividades educativas, de psicomotricidad, terapia ocupacional y fisioterapia). También, poseen un servicio de apoyo a familias (acogimiento familiar, información, orientación y respiro familiar). Además, se encargan del transporte. La asociación realiza diariamente 400 kilómetros entre sus cuatro furgonetas, dos de ellas están adaptadas para sillas de ruedas, para recoger a los usuarios.

La gala Solidaridad 2018 de Cruz Roja comenzó a las 20 horas de este viernes, 1 de febrero, para premiar a aquellas personas y entidades que con su acción desinteresada han puesto su granito de arena el pasado año. El jurado estuvo representado por: Elena Borrego Jiménez (vicepresidenta provincial de Cruz Roja en Salamanca) como presidenta del jurado, Magdalena Hernández Mediero (presidenta AFA y premio especial 2017), María Ángeles Ruano (directora de la ONCE en Salamanca, Ávila y Zamora), Eugenio Santos de Dios (director del Centro Investigación del Cáncer en Salamanca), José Antonio Sayagués (actor) y Carlos Santos Romero (secretario provincial de Cruz Roja en Salamanca) como secretario del jurado.

José Pinto.
José Pinto.

El apodado ganadero de la tele salmantino de Casillas de Flores, José Pinto, condujo la cita y recibió, además, un premio de Cruz Roja por haber colaborado desinteresadamente con la jornada. Recibió la sorpresa de Juanra Bonet, conductor del programa Boom de Antena 3, donde Pinto se mantuvo invicto en el grupo de Los lobos tras 373 programas. En un momento de la gala, Bonet le envió un mensaje por su ‘reciente profesión como presentador’.

En un auditorio, el de Fonseca, abarrotado y en el que no cabía ni un alfiler, se repartieron los premios de las distintas categorías con la proyección de diversos vídeos; la lectura de intenciones de José Antonio Sayagués; las palabras del presidente de Cruz Roja, Jesús Juanes; y la animación del dúo La risa de la Tortuga. Estas últimas descubrieron al público, entre risas, que en los folletos otorgados al principio de la gala contenían semillas como las de tomate y manzanilla.

Otros premios de Solidaridad 2018

El primer premio fue a la acción individual y lo recibió Pilar Márquez Arias y José Álvarez Santamaría. Ambos de 73 y 71 años respectivamente, forman parte de un matrimonio y desde hace 16 años son familia de acogida de una joven con parálisis cerebral. Anle Pan Wang, de origen asiático, cumplirá este 2019 17 años. Anle tiene un 100% de discapacidad y un grado III de dependencia. Desde que Anle tiene tres años, el matrimonio la llevan cada día al centro de educación especial de Aspace (Asociación de Padres de Personas con Parálisis Cerebral). Para ellos, Anle es prácticamente una hija y, por ello, le dedican tiempo, cariño y todo tipo de cuidados.

La Casa Escuela Santiago Uno recogió el galardón a la acción colectiva. Trabajan con jóvenes en riesgo de exclusión social. Poseen siete viviendas para ofrecer un entorno familiar y educativo basado en el respeto y la diversidad. Desarrollan ciclos de formación profesional y proyectos como la Escuela de Circo Santiago Uno, la emisora Radio Santiagueros o la Escuela de Cine Unocine. Respecto a este último proyecto, los chicos y chicas de la Casa Escuela Santiago Uno rodaron una película documental sobre sus vidas como forma de explicar sus vivencias y reconstruir sus vidas. El programa de TVE 2 Crónicas lo emitió en mayo del año pasado.

El premio a la acción empresarial fue a parar al Centro Óptico Social de Salamanca. Inició su andadura en 2015 y, desde entonces, trabaja en favor de las personas en riesgo de exclusión social. El equipo gradúa y asesora a aquellos que les derivan las asociaciones y las ONG. Centro Óptico Social es la única cadena de Ópticas de España que dispone conjuntamente, en todos sus centros, servicio de óptica y audiología y donde se pueden adquirir artículos a los precios más económicos del mercado. El de Salamanca es uno de los 24 centros del país. A través de sus campañas sociales colaboran con personas en difícil situación económica para que puedan acceder a estos productos de primera necesidad a precio de coste. Su lema es “Nadie que lo necesite, debe carecer de sus gafas o audífonos”.

El alumno de 2º ESO del Colegio Maristas, Enrique García Gómez, se hizo con el premio a la solidaridad infantil. El estudiante dio a conocer entre sus compañeros de clase la labor que desarrolla la Fundación Carpio Pérez en Tanzania. Ésta desarrolla una labor relacionada con la educación infantil y apoya a la comunidad, en especial a las madres viudas. Han conseguido recaudar dinero para adquirir próximamente para el poblado algún animal, principalmente, cabras y gallinas, que son una de las fuentes de ingreso para las familias.

José Pinto preguntó si Celia Llamazares, mención especial en la gala de la solidaridad del año pasado por cortarse el pelo para donarlo a Mechones Solidarios, para entregar el premio a objetivos de desarrollo sostenible. Mechones Solidarios, fue la empresa que recogió el cabello de Celia para confeccionar pelucas para personas enfermas de cáncer.

Al compromiso con los objetivos de desarrollo sostenible (ODS), tema en el que giraba este año la causa, se lo llevó el grupo Por Siete. El premio recibido fue por potenciar la economía circular. Según ésta, residuos se convierten en recursos y son generadores de empleo para personas en situación de exclusión o con dificultades para su integración laboral. Entre sus servicios medioambientales destaca la recogida y recuperación mediante el reciclaje de productos como el aceite y la ropa. En 2018, han colaborado con la Junta de Castilla y León en la elaboración de la Guía para la gestión de los residuos y la inserción laboral: integrando la economía circular y la economía social.

Con su labor, Por Siete se convierte en abanderada de los ODS nº 10 de Reducción de las desigualdades, nº 11 de Ciudades y comunidades sostenibles y nº de 15 Vida de ecosistemas terrestres, entre otros.

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*