Los mejores amigos de los salmantinos reciben la bendición de San Antón

El acto ha comenzado con una eucaristía en la iglesia de los Padres Capuchinos a las 12:00 horas y después se ha trasladado al parque de San Francisco donde los animales han recibido la tradicional bendición

Fotografía de la bendición de animales por la festividad de San Antón en el parque de San Francisco.
Fotografía de la bendición de animales por la festividad de San Antón en el parque de San Francisco.

El parque de San Francisco ha acogido un año más la festividad de San Antón. Los animales han acudido esta mañana a la tradicional bendición en un acto que ha comenzado con una eucaristía en la iglesia de los Padres Capuchinos a las 12:00 horas. Tras ella, el campo aledaño ha acogido a numerosos perros, gatos, conejos y tortugas, entre otras especies.

Con la frase “Dios bendiga a este animal así como a su dueño y San Antonio le proteja”, mascotas de todo tipo han recibido los buenos augurios. El prior de los Padres Capuchinos, Domingo Montero, ha sido el encargado de impartir la bendición.

El origen de la tradición

San Antonio Abad era un monje ermitaño egipcio que nació en el año 250. Hijo de acaudalados campesinos, repartió su herencia entre los pobres y se retiró al desierto. Además, cuenta la leyenda que el Santo realizó el milagro de devolverles la vista a los jabatos de un cerdo salvaje, por lo que el animal decidió acompañarle toda su vida. Este es el motivo por el que a San Antón se le representa con un cerdo domado a los pies.

En cuanto al origen de esta festividad, se cree que se remonta a la Edad Media, puesto que en aquellos años ya era costumbre que los animales pastasen libremente en los alrededores de hospitales y hospederías. Para evitar los robos, era habitual ponerlos bajo la tutela del Santo.

Tal y como manda la tradición, una vez bendecido el animal, cada uno de los dueños recibe un panecillo. Estos están elaborados con una fórmula secreta que los mantiene tiernos durante bastante tiempo. La costumbre también afirma que deben ser guardados junto con una moneda en el armario hasta el año siguiente.

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*