Fondos manuscritos viajan a Madrid por el VIII Centenario de la Universidad

"Scripta: Tesoros Manuscritos de la Universidad de Salamanca" es el título de la exposición que albergará la Biblioteca Nacional, del 4 de mayo al 4 de junio. Apadrinada por el grupo Feltrero y Global Exchange se suma a la celebración de los 800 años

La Biblioteca General Histórica custodia el fondo manuscrito de la Universidad.

Por primera vez la Universidad expondrá fuera una selección de su fondo manuscrito. Algunos de sus más preciados originales se expondrán en Madrid, en el Salón Italiano de la Biblioteca Nacional del 4 de mayo al 4 de junio, bajo el título “Scripta: Tesoros Manuscritos de la Universidad de Salamanca”.

Con el patrocinio de dos potentes empresas salmantinas, el grupo Feltrero y Global Exchange, esta muestra se enmarca también en los actos de celebración de los 800 años de historia de la institución académica salmantina (1218-2018).

Además del valor individual de cada uno de los manuscritos que viajarán a Madrid, en su conjunto son un buen relato de cómo ha ido evolucionando el sistema universitario español.

Históricos manuscritos

Juan Luis Feltrero, Daniel Hernández, Mariano Esteban e Isidoro Alanís.

“Scripta: Tesoros Manuscritos de la Universidad de Salamanca” acoge 23 manuscritos cuya selección se ha realizado para ofrecer una visión global de la historia del libro manuscrito y para, de manera más específica, indagar en la singularidad de la colección.

La Biblioteca General Histórica de la Universidad custodia este tesoro de 2.815 volúmenes, entre los que viven títulos como el “Libro de buen amor” de Juan Ruiz, arcipreste de Hita. O el Liber mozarabicus canticorum et horarum, copiado en 1059 para la reina Sancha, madre de doña Urraca.

Títulos como el “Libro de buen amor”, del arcipreste de Hita, viajarán hasta Madrid con “Scripta”

Dos obras marcan los inicios de la Universidad, y a partir de ahí comienza este viaje por la historia del manuscrito europeo, temporalizado en 4 épocas:

– Los libros monásticos y el scriptorium. Acoge códices de los siglos XI y XII copiados por monjes de monasterios o por encargo de príncipes.

– Vida ciudadana, universidades y taller alfonsí. Podrán verse originales de la última etapa medieval, libros confeccionados ya en talleres urbanos, al tiempo que seguían produciendo notables obras los escribas religiosos.

– Humanismo y lenguas vernáculas. Este grupo de manuscritos muestra el protagonismo de la lengua romance, derivada del latín, en los textos de la literatura y las obras científicas.

– Conviviendo con la imprenta. Con originales del siglo XVI, desde los más humildes hasta los dedicados a monarcas, finaliza este recorrido con el libro original como vehículo.

 

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*