El rector de la USAL reclama “reformas profundas” para un modelo universitario “agotado”

Los Reyes presiden en el Paraninfo el acto de apertura del curso de las universidades españolas con motivo de los 800 años de historia del 'Estudio salmantino'

Sus Majestades los Reyes de España han presidido esta mañana en el Paraninfo de la Universidad de Salamanca el acto de apertura del curso 2017-2018 de las universidades españolas, con motivo de la celebración del VIII Centenario del Estudio salmantino.

Durante su intervención, el rector de la Universidad de Salamanca, Daniel Hernández Ruipérez, ha animado a la sociedad española y a sus representantes políticos a aprovechar esta conmemoración, declarada por el Gobierno como Acontecimiento de Estado de Excepcional Interés Público, para abordar los grandes cambios que necesita el modelo de universidad en España y afrontar con éxito los retos a los que se enfrenta.

Además de Don Felipe y Doña Letizia al acto han asistido numerosas autoridades, entre ellas el ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo; el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, y 35 rectores de todo el país. Ante todos ellos, el rector ha defendido la calidad de las universidades públicas españolas frente a las críticas basadas únicamente en la posición que ocupan en los rankings internacionales, “que no tienen en cuenta ni su baja financiación, muy inferior a cualquiera de los países de nuestro entorno”, ni sus rígidas normas administrativas, “que les impiden ser ágiles y competitivas”.

“Es cierto que, en 2016, España solo tenía una universidad entre las primeras 200 del mundo, pero tiene 20 universidades entre las primeras 500, solo superada por Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Canadá y Australia. Y España tiene 44 universidades entre las 1.000 primeras del mundo, solo superada por Estados Unidos, Reino Unido y Alemania. Las probabilidades que tiene un joven español de estudiar en una universidad entre las 1.000 primeras son del 17,5%, superior al 13,4% de un alemán o al 8,4% de un estadounidense, y solo inferior al 27,7% de un británico. Además, casi todas esas 44 universidades son públicas, por lo que casi el 80% de las universidades públicas españolas están entre las 1.000 primeras del mundo”, ha subrayado.

El rector saluda a Don Felipe a su llegada al Edificio Histórico de la Universidad.

Sin embargo, y a pesar de estos buenos datos, Hernández Ruipérez ha considerado que el modelo universitario español “está agotado y necesita una profunda reforma”, al tiempo que se ha mostrado partidario de afrontar importantes modificaciones legislativas “que respondan a una estrategia clara de progreso para competir con otros sistemas y estar en las mejores condiciones para servir a la sociedad”.

Una reforma en cinco ejes

A juicio del máximo responsable de la USAL, esta reforma pasa por cinco ideas clave: mayor autonomía, tanto en sus objetivos y decisiones como en los mecanismos de gestión; un cambio de los sistemas de gobernanza; el diseño de un sistema de financiación estable y suficiente basado en objetivos; el establecimiento de figuras de profesorado más flexibles, que permitan atraer y retener talento mediante condiciones salariales y de trabajo más competitivas; y el diseño de un sistema de titulaciones de gestión ágil que tenga en cuenta las necesidades y demandas de la sociedad.

“Debemos aprovechar la celebración del VIII Centenario de la Universidad de Salamanca y del sistema universitario español para que la sociedad sea consciente de que su futuro depende decisivamente de disponer de una universidad moderna, ágil, robusta y abierta al mundo, que exija a nuestros gobernantes las medidas de todo tipo que lo hagan posible y a los universitarios, el compromiso y la altura de miras para desarrollarlas”, ha precisado.

En la ceremonia de inauguración del curso académico 2017-2018 no podían faltar las referencias a la conmemoración de los 800 años de historia de la Universidad de Salamanca, que la convierten en la más longeva del sistema universitario español.

Terrorismo y legalidad en Cataluña

Íñigo Méndez de Vigo, Juan Vicente Herrera, SS.MM. los Reyes de España, Daniel Hernández Ruipérez y Mª Ángeles Serrano.

En un abarrotado Paraninfo, Hernández Ruipérez no ha pasado de largo sobre los temas de actualidad. Así, y tras reprobar los “horribles atentados terroristas ocurridos el pasado mes de agosto en Barcelona y Cambrils, que acabaron con la vida de 16 personas”, el rector ha expresado su rechazo a actos de quienes quieren separar a Cataluña del resto de España “mediante una estrategia decidida de incumplimiento de las leyes y desobediencia a las resoluciones judiciales”.

“No tengo la representación de las universidades ni de sus rectores, pero soy el único de ellos que tiene voz en este acto. Y debo por ello expresar mi condena a esos comportamientos y el apoyo al Gobierno para que mantenga en todo momento la legalidad. Callar en este momento, inaugurar el curso de las universidades españolas como si España no tuviera la crisis institucional más importante desde el 23 de febrero de 1981, sería mantener un silencio indigno”, ha apostillado el rector, quien ha considerado necesaria la aportación de los universitarios, como intelectuales, “en la reflexión sobre un problema político de extraordinaria magnitud, que tiene dividida a la sociedad catalana, y de contribuir a la búsqueda de soluciones y al restablecimiento de un clima de colaboración y entendimiento, como deberíamos haber hecho desde la universidad española y no hemos hecho en la medida necesaria”.

El cáncer, protagonista de la lección inaugural

Por otro lado, el acto solemne de hoy ha incluido la lección de apertura del año académico, que ha pronunciado el doctor Juan Jesús Cruz Hernández, catedrático de Medicina del la Universidad de Salamanca, bajo el título Tratamientos médicos del cáncer. Hitos a través del conocimiento.

El doctor Cruz ha reivindicado el papel de las universidades como creadoras y transmisoras de la Ciencia y ha recordado los hitos registrados en el tratamiento médico del cáncer. “Hemos pasado de curaciones del 5% de los pacientes con cáncer a principios del siglo XX a casi el 60% en la actualidad”, ha subrayado.

En este sentido, y aunque ha considerado que los avances en el tratamiento oncológico aún son insuficientes, “se puede dar fin a la pesadilla” gracias a la revolución que ha supuesto la inmunoterapia. Por último, ha recordado que, más allá de las investigaciones, los médicos deben centrarse en el enfermo con cáncer. “Si no nos ponemos en su lugar, si no miramos al paciente como un ser humano que sufre, nunca trataremos bien al enfermo de cáncer. Es posible que logremos saber mucho sobre esta enfermedad y sus tratamientos, pero nunca seremos buenos oncólogos”, ha incluido.

Tras la ceremonia, que cerró el Rey declarando inaugurado el curso universitario, Don Felipe y Doña Leticia descubrieron un vítor conmemorativo en el Patio de Escuelas Menores.

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*