La Universidad presenta una programación cultural que combina su oferta habitual con la “extraordinaria” celebración del 2018

La Oficina del VIII Centenario y el Servicio de Actividades Culturales diseñan un programa conjunto “plural y sostenible en el tiempo” para el próximo cuatrimestre

Una actuación de Flamenco Andalucía, una de las propuestas incluidas en la programación.

El vicerrector de Política Académica y Participación Social, Enrique Cabero, ha presentado este miércoles el programa de actividades culturales de la Universidad de Salamanca para los meses de marzo, abril, mayo y junio, elaborado conjuntamente por la Oficina del VIII Centenario y el Servicio de Actividades Culturales de la institución.

Acompañado por el director de la programación cultural del VIII Centenario, Alberto Martín Expósito, y el subdirector del Servicio de Actividades Culturales, Luis Barrio, Cabero precisó que esa coordinación se debe al objetivo de conformar un programa “amplio, completo y participativo” unificando la programación extraordinaria diseñada para la celebración de los 800 años de la USAL con aquella que, de manera habitual y continuada, ofrece el Servicio de Actividades Culturales.

El fin último, explicaron, es el de ofrecer “un programa sólido y equilibrado en el que convivan y dialoguen las iniciativas específicas de carácter extraordinario ligadas a la conmemoración con la habitual actividad de los servicios culturales para construir una oferta cuyas características más destacadas sean la pluralidad y la sostenibilidad en el tiempo sin dejar de señalar la importante coyuntura que representa el año 2018”.

Música

Maria Arnal i Marcel Bagés.

En el terreno de la música, en este cuatrimestre se sucederán seis conciertos del ciclo Salamanca Barroca, realizado en colaboración con el Centro Nacional de Difusión Musical. Destaca una importante presencia de las diferentes formaciones que constituyen la Academia de Música Antigua de la Universidad de Salamanca.

En el marco del ciclo Salamanca 800, la actuación de la Wiener Akademie con la ópera Radamisto, de Haendel, será uno de los platos fuertes de este periodo.

A este consolidado ciclo dedicado a la música barroca se suman Los conciertos de Juan del Enzina, centrados en la actualidad de la música nacional, con especial atención en este primer ciclo hacia la escena indie, aunque sin olvidar otros ámbitos, como el jazz, de la mano de Dorantes, o el rap con El Chojin. Maria Arnal i Marcel Bagés, La Bien Querida, Jacobo Serra, Zahara y Maria Rodés completan la nómina de artistas.

Teatro

En el ámbito teatral se opta por la desestacionalización de ciertas propuestas, con presencia de la danza flamenca o el teatro clásico fuera del periodo de verano, centrado en Las Noches del Fonseca. Así, se pretende que a partir de ahora el teatro clásico tenga una presencia continuada en la programación a lo largo de todo el año.

Emilio Gutiérrez Caba estrenará La cueva de Salamanca, basado en la obra de Juan Ruiz de Alarcón y en textos de otros autores, una coproducción de la Compañía Nacional de Teatro Clásico, junto a Euroescena y la Universidad de Salamanca con motivo del VIII Centenario. La programación incluye también el formato de las lecturas escenificadas o lecturas dramatizadas, que se inicia con el espectáculo Las voces de nuestros clásicos, una propuesta por el bicentenario de José Zorrilla que estará presente en diferentes ocasiones durante 2018.

Un momento de la presentación de la programación cultural.

La revisión del repertorio español, con Luces de bohemia, de Valle Inclán; la declinación en clave poética de la figura de María Zambrano con el montaje La tumba de María Zambrano o el Ballet Flamenco de Andalucía completan la oferta escénica.

Exposiciones

En el capítulo expositivo, el VIII Centenario traerá consigo la muestra El Cielo de Salamanca, concebida para acercar al público el origen y contexto de su creación, su sentido y significación, y también la contemplación detallada de cada uno de los elementos que componen la célebre bóveda de la Universidad.

A este acercamiento al patrimonio de la Universidad le seguirá en los meses de verano una nueva exposición sobre la imagen del Estudio salmantino. Bajo el título Imagen de la Universidad. Imagen simbólica, mediación arquitectónica y representación institucional, ahondará en el modo en que se ha ido generando, consolidando y difundiendo a lo largo del tiempo una imagen convertida en referencia e icono universal.

La mirada humanista del fotógrafo José Suárez, exposición abierta en este mismo mes en la Hospedería Fonseca, da paso, en el mes de abril, a la obra de otro gran representante de la fotografía humanista, Robert Doisneau.

‘Los panes de Picasso’, de Robert Doisneau

Un segundo diálogo a partir de José Suárez se establece en esta misma sala durante los meses de verano, en este caso con otro alumno de la Universidad: Basilio Martín Patino. Una exposición recorrerá y revisará la relación de Martín Patino con Salamanca y con la Universidad, su labor universitaria, las Conversaciones de Salamanca, sus trabajos, especialmente Nueve cartas a Berta, su trayectoria vital, su visión de la ciudad y de las tierras salmantinas, además de ofrecer, paralelamente, un acercamiento a su trabajo creativo.

También en el programa expositivo se desarrolla a partir del 8 de marzo el proyecto Rostros del olvido, una iniciativa artística que pretende dar visibilidad a una parte de todas aquellas mujeres que estudiaron en la Universidad de Salamanca a lo largo de su historia pero que, injustamente, quedaron en la sombra.

La USAL también estará presente fuera de Salamanca con diversas iniciativas expositivas, entre las cuales destaca de modo especial la muestra que tendrá lugar en Madrid dentro de los actos para la conmemoración del 40 aniversario de la Constitución Española. Coorganizada con el Congreso de los Diputados, la exposición Del Aula al escaño, comisariada por Mariano Esteban de Vega, se inaugurará el 26 de abril en la Cámara Baja.

Reflexión

En el ámbito de la reflexión y el análisis, sendos ciclos nos aproximarán, en estos primeros meses, a la escritura (con un acento especial en la poesía) y al pensamiento. Es el caso de Al unamuniano modo, un ciclo de charlas a propósito del VIII Centenario de la Universidad de Salamanca y de los 25 años de la Facultad de Filosofía cuyo objetivo es rememorar el pensamiento crítico e interdisciplinar de Miguel de Unamuno y en el que se invita a diferentes ponentes a dialogar sobre la situación actual de la filosofía y sobre los problemas de nuestra sociedad. La propuesta que se extenderá a lo largo del año y tendrá lugar en la Casa Museo Unamuno.

También la Casa Museo será el escenario donde se desarrollará el ciclo (Des)Localizados. Escritura en el espacio-tiempo, una revisión de las relaciones de la escritura con los nuevos espacios y tiempos generados por el contexto actual. Ambos ciclos abren un campo para la reflexión en torno a la creación, el pensamiento y las problemáticas de nuestra sociedad que encontrará continuidad durante el año 2018 desde diversos escenarios.

Por último, la iniciativa denominada Mercado de palabras representa la apertura del Estudio salmantino a la ciudad, a la que invitará a jugar con las palabras con la Universidad de Salamanca y su historia como hilo conductor.

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*