Impulso para la Ruta del Vino de la Sierra de Francia

La provincia de Salamanca lanza un Plan de Dinamización para convertir la Ruta en una propuesta de enoturismo contemporáneo recuperando las tradiciones y celebraciones perdidas

La Diputación de Salamanca, junto con el Grupo de Acción Local ADRISS y los municipios de la Ruta del Vino, en colaboración con la D.O.P. Sierra de Salamanca, han puesto en marcha un Plan de Dinamización de la Ruta del Vino de la Sierra de Francia, que se llevará a cabo a lo largo de este año para ensalzar la riqueza gastronómica, cultural, arquitectónica y natural de las localidades que forman parte del recorrido.

El Plan de Dinamización recorrerá 16 localidades: Miranda del Castañar, Valero, San Esteban de la sierra, Los Santos, Santibáñez de la Sierra, Cepeda, Cristóbal de la Sierra, Sotoserrano, Langunilla, Garcibuey, San Miguel de Valero, Villanueva del Conde, San Martín del Castañar, Sequeros, Madroñal y El Cerro. En ellas se desarrollará una actividad común para todas, aunque el programa se completará con otras específicas, con el fin de convertir la Ruta (rutadelvinosierradefrancia.com) en una propuesta de enoturismo contemporáneo, recuperando las tradiciones y celebraciones perdidas.

La acción común, denominada Catar un Territorio, consistirá en una combinación de ceremonial, espectácul, foro y degustación, no sólo de vino y productos de la zona, sino también de paisajes, personajes e historias, que se llevará a cabo en los 16 municipios. Esta actividad, se complementará con las específicas de cada localidad, diseñadas para recuperar tradiciones, patrimonio, potenciar intercambios y reforzar la vinculación de los municipios y sus gentes (habitantes y visitantes) con la Ruta del Vino y su cultura.

Se trata de un proyecto que pretende poner en valor una cultura del vino milenaria, la de la Sierra de Francia, ubicada al sur de la provincia de Salamanca, integrada en la Reserva de la Biosfera de las Sierras de Béjar-Francia y el Parque Natural de la Sierra de Francia- Batuecas. Una cultura que es consecuencia de su orografía, clima, suelos y variedades de uva singulares, como la rufete, y que está asociada a un espacio privilegiado: suelos de pizarra y granito, clima mediterráneo húmedo, fuertes desniveles y viñedos centenarios.

Durante siglos, los viticultores de la Sierra de Francia han ido ganando terreno a la montaña para cultivar viñedo en terrazas, conformando el espectacular territorio que hoy alberga viñedos y bodegas en las que se elaboran vinos de gran calidad, con reconocido prestigio a nivel nacional e internacional.

Los caldos de la Ruta del Vino Sierra de Francia están amparados por la D.O.P. Sierra de Salamanca.
La iniciativa de la Diputación persigue tres objetivos fundamentales: crear entre todos un relato diferente en relación con el vino y su cultura; buscar la implicación de la población y promocionar la Ruta y sus recursos, pensando en el visitante.

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*