El Diagosto y La Loa, cinco siglos de tradición y folclore en La Alberca

La tradición más folclórica de la localidad resurge con la celebración del Diagosto y la representación del auto sacramental La Loa. Los vecinos convierten sus solemnes procesiones en una golosina visual para el turista

Imagen de archivo del Diagosto.

Tocan ya las campanas a fiesta. Cargan los tamborileros. Cada 15 de agosto, y desde hace más de 5 siglos, La Alberca reluce con las procesiones de engalanados vecinos en honor a Nuestra Señora de la Asunción.

Es el Diagosto, una solemne festividad que deja entrever las raíces de una cultura, la serrana, que es pura esencia. La indumentaria albercana llena de color las angostas y empedradas calles hasta llegar a la Plaza Mayor, epicentro del Ofertorio. En riguroso orden, autoridades, mayordomos, familias y albercanos se rinden ante su Virgen. Y como manda esta tradición, arrodillándose tres veces, en tres lugares determinados y nunca dando la espalda a su patrona.

Bailarines de ambos sexos, ricamente vestidos, se entregan a las danzas más tradicionales: el baile de la cruz, el corro, y los “paloteos” (antiguas danzas guerreras). Las albercanas, con sus “trajes de vistas” sobre sus cuerpos, tejen y destejen el ramo al ritmo de la gaita y el tamboril.

La tarde también es para las procesiones y para el rezo del Rosario. Otra oportunidad más para que el turista se empape de tradición.

El día siguiente, el 16 de agosto, es el día en el que el bien reinará sobre el mal. Amanece la jornada con un bravo encierro por las calles del pueblo. Son las campanas de la iglesia parroquial las encargadas de convocar a los albercanos para representar en el atrio del templo La Loa.

Un auto sacramental de origen medieval que escenifica el triunfo del bien sobre el mal. El personaje de la serpiente, cuerpo y cabeza de chivo con siete serpientes, provoca el miedo. Encarna los siete pecados capitales, uno por cada cabeza de serpiente. Encaramado a su lomo hace su aparición también el demonio. Petardos y fuegos artificiales protagonizan la banda sonora de esta guerra entre el bien y el mal. El demonio tienta a los mozos y mozas que celebran la Asunción, hasta que aparece el Arcángel San Miguel, el guerrero de Dios, para acabar con Satanás.

Si La Alberca es destino turístico incuestionable, con estas fiestas el viaje no puede esperar.

INSPIRACIÓN PARA SOROLLA

El pintor valenciano inmortalizó en uno de sus lienzos el “Traje de Vistas” albercano. Esta vestimenta típica, que muchos definen como la más hermosa y rica de España, quedó grabada en la memoria del artista. Empuñó su pincel y lo inmortalizó en uno de sus lienzos.

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*